martes, 4 de enero de 2011

Noche de regalos


Caminé en esta noche que llaman de magia a causa de unos Monarcas que fueron tras una estrella con rabo. Quería captar la noche y tomar su magia, pero no lo conseguí.

Compré regalos como todos compran regalos, o sea, por comprar regalos. Pero los regalos no se compran, no están a la venta.

Ellos y ellas, a empujones de crisis, venían de comprar obsequios. Creían que eran regalos, pero yo sabía que eran objetos.

También, seguramente, en esta noche de consumo religioso habré sido objeto de “regalo” de alguien. Alguien habrá pensado: ¿cómo obsequiarlo?

No os masturbéis la mente con obsequios manufacturados. Lo que deseo no está a vuestro alcance, pues se encuentra en la propia vida.

Quiero amar, necesito amar de verdad para ser humano, amar sin lisonjas ni reconocimientos a cambio.

No podéis ver las tachaduras de este escrito. Tampoco podéis ver que escribo y borro, grito y callo, río y lloro, vivo y muero. Estáis ciegos. Desprenderos de las escamas de vuestros dormidos ojos.

Tenéis de todo. Hasta Dios es vuestro. No queráis más.

www.josegarciaperez.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario