viernes, 31 de diciembre de 2010

Los hombres de la calle Don Ricardo


Por edad y por lo que se avecina, sé que es normal que sea recogido en espuertas y depositado en cualquier Monte del Olvido, más aún desde que el Alcalde Francisco de la Torre Prados confió más en Miguel Briones, Delegado Municipal de Cultura, que en mí y con el voto de ambos mandaran a los infiernos del silencio a la colección de poesía “Ancha del Carmen”, al tiempo que Elías Bendodo, presidente del Partido Popular de Málaga, se atracaba de porras de churros festejando el fin de la poesía.

A partir de ese momento, separado de todo lo institucionalmente correcto, y libre e independiente con mi paga de jubilado, y sin pedir nada a nadie, dedico mi tiempo a buscar la lírica y la sabiduría en el pueblo, lírica y sabiduría que sube de tono y aroma a medida que los pelotazos, bien bebidos, forma parte de nosotros.

Mi refugio es “Gran Vía”, sito en calle Don Cristián, calle que en la esquina opuesta reside “El Corte Inglés”, y entre ambos monumentos: “Gran Vía”, horno de amistad y “El Corte Inglés”, lugar de consumo, existe la calle Don Ricardo, residencia al aire libre de unos hombres erguidos que no se meten con nadie, no piden a nadie, no se enfadan entre ellos, no se sientan y viven de lo que viven que yo, la verdad sea dicha, no lo sé, pero viven.

Y así voy pasando los días, ¡ah! y los años, pues hoy es el maldito último que he pasado. Anoche, por ejemplo, tomaba una copa con Paco Montoya, Doctor Honoris Causa del Perchel y de La Trinidad, y me narraba (Montoya no habla, sino narra) y decía: “me da cosa…”. Preciosa expresión ya perdida por los Briones y Tinoco que “no le dan cosa” de fundir la poesía.

Pues a mí “me da también cosa” de felicitar el año 2011 a todo el mundo, de manera que reduzco la felicitación a los hombres de la calle Don Ricardo y a los que vivimos nuestra particular bohemia en “Gran Vía”.

www.josegarciaperez.es

jueves, 30 de diciembre de 2010

Religión y Política


Cuando hablo de Religión no me refiero a ninguna en particular y cuando lo hago de Política tampoco es mi deseo hacerlo de un determinado partido. Claro es que tampoco excluyo a ningún colectivo religioso o político.

La Religión y la Política se dan la mano en la mayoría de sus manifestaciones: Dios y Líder, Mandamientos y Estatutos de obligado cumplimiento, Fieles y Afiliados, Bautismo y Carnet, Comunidad y Secta, Teoría y Praxis, y todo un conjunto de acciones interrelacionadas que consigue que todos aquellos que no estén con ellos, estén contra ellos.

El ser libre es el que no se encuentra atado por ninguna de estas ligaduras que dan esperanza en forma de cielo para el futuro o buenos euros en forma de cargo o enchufe para el presente.

Para ello hay que convertirse en siervo fiel y próximo de Dios o del Líder, guardarlo y protegerlo, amarlo y adorarlo, y no permitir que ningún extraño ose extender una lona para acampar cerca de él.

El conjunto de fieles y/o afiliados forman una comunidad camino de convertirse en auténtica familia, familia en la que no tienen cabida los extraños, o sea, los infieles. Cualquier insinuación se convierte en dogma de obligado cumplimiento y el que se salte la norma es arrojado a los infiernos o a la puñetera calle.

El brujo religioso, también llamado sacerdote, va incorporando a su comunidad a los hombres que desean perder su libertad y colocarse unas cadenas que les ate para siempre. El líder, llamado también presidente o secretario general, va conformando un ejército donde la lealtad se premia una vez transcurrido un tiempo de sumisión.

Religiosos y políticos no arriesgan nada en sus vidas, pues lo suyo es obedecer a ciegas.

www.josegarciaperez.es

miércoles, 29 de diciembre de 2010

De putas y prostitutas


Tenemos a la ciudad en ebullición. Los puritanos deshojan la margarita de dónde ubicar a las pobres putas para que su vista no escandalice a nadie. Las autoridades municipales han hecho pública una ordenanza para que el amor, en este caso el desahogo sexual, no se realice en plena luz pública, o sea, a la vista de todo el mundo.

La ciudad es Málaga, la que todo lo acoge y todo lo silencia. Y es que la ciudad prepara sus artes, formas de engatusar al personal, para que el voto caiga en el talego correspondiente, en este caso al reino de los puritanos del PP.

Estas putas no son putas, sino rameras o prostitutas, mujeres que intercambian sexo por dinero. Las putas son las que se acuestan con otros porque sí, o sea, porque hacen lo que quieren. Las prostitutas sabemos donde están, cuánto cobran por un servicio, sabemos de sus mamoneos con agentes de la autoridad, de sus humillaciones ante chulos, proxenetas y mafiosos y del peligro que corren por esos polígonos industriales; pero de las putas no sabemos el lugar que ocupan en la sociedad, pueden estar en la cúpula de los partidos políticos o instaladas en la mismísima sociedad de la que emanan estas órdenes municipales contra sus primas hermanas, las prostitutas.

