jueves, 20 de enero de 2011

Echar un rato en Fitur


Finales de enero es tiempo de un cierto tedio. Su jodida cuesta hace estragos en los bolsillos de la ciudadanía y se nota un cierto aniquilamiento en las cátedras del pueblo, o sea, en las barras de los bares. Nos salva la Copa del Rey con milagros como el del Betis o Almería, y nos espera esta noche, en la algarada del Gran Vía, el derbi madrileño.

Hay otra forma más tranquila de pasar esta penuria de enero en descenso. Se va uno a un bar, pide una copichuela y se dedica a echar un vistazo a los periódicos locales para ver las fotos de todos los políticos, políticas, sindicalistas y empresarios que han ido a Fitur a pasarse dos o tres días, con sus respectivas noches, a cuenta de nosotros, de nuestro escaso dinero.

Fitur es la Feria Internacional del Turismo, pero muy especialmente es una Feria, una locura, un pretexto para instalarse en lo que condena el sexto mandamiento y olvidarse de toda la problemática que embarga al mismísimo sexo. Que si el pescaíto, si el copetín, si la concejala de turismo, si mira “que nos vemos después”, si el club del alterne (antiguamente llamado puterío) y vamos a vivir que son tres días.

Entonces un alcalde de la Serranía u otro de la Axarquía o el todoterreno de Málaga o el Presidente de los verdiales, va y le dice a los suyos, a los propios, a los Briones y compañía, venga preparad un sarao de higos secos, ponedle una etiqueta llamativa, inventad un club, llamad a la prensa y comentarles que este año vamos a por todas. Y allí van, a Fitur, pichelina en ristre, a ver lo que cae. Y van de corrillo en corrillo, rozándose con el Griñán o el Luciano hasta que suene el clic, la foto. Y una vez conseguida la inmortalidad, se dedican a la toma del Madrid nocturno donde, por cierto, hay mucha competencia.

www.josegarciaperez.es

2 comentarios:

  1. Yo, que me voy prontito a la cama porque no soy trasnochadora y sí madrugadora, (creo que eso lo da la edad y yo ya tengo mucha), antes de cerrar esta maquinita, he leido tu articulito y tengo que darte las gracias porque me voy a dormir con una sonrisa en los labios. Ha sido divertido leer este texto, sí señor, por lo menos que el día acabe con gracia. Un beso MAGDA.

    ResponderEliminar
  2. Si es verdad lo que me cuentas (y no lo dudo): muchísimas gracias, porque "sacar" una SONRISA a alguien, querida Magda, es el hecho más importante que se puede realiza.
    Un beso

    ResponderEliminar