lunes, 31 de mayo de 2010

Palmas al Rey y pitos a la "tropa"


El Día de las Fuerzas Armadas se ha celebrado este año en Badajoz. Con tal motivo, el Rey Juan Carlos I, tras haber sido intervenido quirúrgicamente, ha hecho su primera aparición oficial. Para que no hubiera equívocos S.M. se ha ornado con el uniforme de Capitán General de los Ejércitos de España, o sea, el que manda.

Al personal de a pie le encanta todo este tipo de ángeles, arcángeles y querubines, diseñado para nuestra mayor honra y gloria. Disfrutan, pues, de lo lindo con las paradas militares que, Carme Chacó, ministra de Defensa, ha adelgazado en esta ocasión por motivos de crisis y tijeras.

El público ha aplaudido a rabiar a los reyes de España. Empiezo a pensar que a la gente le agrada la Monarquía, la sangre azul y los cuentos de príncipes y princesas, al igual que se chiflan por las tertulias de corazón y los disparates que se oyen en la Noria. El pueblo, mientras no le toquen la calderilla de a diario está que chuta y mete gol.

El señor Vara, excelentísimo y todo, lo que no quiere decir que sea excelente, es el Presidente de la Junta de Extremadura, sucesor, pues, del califato que dejara Rodríguez Ibarra. Pues bien, al tal Vara, o a su chófer oficial, lo ha trincado la Guardia Civil volando en su Audi a más de 180 kilómetros por hora, pero como la vara que mide a Vara no es una vara cualquiera, parece ser que no ha perdido ni un punto.

Al personal, cada más vez cabreado con el mundillo político, no le importa en demasía que los Reyes viajen como reyes, pero le jode que Vara presuma de Audi en tiempos de ruina y machaque combustible pisando el acelerador a toda pastilla. Ha sido por ello que cuando el presidente extremeño ha ido a cumplir a la ministra del soldado del futuro, y ambos, Carme y Vara, se iban a hacer una carantoña oficial, a los viciosos de los desfiles les ha salido del alma una salva de abucheos y pitos que tenían como destinatario el inquilino de La Moncloa, señor Zapatero.

Que Dios nos proteja a todos.

domingo, 30 de mayo de 2010

A LA CIUDAD DE MELILLA


Que ceda lenta la envolvente boria
del verde mar que os besa como lago.
Que hable la vieja puerta de Santiago
por donde Estopiñán meció la noria

de mi tierra, mi cuna, mi memoria.
Que broten nardos del pasado vago
de Melilla, y remueva el verso mago
las carcomidas grietas de su historia:

fenicia, Rusaddir, sutil romana,
vándala, visigoda, musulmana,
de Medina Sidonia azul ducado,

y cuando la gran cruz, Castilla izóla
en fe del nuevo mundo inacabado
emergiste ya incólume española.

sábado, 29 de mayo de 2010

Sensualizar "Sólo tiempo"


Nos ha venido Luis Alberto de Cuenca, en la antesala de la Feria del Libro de Málaga, a disertar sobre el vicio de leer. Y ya en pleno mercado de papeles escritos, coincidiendo con el de Madrid, los malagueños y malagueñas pueden pasear por el Parque con mascarillas antipolen y abanicos al canto a la búsqueda del objeto deseado.

Y es que a veces, las más, no siempre se encuentra uno con el libro objeto sensual, libro en sí mismo, sin más y sin menos, libro que lo es por su originalidad.

Ustedes, amigos paseantes no van a encontrarse con el libro que yo he saboreado y sensualizado hoy mismo. Verlo, acariciarlo, oír su aleteo, percibir au aroma y saber del buen gusto del autor. Los cinco sentidos en plenitud de acción.

Me refiero a Sólo tiempo del escritor Francisco Basallote. En su carpeta, doce bellas acuarelas van dando paso al tiempo, al transcurrir de enero, febrero, marzo… y diciembre, y cubriendo cada milagro del acontecer doce haikus descriptivos nos permiten concebir la visión del autor. Colores musicales y música de palabras realizan la cosmovisión del tiempo.

“Tan sólo el cielo/ en los árboles secos,/ tarde de enero”, abre el libro carpeta que queda cerrada con este fresco de versos “Hasta la nieve/ tan sólo algunos pinos/ osan llegar.” Basallote, perfecto conocedor de la técnica del haikus, elabora su flash poético al tiempo que lo inmortaliza en la acuarela, y es en ese ensamblaje puro donde se produce el milagro de la sencilla hermosura. Nada sobra y nada falta. Se manifiesta lo preciso, o sea, la esencia, y desaparece, no solamente lo accesorio, sino también lo importante.

La realidad, lo sabemos todos, es cambiante; por ello la pintura retiene el instante y cuando la imagen se acompaña de la precisión de la palabra, de las diecisiete sílabas que van a nombrar al mundo que ha visionado el artista, la conjunción de imagen y verbo consigue que brote la manifestación sagrada, lo que ya es innombrable e imborrable.