Ahora, los hombres de bien de la sociedad, los escandalizados, andan buscando un lugar apropiado entre ratas y basuras para que las prostitutas se ganen, o pierdan la vida, de la peor manera posible.

Es necesario un nuevo Clint Eastwood para que al igual que en su famosa película “Sin perdón”, cabalgue, como vengador de las que no tienen voz, las mágicas noches de Málaga y lance su balacera de palabras contra el puritanismo trasnochado de los que se creen cruzados de una santa causa.

www.josegarciaperez.es

martes, 28 de diciembre de 2010

Y se hizo la luz


En toda esta grata historia del niñodiós, María, mi tocayo José, pastores, estrella con rabo, censo electoral, mesoneros sin corazón y los peces bebiendo en el agua, parece ser que hubo un malvado rey, de nombre Herodes, que mandó degollar a miles de bebés menores de dos años: son los llamados Santos Inocentes.

No sé porqué, tal vez por olvidar semejante genocidio, el pueblo transformó este vil hecho en puro cachondeo, el peor de todos es el de las bombitas pestosas que los chavales de la posguerra arrojábamos en las sesiones del cine de los jueves por la tarde.

Para que no olvidemos a Herodes, en el día de hoy, el virrey Zapatero ha subido la luz de una tacada en un diez por ciento, emulando la hazaña del malvado judío. De paso, para más INRI, le ha pegado otro soplido al gas natural y ha incidido en su mala acción al subir el AVE y los trenes de cercanía.

Encontrándonos como estamos a dos velas, todo hace suponer que su deseo es que incorporemos a nuestra ruinosa vida otra vela más a fin de que alumbremos nuestra caverna diaria.

Lo bueno de todo este tinglado de intentar arruinarnos es que nos tomemos a broma aquello del estado de bienestar y vayamos encariñándonos con la miseria sin decir una palabra de más.

Así que a partir de ya, cuando haga clic para encender su dormitorio recuerde que la luz le sale por las nubes. Lo suyo, pues, será volver al quinqué o al reino de las tinieblas, lugar éste donde Zapatero se ha empeñado en introducirnos.

Allá él.

www.josegarciaperez.es

lunes, 27 de diciembre de 2010

Adivina, adivinanza


La política, con mayor o menor intensidad, ha sido siempre algo serio y sencillo. Si se piensa bien, la democracia consiste sencillamente en depositar libremente nuestra confianza en unos hombres y mujeres a los que pagamos para que administren nuestros bienes, sean estos muchos o pocos. Y la función esencial de esas personas es la de intentar hacerlo de la mejor manera posible.

No es por tanto un juego de dados, donde la suerte depende del resultado que se obtenga al lanzar los mismos, y mucho menos algo que tengamos que adivinar de qué van a hacer los políticos con nuestros dineros según el estado de ánimo con que se levanten por la mañana.

Así pues, la política española discurre por unos senderos de surrealismos y payasadas inconcebibles que el pueblo, siempre sumiso, asume con alguna que otra algarada de poca monta. Porque ya no se trata de que mi dinero lo repartan entre quiénes más lo necesitan o en buscar la forma de obtener la mayor rentabilidad posible a fin de que los principios de solidaridad, igualdad, justicia y fraternidad acampen entre nosotros, sino en adivinar quién es el amigo de Zapatero que sabe qué va a hacer con el timón de España, o sea, con nosotros.

O bien este Zapatero es un estúpido o bien nos toma a nosotros por tales. Pudiera ocurrir que confluyan ambos desvaríos y que, por tanto, nos merezcamos todos este trato, o maltrato infantil, de “adivina, adivinanza” ¿se presentará ZP a las próximas elecciones generales?

¿Táctica de distracción o tomadura de pelo? Sea lo que sea, todo ello es una vergüenza nacional que no nos merecemos. ¿O sí?

www.josegarciaperez.es

domingo, 26 de diciembre de 2010

El poema del domingo


Alborotadas
las grises aguas
buscan sus azules de ayer.
Conmueven desde el fondo
a pargos y corales que las guardan.
Ya se ven transparentes las aguas de levante.
Avanzan lentas,
Es azul expansión: parto de luces.
La borrasca remite su turbulencia plástica.
Los juncos en su júbilo despiertan más esbeltos.
Asoman caracolas sus doradas calizas.
La paz envuelve cálida a la playa.
Las risas de las olas cambiando si figura
llegarán como locas.


Sílaba XXI del poemario “Sílabas de marzo”

www.josegarciaperez.ez

sábado, 25 de diciembre de 2010

Ay mi hermano


No es lo mismo que se mueran las personas a que se te muera un ser próximo a ti.

Fernando era mi hermano mayor y se nos ha ido entre soplos de suspiros el día de la noche más buena del año, justamente a las 18:40 horas. Ya venía arrastrando eso que llaman hoy proceso irreversible, o sea, no nos ha cogido de sorpresa, pero a los testigos de su último apagamiento, yo entre ellos, que quieras o no fue tenerlo y no tenerlo, se nos fue en un santiamén que, ya decía, venía de largo.

Era hombre de fuerte carácter, y tierno como nadie cuando había que serlo. Trabajador de verdad, tal vez más de la cuenta, cumplió con lo que la vida le encomendó, eso ya de por sí es suficiente: sacar a sus cuatros hijos desde la infancia a la adultez y saber prepararlos para hacerle frente a la vida.

