jueves, 6 de enero de 2011

Un poema en viernes


La noche vino rápida de luciérnagas ciegas
iluminando estrellas de mi llanto.

Esta noche sin luna de amanecer nocturno,
de grillos por las dunas suspirando.

Sutilezas de plata dejaron su prestancia
en murmullos de orillas apagados.

Tus sílabas de besos en mañanas de lunes
¿recuerdas?, en mis labios se quedaron


Sílaba XXIII del poemario “Sílabas de marzo”

No hay comentarios:

Publicar un comentario