He tenido la suerte, antes de pasear por la Feria del Libro de Málaga de encontrarme con “Sólo tiempo” de Francisco Basallote y estaría por asegurar que me va a costar trabajo encontrarme con algo parecido a “Bajo los árboles/ sólo el ruido del agua,/ la luz de abril.”

Y es que los milagros no proliferan como los hongos de la disimulada “poesía de la experiencia”

viernes, 28 de mayo de 2010

Abstenerse


Un todo músculo treintañero tenía agarrado con su mano izquierda el cuello a un anciano de más de 80 tacos mientras con la derecha le daba de hostias a toda pastilla. En la cafetería Lepanto de esta ciudad, Málaga, que todo lo acoge y todo lo silencia, estaban sentados dos señores de orden, catalán y canario ellos, comentando, al tiempo que sorbían sus respectivos cortados y fumaban sendos puros, el triste espectáculo que tenía lugar a escasos metros.

Estaban, lógicamente, en totalmente desacuerdo con lo que veían. Es una vergüenza, no hay derecho, lo va a matar, etc. De repente el de Canarias hizo un amago de levantarse y tomar parte por el débil, pero el de Catalunya, muy respetuoso, eso sí, y con tono pausado le sopló: -mira, bien pensado esto ni nos viene ni tampoco nos va.

Así que optaron por seguir charlando de los problemas de España, la crisis, Mourinho, Pep y la “roja”. Llegó una ambulancia y al viejete le tuvieron que poner oxígeno tras los esfuerzos que había realizado para salvarse del agarrotamiento de la izquierda del fornido y cobarde treintañero. Los dos abstencionistas espectadores se acercaron a los servicios médicos de la ambulancia para ayudarles a introducir en ella al pobre jubilado.

Este cuentecillo sin importancia en el que intento retratar que cuando alguien se abstiene en una trifulca entre un poderoso y un débil, lo que en realidad está haciendo es apretar la yugular del desheredado y subirlo posteriormente en la ambulancia es, justamente, lo que han hecho Convergencia i Unió y Coalición Canaria en la sesión del Congreso de los Diputados celebrada ayer.

Abstenerse en la congelación de la limosna de numerosos jubilados es una atrocidad política y social. En estas cuestiones de insolidaridad hay que mojarse, no cabe, pues, ahora la martingala de que esta es nuestra decisión por el bien de España, pues suena mal hasta la palabra España para ocasiones como las de ayer.

No me extrañaría que hoy, en los sondeos que realiza la canallesca, aparezca Durán i Lleida, como el vencedor del debate sin haberse mojado en la defensa del débil.

Así somos.

jueves, 27 de mayo de 2010

¡¡¡Salvemos Aználcollar!!!


Los habitantes de este castigado pueblo de Huelva, Aznalcóllar, se van a quedar sin su feria local por la maldita crisis. Primero fue lo del vertido de las minas, hace un suspiro los miles de peces muertos y ahora los niños se quedan sin cacharritos porque el señor Alcalde, y me parece justa la medida tomada, ha decidido no gastarse los 70.000 euros que cuesta el festejo y los va a dedicar a pagar una nómina de funcionarios y trabajadores.

Allí donde Celia Villalobos, secretaria cuarta de la Mesa del Congreso de los Diputados, con la finura que le caracteriza, llamaba a voces a Manolo, su chófer, al grito de “Manolo, coño, que salimos los últimos”, allí, o sea, en Madrid, el todopoderoso presidente del Real Madrid, don Florentino, fichaba al portugués Mourinho como nuevo entrenador del club merengue por la sabrosa cantidad, redondeemos la cifra, de doce millones de euros al año.

Un millón mensual se llevará el monstruo, que dividido entre 30 días, euros arriba euro abajo, sale a cerca de 34.000 euros diarios. No está mal para el portugués y para cualquier hijo de vecino. Con dos días de sueldo se monta la feria de Aznalcóllar.

No sé a ustedes, amigos y enemigos lectores, pero a mí me entran unas ganas enormes de abrir una cuenta corriente Pro-Feria de Aznalcóllar. Los que me conocen saben de mi manía de montar plataformas de todas clases y colores, pero esta sería la releche y la más justa de todas.

Todo por Juanillo o Mariquilla, el niño y la niña que se van a quedar sin sus carricoches de caballitos y cochecitos eléctricos, por María, la guapa onubense que no va a cubrir su bello cuerpo con el vestido blanco y verde que almidona con esmero, por Domingo, el jubilado que no jugará en la tómbola de las tablitas para hacerse con el codiciado jamón, queso y pan, por ellos y por todos sus habitantes, por Andalucía, España y la Humanidad, por nuestro orgullo y vergüenza.