Ay mi hermano. Lógicamente cuando algún amigo o conocido quiera mitigar ese pellizco que hoy llevo en el alma, con toda seguridad me dirá las mismas vaguedades que yo acabo de escribir anteriormente, ya saben: ¿qué edad tenía? o, bueno, ya era mayor o se venía venir. Lo de siempre, vamos.

Pero verán ustedes, cómo lo explicaría, un hermano nunca se hace mayor, un hermano siempre es el pasado hecho presente o viceversa, un hermano es la agarradera al recuerdo de la infancia, Fernando ¿te acuerdas de cuando nuestra madre llevaba al horno los mantecados? o cuando cantábamos de un tirón aquello de “Ya vienen los Reyes Magos….

Un hermano nunca muere porque está siempre en ti, forma siempre parte del mismo manantío de sangre, nacimos del mismo útero y dormimos durante dieciséis años en la misma cama de la Casa Verde del Barrio Obrero de Melilla.

En esto de los procesos familiares, los hermanos son rancho aparte, algo intocable y difícil de explicar. Como yo digo, somos de la misma leche y sangre.

www.josegarciaperez.es

viernes, 24 de diciembre de 2010

La noche más buena


Esta noche, que es la más buena, el personal cristiano se reúne para cenar algo mejor que cualquier otra noche y, unos de forma consciente y otros de manera inconsciente, celebran el inicio histórico de una nueva era, la cristiana, con el kilómetro “0” del niñodiós.

Con el estribillo del “beben y beben y vuelven a beber”, tomo un pandero comprado esta misma mañana, mi compañera Rosi una zambomba y con nuestra hija Rosamari, este alumbramiento lo pasará con nosotros, que hace milagros musicales con una cuchara y una botella de Anís del Mono, nos marcamos el mismo villacinco que heredado de mi madre, la señora Antonia para más señas, es santo y seña de esta nuestra noche. Dice así: “Por los caminos del cielo/ se pasea una doncella;/ se llamaba Encarnación/ porque Dios se encarnó en ella.”

Y poco más que se salga de lo corriente. Sí es cierto que un torrente de recuerdos recorre la mesa y avituallamientos: los padres, abuelos, hermanos, ay mi hermano, la pastoral que hacíamos por el Barrio Obrero de Melilla.

Cumplimos, pues, con el rito navideño, no por cumplimiento y con extravagancias religiosas, sino porque nos sale de las ocultas raíces que entrelazan años, cordones umbilicales, arrugas, el ayer y el hoy, y el esperanzado mañana.

Y brindamos, chin-chin, por vernos guapos y guapas a pesar de los surcos que mide el tiempo vivido. Y por segunda vez, volvemos a golpear los vidrios entre sí. Y somos y seremos felices en torno al tronco que nos une, y aunque la raíz parece no verse está con nosotros. Y seguro que con vosotros.

Pues eso, brindemos todos, chi-chin, por el amor.

www.josegarciaperez.es

miércoles, 22 de diciembre de 2010

Buenas noches, y buena suerte


La edad nos trasnocha, por eso anoche trasnoché un buen rato. Alrededor de una mesa, un grupo de siete amigos dimos rienda suelta a la alegría de compartir. Realmente había alguna que otra exquisitez culinaria en lo alto del tablado, pero de lo que se trataba era de esa necesidad, esencial en el humano, de hacer suyo el problema del otro.

Machacar el tiempo, que es algo más que la edad en sí, hace que con unos determinados lustros a la espalda estemos más o menos deteriorados. Cómo les diría, vamos a ver: estoy bien, aunque algo jodido. Les cuento estas cosas porque entre el escritor y el lector debe existir, al menos, una leve complicidad de amistad. Así lo percibo, aunque hay escritores, los mejores por cierto, que no se confiesan ante sus lectores. Al ser yo uno del montón no puedo, creo que tampoco debo, silenciar a mis adictos las dificultades y alegrías con que la siempre bendita vida nos invitar a ser un poco más humano y menos rocoso.

Pues bien, a través de una prueba llamada PET, resulta que tengo un pequeño nódulo en uno de mis pulmones con alto riesgo de ser algo “hijoputa”. Para deshojar la margarita hay que darle un pellizco al tal y realizar con la muestra eso que se denomina biopsia.

Para ello, hay que introducir un tubillo por los bronquios hasta llegar al bendito nódulo y darle un pequeño bocado. La cosa no tiene mayor importancia, pero claro el canguelo es subjetivo y libre, y a mí estas incursiones, o excursiones, en mi organismo nunca han sido de mi agrado.

Cuando usted, Magda o Manuel o Isabel, lea estas líneas, yo habré pasado el primero de los tragos. Brinde, pues. Buenas noches y buena suerte.

martes, 21 de diciembre de 2010

El jamón


Hará un par de años que el maestro Manuel Alcántara y un servidor de ustedes encallamos en Algeciras para leer unos versos. Había un relativo frío que nos aconsejaba calentar nuestras ya famélicas osamentas con sendos gin-tonic. El acto se realizaba cerca del puerto, creo que era una fundación llamada Dos Orillas o Tres Culturas. La mayoría de los establecimientos de la alameda portuaria, por no decir el cien por cien de ellos, están regidos por marroquíes, pero en suelo patrio, por ahora.

