miércoles, 19 de enero de 2011

La verruga de Málaga


Por la vera de la miseria y a orillas de la contradicción, el llamado río Guadalmedina, los candidatos Francisco, María y Pedro, más algún otro/a que aparezca, se baten el cobre sobre diversas actuaciones a realizar con el cauce que separa, antes más que ahora, la Málaga rica de la pobre.

Unos a favor de que se embovede, otros dicen que no, los hay que apuestan por la mitad, mientras el Alcalde habla de un referéndum ciudadano que decida si hay o no bóveda en el mayor vertedero malagueño; mientras el número de parados aumenta día a día, los pequeños comercios echan el candado a sus ruinosos establecimientos y las prostitutas, también sus clientes, buscan un lugar seguro para practicar el sexo no sea que el guardia municipal les agüe el polvo pecaminoso con una multa de unos pocos de euros.

Sin embargo, y siendo importante, y un poco asquerosillo todo lo anterior, me llama la atención que ninguno de los tres candidatos con más posibilidades de sentar sus glúteos en el Salón de Plenos de la Gran Casona del Parque no haya dicho esta boca es mía en relación con nuestro gueto particular, conocidos por Los Asperones, donde desde 1989, año de una gran riada, un grupo de malagueños están apartados de la sociedad, mientras los chavales del gueto, por más educación compensatoria que impartan los docentes, saben de chutes y otros maleficios más que los candidatos Francisco, María y Pedro.

Cuando llegan estas fechas, anticipo de la payasada electoral, ha sido costumbre en Málaga echarse en cara una y otra institución, uno y otro en partido, qué se ha hecho con los churumbeles de Los Asperones y cuándo van a aterrizar en la Málaga chachi.

Pero este año ni siquiera eso. La verruga de Los Asperones lleva camino de convertirse en cáncer.

www.josegarciaperez.es

3 comentarios:

  1. Aquí por El Palo (La Pelusa, exactamente) tampoco vienen mucho -ni poco- para ver qué se puede arreglar que hay mucho para ello. Creo que también había un proyecto para embovedar el arroyo que atraviesa este barrio; con el consiguiente espacio para poder circular y aparcar mejor. Creo que eso, se ha desvanecido. Eso sí, yo no sé de qué manteca han huntado los de Mercadona (abierto hace no mucho en el pequeño polígono industrial de La Pelusa), y en qué bollo lo han hecho, que el trayecto por donde han de circular los vehículos que visitan este establecimiento lo han asfaltado nuevo, y han cambiado zonas de aparcamientos y señales de tráfico (incluído el sentido de marcha de algunas calles) de forma que han convenido. Hubo por estos motivos, altercados, donde vecinos, violentamente, cosa que no estoy de acuerdo, expresaron su desacuerdo, teniendo que intervenir la policía posteriormente. Y es que aquí no han arreglado las calles desde hace muchos años, tantos, que jugaba al escondite con mis amigos, y, para las canicas, en defecto de un campo terrizo para hacer el agujero correspondiente, usábamos alguno de los que había, y hay, en el asfalto de la calzada.

    Reciba mi cordial saludo, don Pepe.

    ResponderEliminar
  2. Disculpe, don Pepe, rectifico: "Untado"; antes, la he escrito como podría decirse con acento "paleño-malagueño", añadiéndole una jota aspirada... En qué estaría pensando.
    Saludos de nuevo.

    ResponderEliminar
  3. Lo de la "h" aspirada es lógico, pues puede provenir de tanto "hiputa" disuelto entre lo que llaman actual clase política.
    Un abrazo, "pequeño" Juanjo.

    ResponderEliminar