Recorrimos cuatro o cinco de ellos y en ninguno existía bebida alguna que tuviese contenido etílico. La verdad es que no llegué a ver el asunto muy claro porque no creo que en libro sagrado del profeta Mahoma exista mención concreta a la ginebra Larios, invento posterior al mismo. Así las cosas, claudicamos Manuel y yo, y terminamos sorbiendo esa endiablada bebida tan difícil de escribir, que creo se llama schweppes. En un momento de borrachera de tónica pensé que si don Pelayo hubiese sido sabedor de estas cosas, la llamada Reconquista la hubiese iniciado por Algeciras.

Viene esta anécdota a cuento, porque leo, ya sin asombro alguno, que han denunciado a un profesor de La Línea de la Concepción por haber explicado, me imagino que en el transcurso de una clase de Geografía, no de Gastronomía, que en Trevélez, por su altura y frío, los jamones adquieren ese punto esencial para un exquisito paladar del mundo occidental. Resultó que uno de sus alumnos, marroquí, le espetó al profe que dejara de ensalzar a los jamones porque su religión los repudiaba. Más tarde, la mamá del alumno denunció el caso a la policía, y ésta, con acento, se personó en las dependencias docentes para interrogar al blasfemo.

Creo que la cosa quedará en nada, pero la denuncia, admitida por el juzgado, acusa al enseñante de un delito de “maltrato con motivaciones xenófobas”, y tiene pena de multa.

Veremos en qué queda la osadía del profesor.


www.josegarciaperez.es

lunes, 20 de diciembre de 2010

Antesala navideña



No es la fe lo que nos hace más tiernos, sino al contrario, pues creer a rajatabla endurece el corazón. Este se va haciendo de piedra en la medida en que nuestras convicciones consiguen que estemos más seguros de nosotros porque andamos en la verdad dogmática.

Tampoco se trata de colocar la duda permanente como única forma de salir airoso de la prueba de que existimos en función de los demás. Vivimos y existimos en función de nosotros mismos; el resto es una componenda para nuestros propios intereses.

Somos el resultado de una suma de circunstancias que dan forma a lo que somos. De nacer en el Sur a hacerlo en el Norte, me refiero al mundo, dependen nuestra historia, cultura, fe, riqueza, miseria, religión y brujería; y también la vida de nuestros hijos y nietos, y la nuestra propia.

Nos encontramos en la antesala de unas fechas importantes para la cultura occidental, para los nacidos en el Norte; lugar donde circunstancialmente, por unos años quiero decir, azota una fuerte crisis económica. En el Sur, la crisis, la hambruna y la miseria, conforman una tribu estructuralmente trágica.

Que se coloque un árbol con bombillitas de colores o un nacimiento que simule una metáfora de castillos, magos, mulas y bueyes, no es un certificado de que andamos en la verdad; ni siquiera la misa del gallo o la cabalgata donde se lanzan caramelos son sinónimos de fe.

Tal vez, no lo sé, volver la vista atrás para saber donde dejamos olvidada la inocencia e intentar recuperarla, o sea, hacernos niños, seres boquiabiertos por nuestra capacidad de asombro, ya perdida para siempre, sería la mejor forma de intentar vivir unos días de felicidad instantánea.

www.josegarciaperez.es

domingo, 19 de diciembre de 2010

El poema del domingo


Esta noche de negra borrasca desolada
ya no sé qué decir. Me faltan las ideas.
Las palabras se agotan. Las dunas lloran solas.
La orilla es un crujir de olas que se lamentan.

He prendido la mirra y he llorado un instante.
Me refugio en mis labios que saben su destino.
Oh mar, siempre en silencio con tu verbo secreto.
El aroma de reyes me sirve de castigo.

Arrecia la borrasca con su agria melodía
de vientos y granizos (¿qué será del ocaso
en esta larga mancha?) Se une la mirra al jazz.
Parece que revientan estos tiempos de marzo.

Cadencias repetidas de silbidos de muerte.
Este mi tiempo azul, de cantos que se nublan
en negro torbellino de asesinadas voces.
Sigue sonando el jazz. La mirra se derrumba.


Sílaba XX del poemario “Sílabas de marzo”

sábado, 18 de diciembre de 2010

El hundimiento de Zapatero


Al día de hoy, dentro de unos días “El Gordo” puede hace milagros, se podría afirmar que el presidente Zapatero está en fase terminal política. Al menos por lo que se ve y se augura. Y con él, el PSOE.

Esto ocurre cuando la política se sustenta en liderazgos, sean estos reales o ficticios. No seré yo el que se atreva a juzgar si el liderazgo de Zapatero es real o ficticio. Si es real, ya no lo es; y si ha sido ficticio, el tiempo, auténtico juez de la historia, lo va demostrando de manera inexorable.

Y no me refiero a los bandazos ideológicos que con motivo de la crisis económica está dando un día sí y al otro también. Pues las circunstancias son las que son, ya saben, coger al toro de la crisis por los mismísimos cuernos y decirle a la españolada, sin remilgos ni dobleces, si queremos salir de este atolladero no tengo más remedio que doblegarme a la libérrima ley del mercado, poner el trasero, que me penetre hasta el duodeno y, a partir de ahí, pensar que todo está bien empleado para que de aquí a cuatro o cinco años podamos respirar con cierta tranquilidad.

Pero no, el presidente Zapatero se disfraza cada día de izquierdista o derechista, socialista o liberal, y la caída de la máscara del día anterior consigue que el interrogante de su cambiante personalidad sea discutida permanentemente.

Y con él, todos sus fieles seguidores desde Patricia a Griñán y desde Heredia hasta Conejo, todos socialistas de carnet. Ello da como resultado que tras el derrumbe de Zapatero, todo el tinglado del PSOE, sustentado en su líder, se venga abajo en forma de escombrera.

Las encuestas que corren para el próximo mayo son aterradoras de cara al socialismo: la pérdida de todas las capitales de provincias a excepción de San Sebastián y la gran mayoría de las localidades de más de 50.000 habitantes.

Sé que no lo creen, pero tiempo al tiempo, a no ser, ya decía, que toque “El Gordo”

www.josegarciaperez.es

viernes, 17 de diciembre de 2010

El hombre de Olot


El hombre de Olot parecía tenerlo claro. Recogió sus armas, escopeta y rifle, perfectamente legalizadas por las autoridades competentes, así hay cientos de miles por España, y como el que mata a un ciervo, pero a menor distancia, se llevó por delante a cuatro conocidos.

Se supone que el hombre de Olot, a pesar de tener utensilios diseñados para la caza humana, ya digo, con los papeles en orden, lo tenía todo perfectamente planeado. Y no falló. Los vecinos siempre lo tuvieron por un hombre tranquilo, pues no se le conocían malas compañías. Que sepamos poseía un coche y, ya digo, dos escopetas de caza de esas que existen por innumerables inmuebles y caseríos. Ojo con ellas, pues, en un momento, pueden dar más de un disgusto.

Realizada su sangrienta tarea matinal, el hombre de Olot no se entretuvo en intentar realizar una escapada, sino que, simplemente, se entregó a las autoridades policiales.

Un hombre que, como al del Olot, no se le conocían problemas de salud mental con incorporación de psicólogos, profesión ésta a la que le avecinan años de prosperidad por la angustia creciente que va acampando en millares de hogares donde el señor euro es un extraño, debe ser un caso digno de estudio.

De hombre de bien, o al menos es lo que aparentaba, el hombre de Olot se convierte en asesino en serie que va dejando un reguero de sangre a su paso. Parece ser que si ese hombre, el de Olot, existió, culpabilizó de su crisis económica personal a unas pobres personas, seguro que también en crisis económica, con nombres y apellidos concretos. Y ya comento, fue a por ellos.

No sé cómo definir esta historieta del hombre de Olot. Desde luego que no es catalogable como violencia de género o algo parecido a aquel suceso ocurrido en Puerto Urraco, y que los mediocres escritores llaman de la España profunda.

Me da un cierto tembleque pensar en la cantidad de parados que existen por estos pagos, algunos con escopetas y sus papeles en orden; van cerrando los pequeños comercios; y todos seguimos diciendo que, a pesar de ello, a la gente se le nota una cierta bulla a la hora del consumo.

Detrás de muchos de ellos existen historias reales, como ésta de Olot que parece no llegó a ser real.

www.josegarciaperez.es

jueves, 16 de diciembre de 2010

El hundimiento del PSOE


No tuvo mucha suerte el PSOE malagueño, por no decir ninguna, con la relación de nombres que presentó a las últimas municipales. Al igual que caen las fichas de dominó, hasta siete de sus componentes ha abandonado el barco municipal, y hoy sin rumbo zozobra a babor y estribor hacia el total hundimiento de cara a las próximas elecciones de mayo.

No sé si es el veterano alcalde Francisco de la Torre Prados, frontón en el que rebotan una y otra vez todas y cada una de las iniciativas del Grupo Socialista, el culpable o héroe de la hecatombe socialista, pero lo cierto es la difícultad que va a tener el PSOE para que de aquí a unos pocos de meses el pueblo malagueño pueda otorgar una confianza mayoritaria a los nuevos ediles que intenten arrebatarle el cetro de mando de esta ciudad, Málaga, que todo lo acoge y todo lo silencia.

Unidos a los primeros y primeras disidentes en el uso de sus responsabilidades, a saber, Marisa Bustinduy (marchó a Sevilla a ostentar el cargo de Vicepresidenta del Parlamento), Enrique Salvo (encaminó sus pasos al Ministerio De Fomento con Magdalena Alvarez), Inmaculada Pérez (por total desacuerdo con la política municipalista), Martín Zato (por enfermedad), Amparo Bilbao (que voló antes de aterrizar en la Casona del Parque); en estos días se suman al hundimiento Rafael Fuentes (al que se le ha buscado acomodo en Hacienda) y Mariluz Reguero (posible estrella para la política cultural socialista).

Y además da la casualidad que todos los nombrados ocupaban los siete primeros puestos en la lista de candidatos. No es que lo que ha quedado sea la morralla, Dios me salve de emitir semejante juicio, pero sí es un hecho cierto que se han largado los que se preveían como mejores.

La crisis se ha encaramado en las espaldas de la futura candidata a la Alcaldía, María Gámez, que tendrá que realizar algún que otro milagro para que sea creíble en su pugilato con el actual Alcalde.

www.josegarciaperez.es

lunes, 13 de diciembre de 2010

Amo a Leire Pajín


Antes de iniciar este inusual artículo en el que intento hacer público mi amor hacia la ministra de Sanidad Leire Pajín, es lógico que realice algunas consideraciones que estimo necesarias.

Antes de introducirme en el torbellino del sentimiento trágico y hermoso del amor, confieso no tener la edad suficiente para que pudiéramos formar una pareja consolidada emocionalmente y con tintes de llegar a ser ejemplarizante. Será porque de aquí a pocos días, si una parte del pulmón derecho lo permite, cumpla tres cuartos de siglos, edad más que suficiente para conseguir una real conjunción interplanetaria entre la juventud y la senectud, aunque también podría ser cierto que el amor, y lo sé por experiencia, no sabe de edades y porquerías de tiempos.

Porque habría que preguntarse qué es el amor. Eterna pregunta a la que Rubén Darío, excelso poeta, contestó de forma estúpida: “poesía eres tú”. Atribuyendo al amor un significado poético o, bien al contrario, a la poesía un concepto amoroso.

El amor es algo más que un hecho. En sí mismo, el amor es un acontecimiento, o sea, una realidad que persiste eternamente. Puede extinguirse la persona, hombre o mujer, amada, pero el citado acontecimiento se instala de forma definitiva en la caverna sentimental que poseemos y perdura por los siglos de los siglos.

El amor, querida Leire, es infierno y éxtasis, cenit y nadir, culmen de todo lo posible. Tras él, tras el amor, tan sólo existe Dios. Mejor todavía Dios es el Amor, o lo que es lo mismo, tú, Leire, eres mi Dios.

Gracias porque me has entregado gratis la noticia de que la congelación de mi pensión ha sido debida a un acto de amor. Reprocharte tan sólo que haya sido necesario hacerlo mediante Real Decreto, porque si tú, oh Leire, me lo pides porque sí, yo te lo hubiese concedido.

www.josegarciaperez.es

viernes, 10 de diciembre de 2010

El pueblo del CIS


El Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) dedica su tiempo a sondear lo que piensan los españoles sobre determinados aspectos de la sociedad en la que pasamos estos largos o pocos años hasta que Leire Pajín dictamine una “muerte diga” para nosotros.

Como nunca he sido sondeado, aunque en reiteradas ocasiones sí he sido sondado, y las que me esperan, no puedo afirmar como dogma de fe el método que emplean para que la ciudadanía se defina. Verán ustedes, quiero decir que cuando afirman que el Ejército es la institución que mejor funciona, no sé si le ponen 4 ó 5 a elegir, y entre una de ellas están los que obedecen ciegamente a la jerarquía. Si yo fuese preguntado al respecto, aseguraría que El Corte Inglés es la chachi por encima de todas.

Es curiosa esta querencia que el pueblo español tiene hacia sus soldados. No sé si es porque somos algo bélicos, porque los niños de la posguerra siempre jugábamos con los soldaditos de plomo o porque realmente llevamos dentro de nosotros un “novio de la muerte”, y lo que sorprende más todavía es que a continuación sea la Monarquía la institución más valorada, cuando a veces, tal vez sea por la bulla que meten, los republicanos parecen formar una auténtica legión.

Los grandes problemas que padecen los españoles, según la última algarada del CIS, son en primer lugar el paro, a continuación la economía y a muy poca distancia la clase política. El pueblo da en la mismísima diana en los dos primeros, y sin embargo, tras el debate que he visto y oído esta mañana sobre controladores y estado de alarma, compruebo que la clase política es pueblo, o sea, que piensa exactamente que el españolito de a pie. Exceptuando a Gaspar Llamazares, el resto de los portavoces ha estado de acuerdo con la militarización de los denostados controladores aéreos y con la asunción por parte de los coroneles de las torres de mando de los aeropuertos.

Pues, ea, al fin y al cabo, a nuestros políticos también les agradan los militares, o sea, igual que al pueblo. Y es que son igualitos.

www.josegarciaperez.es

miércoles, 8 de diciembre de 2010

Pisa que te PISA


Demoledor para España el informe PISA sobre los logros de nuestro sistema educativo dentro de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). Ocupamos el puesto número 26 entre los 34 países de dicho conglomerado. Detrás de nosotros se encuentran checos, eslovacos, turcos y cuatro más. Claro que en fútbol somos los chulillos del mundo mundial.

Los estudiosos en el tema ha tomado un bisturí entre sus delicadas manos y ha diseccionado el análisis de PISA dentro de la mismísima España, quiero decir estudiando el efecto en nuestras comunidades autónomas, regiones, nacionalidades o cosas parecidas. Ahí ya el efecto es devastador para la tierra de María Santísima, léase Andalucía.

En Lectura, tan sólo Baleares, Canarias, Ceuta y Melilla están por debajo de nosotros. En Matemáticas, ganamos solamente a Canarias, Ceuta y Melilla, al igual que ocurre en Ciencias. Si vuelven a leer este tercer párrafo, caerán en la cuenta que el Sur es puro analfabetismo, aunque seamos más listos que el todopoderoso Dios. Más aún, si caemos en la cuenta que Melilla, Ceuta y Canarias, españolas por supuesto, se encuentran en territorio y mar africanos, llegamos a la triste conclusión que Andalucía, ay Dios, está educativamente en el furgón de cola de Europa. Se ve que estamos acostumbrados a dicho furgón, pues también estamos montados en él en cuestiones económicas, de empleo y tecnológicas.

A pesar de ello, los mandamases educativos de la Junta de Andalucía no se amilanan ante esta realidad y siguen diciendo machaconamente que vamos mejorando, eso sí, lentamente, pero mejorando. Y mientras tanto, los niños y niñas de Castilla-León, Madrid, Navarra, Cataluña, La Rioja, País Vasco, etc., están que se salen del mapa.

Por último, no debemos olvidar que la culpable de toda esta miseria educativa es la LOGSE, que se aprobó el 1988 siendo Secretario de Estado de Educación el actual Vicepresidente 1º del Gobierno, Alfredo P.Rubalcaba, y que la consolidó durante su época de Ministro de Educación allá por 1992. Y es que la historia de la España contemporánea nunca llegará a entenderse sin él, sin Rubalcaba. Ora pro nobis.

www.josegarciaperez.es

martes, 7 de diciembre de 2010

Tal como éramos


Salgo hoy de madrugada a la calle. No he conciliado el sueño como cabría suponer tras el día de la Constitución. Me he tirado toda la noche soñando con militares, pistolas y tanquetas. No he olvidado por un momento que España está en Estado de Alarma. Hay que andarse con pies de plomo, y volar de forma inconstitucional.

Sin embargo, caigo en la cuenta de que todo parece seguir igual que hace dos o tres días. En la plaza de Bailén, recuerdo, “tiran” unos churros que no tienen nada que envidiar a los de “Casa Aranda”. Los pruebo, los de Bailén, y sigo mi marcha para comprobar con mis propios ojos que aquí, en España, no hay más alarma que ese pulso al que se refería el vicetodo Rubalcaba entre el Estado y el tonto del pueblo, y que siempre gana el que tiene las bridas del poder. Pues no, señor Rubalcaba, hay veces en que el Estado, esa entelequia nominativa y abstracta, ha salido derrotado.

Una vez decretado “el estado de alarma” hay que pensar cómo salir de él. Tampoco se van a cargar a todos los controladores civiles de un plumazo o un cañonazo, por ello el ministro José Blanco, al que no tengo el disgusto de conocer, quiere “decapitar” a su cúpula, o sea, a los que piensan, y el señor fiscal general del Estado, con el que no me trato, ha prometido ser más benévolo con aquellos controladores que chiven que fueron coaccionados por fulanito y menganito.

Los jóvenes de hoy en día no saben nada de aquella época dorada en que tal como vivieron Robert Redford y Barbara Streisand, en aquel memorable film titulado “Tal como éramos”, había un grupo de españoles que decíamos nostálgicamente que “contra Franco se vivía mejor”, pues con la barrida que pegó el PSOE de Felipe en 1982 por estos pagos no había nadie con bemoles para moverse.

Me encuentro alarmado porque la “alarma oficial” decretada por el actual PSOE es bendecida y alabada por la ciudadanía. Por ello, volver a cierta utopía, o sea, a ser como éramos sería buena idea.

www.josegarciaperez.es

lunes, 6 de diciembre de 2010

Estado de Alarma en el día de la Constitución


Vaya por delante, no sea que me olvide ello, mi repulsa a la huelga convocada sin previo aviso por lo controladores civiles de AENA y que ha marcado un hito histórico por los problemas personales, tanto morales como económicos, que ha producido en el tejido social de España.
Y siendo esto gravísimo, que lo es, no lo es menos que dada la incompetencia del ministro de Fomento, José Blanco, para negociar con el difícil cuerpo o grupo de controladores aéreos, el gobierno, reunido en Consejo de Ministros, declarase el pasado sábado el Estado de Alarma durante quince días en España, y de una forma más concreta en las torres de los aeropuertos españoles, primera vez que ocurre semejante catástrofe democrática en nuestro país.
El Gobierno del talante no es que haya sacado pecho ante la irresponsabilidad de un grupo privilegiado de trabajadores, no es eso, sino que ha hecho una demostración de fuerza desproporcionada ante la incompetencia para reconducir un diálogo con los trabajadores, destrozado desde que José Blanco asumió las funciones de ese mastodóntico ministerio. Ni en tiempos del PP, tampoco en los años en que la responsable del mismo era la socialista Magdalena Álvarez, las relaciones entre Administración y Trabajadores había llegado a tal grado ineptitud.
Publicar horas antes del puente mayor del año un Real Decreto que lleva a la privatización de AENA es hacerlo saltar por los aires. Tiempo han tenido nuestros administradores para intentar paliar los dislates entre unos y otros, pero no, por lo que se ve no ha sido posible.
Unos y otros, Gobierno y Controladores, han hecho un esperpéntico servicio a nuestra imagen en el exterior. No es de recibo montar una huelga de esas características al igual que tampoco lo es que se militarice al personal civil con la pérdida consiguientes de derechos fundamentales de la Constitución.
Que el Presidente Zapatero no haya salido a dar la cara o que Gaspar Zarrias la diera acusando al PP de alinearse con presuntos delincuentes ha sido una auténtica vergüenza nacional.
Pero, por lo que se ve, así somos.

www.josegarciaperez.es

domingo, 5 de diciembre de 2010

El poema del domingo


Se fue el sol de las dunas.
Todo yace en tinieblas.
Negrura. Sobresalto de la noche
que ha podado este día de mi marzo.
La mar es un volcán de grises cráteres
bailando un son de colectivo llanto
que ha borrado las huellas del paseo.
Mañana buscaré nuestras cenizas.
Alargaré mis dedos como juncos.
Arañaré a la mar nuestro secreto.
Besaré sus espumas más serenas.
Construiré un canto azul
con mis ansias de verte al horizonte.
Mañana rosa,
de arenas limpias,
como el cristal del mar que las contempla.

Sílaba XIX del poemario “Sílabas de marzo”

sábado, 4 de diciembre de 2010

Otro 4 de diciembre


Son tantos los acontecimientos que van sucediéndose, sin compasión para la memoria, que los grandes hitos de nuestra política contemporánea van enterrándose en el gran baúl de los objetos olvidados, se echa el gozne, se coloca el candado y si te vi no me acuerdo.

Esto ocurre con la emblemática fecha andaluza del 4-D de 1977, día aquel en que un buen montón de andaluces se echaron a la calle para solicitar del gobierno turno, UCD por aquel entonces, una autonomía digna de claro corte reivindicativo, en consonancia con las penurias de la tierra madre.

Quedamos algunos nostálgicos que al menos en un día como éste (coloco acento) abrimos el baúl, enarbolamos la blanca y verde de la esperanza y seguimos cantando, cada vez en tono más bajo, que “queremos volver a ser lo que fuimos”

¿Qué queda de aquel torbellino de ilusión?, si fuésemos tajante en la respuesta podríamos afirmar que nada, pero tampoco se puede ser tan negativo pues, al menos, tenemos una bandera, un himno, un escudo, un parlamento, unos vividores, un presidente, unos pocos de consejeros, igual número de viceconsejeros, directores generales, subdirectores del mismo rango y más de un millón de parados que están lampando por un trabajo que, aunque fuese indigno, silenciara el ruido de las tripas semivacías.

Además de la riqueza que acabo de enumerar, sobre el horizonte que se divisa para febrero, el presidente que nos gobierna desde fuera, me refiero a Zapatero, a instancia del presidente del imperio, me refiero a Obama, va a sustraer 426 eurillos de mierda a los parados de larga duración y los van a dejar en la total ruina.

Pero nosotros, los andaluces, somos sumisos con el poder y esperamos, como maná que nos salve del agobio de la casi hambruna teórica que, con la llegada de las navidades y el advenimiento del turismo en verano seamos capaces de formar un ejército de camareros y dependientes de comercios para ir tirando.

Tenemos lo que nos merecemos por nuestra sumisión y silencio. Somos más españoles que nadie, más universales que Cristiano Ronaldo y andaluces como nadie para decir ole y viva la madre que te parió.

Pues no, yo me cago en la madre que parió a todos aquellos que nos tienen cogidos por la cojonera.

www.josegarciaperez.es

jueves, 2 de diciembre de 2010

Todos eran progresistas


Julian Assange, el dueño de WikiLeaks, está en busca y captura, o algo así, pero en mayor escala que aquel Carlitos Fernández, militante del PA, del que ya nadie se acuerda. El tal Assange ha puesto al descubierto algo que ya se sabía, pero sobre lo que había un puto silencio, a saber, los diplomáticos, todos y sin dejar ninguno, son presuntos espías de guante blanco, o sea, de lujo, champán del bueno y fiestas primorosas.

Todos eran progresistas, pero dejaron de serlo. Carme Chacón, la dulce ministra de Defensa, no tiene posibilidad alguna de ejercer de candidata a la presidencia del gobierno de España o de Cataluña por, según Assange, el asunto de los aviones de la CIA que se paseaban por estos pagos como el Barça ante los hombres de Mou.

El personal del gobierno de España anda alegre y dispuesto a tocar zambombas y panderetas, durante este diciembre que nos ha entrado, porque el paro ha subido tan sólo en cerca de 25.000 personas con nombres y apellidos concretos. Y yo digo y pienso y por ello lo escribo que si exceptuamos el ejército de funcionarios, los empleados de banca, el personal de los Grandes Almacenes, los políticos y sus amiguetes, y los cuñados de los ministros, aquí queda ya poco bicho viviente con un trabajo digno de respeto.

Ya decía que todos eran progresistas, pero si la izquierda, léase el trasnochado Zapatero, según Assange, privatiza buena parte de los aeropuertos y un tercio de las administraciones de loterías de Estado, el poco dinero limpio y sonante irá a mano de los pudientes. Y si al mismo tiempo, a partir de febrero del temido 2011, ZP, romántico socialista, según cuenta Assange, corta los 426 euros mensuales a los parados, la revolución, dicho de otra forma, el ruido de las tripas de los estómagos puede comenzar a hacer de las suyas, porque no se olvide que la revolución se inicia en los estómagos.

Y para colmo de males, tal vez de bienes, a Zapatero le han dado otro disgusto porque el mundial de fútbol de 2018 se ha ido con viento fresco, nunca mejor dicho, para Rusia, lugar donde hace años todos eran “progresistas”

Vamos, que me mondo de risa.

www.josegarciaperez.es