Vamos, que si uno de ustedes, sea amigo o enemigo, me escribe un comentario en http://www.diariolatorre.es/ para que dé un paso hacia delante, el viernes me paso por una sucursal de Unicaja y abro la cuenta corriente.

No nos merecemos semejante desgracia, pero menos que nadie Juanillo, Mariquilla, María, Domingo, etc.

miércoles, 26 de mayo de 2010

Todo comenzó en Elche


Todo comenzó en Elche, tierras de palmeras y palmeros. Son palmeros los alcaldes socialistas que fueron a aplaudir a Zapatero en su primera intervención tras la crisis económica y la depresión personal.

Que yo no doy bandazos, decía con orgullo, y los palmeros lo jaleaban al grito de ¡valiente, valiente! No sabían los pelotas que veinticuatro horas después su “presi”, ZP, iba a determinar, bajo acuerdo del Consejo de Ministros y previsible publicación en el BOE, que a los regidores de España se les iba a prohibir, a partir de ayer, pedir créditos para adecentar jardines, arreglar baches, colocar cristales en los colegios, limpiar retretes, pagar nóminas y más cuestiones vecinales.

Cuando llegaron a sus pueblos se encontraron con el zapatazo propinado en la mismísima yugular de los patios de vecinos. Leído el golpe de estado a los ayuntamientos, sus primeros ediles tomaron los teléfonos para, con nocturnidad y alevosía, solicitar de la bancada privada millones de euros a fin de poder retirar basuras y preparar ferias que entretengan al personal.

Así pues, y dada la posible invasión de ratas en las vías de las villas, los alcaldes se reunieron en secreto y sin secreto e invadieron los aledaños de la Moncloa para comunicar a su inquilino la ruina que se aproximaba. Acojonado el bueno de Zapatero, pidió al impresor del BOE que insertara como errata la metedura de pata que va desde Aído a Trini pasando por la Salgado y Pepiño. Ante tal estado de cachondeo, se ha colocado en el Boletín Oficial del Estado que los alcaldes pueden pedir pelas hasta el próximo 31 de diciembre.

Y ahí van todos, rezando y pidiendo a la Virgen del Rocío que el director de la sucursal bancaria tenga a bien otorgarles la calderilla necesaria para regar la plaza mayor del pueblo.

Por otra parte, en el Congreso de los Diputados se ha aprobado una moción para que a los jubilados no se les congele la limosna y en el Senado, esa institución en la que dos andaluces, Montiila y Chaves, se entienden con pinganillos traductores, el personal de derechas patea la dimisión de Bambi, y el de izquierdas grita lo que los palmeros, a saber, ¡valiente, valiente!

Esto, España, es la pera.

Para reflexionar sobre la indecencia


Soy uno de tantos ciudadanos que recibe la tira de emails al cabo del día. De tarde en tarde aparece alguno que vale la pena. Todo lo que a continuación aparece entrecomillado es uno de ellos. Al final de él me aconsejan que no rompa la cadena. Es por ello que lo transcribo para que navegue por los océanos.

“Ha dicho la Vicepresidenta del gobierno que es indecente que mientrasla inflación es -1%, y tengamos más de 4.000.000 de parados, haya gente que no esté de acuerdo en alargar la jubilación a los 70 años. Me gustaría transmitirles a la señora Vicepresidenta y a todos los políticos lo que yo considero indecente:
Indecente es que el salario mínimo de un trabajador sea de 624 €/mes y el de un diputado de 3.996, pudiendo llegar, con dietas y otras prebendas, a 6.500 €/mes.Indecente es que un profesor, un maestro, un catedrático de universidad o un cirujano de la sanidad pública, ganen menos que el concejal de festejos de un ayuntamiento de tercera.Indecente es que los políticos se suban sus retribuciones en el porcentaje que les apetezca.Indecente es comparar la jubilación de un diputado con la de una viuda.Indecente es que un ciudadano tenga que cotizar 35 años para percibiruna jubilación y a los diputados les baste sólo con siete, y que losmiembros del gobierno, para cobrar la pensión máxima, sólo necesitenjurar o prometer el cargo.Indecente es colocar en la administración a miles de asesores (léase amigotes con sueldo) que ya desearían los técnicos más cualificados.Indecente es el ingente dinero destinado a sostener a los partidos,aprobado por los mismos políticos que viven de ello.Indecente es que a un político no se le exija superar una mínima prueba de capacidad para ejercer su cargo.Indecente es el coste que representa para los ciudadanos sus comidas,coches oficiales, chóferes, viajes y tarjetas de crédito por doquier.Indecente es que sus señorías, cuando cesan en el cargo, tengan uncolchón del 80% del sueldo durante 18 meses.Indecente es que ex ministros, ex secretarios de estado y altos cargosde la política, cuando cesan, son los únicos ciudadanos de este país quepueden legalmente percibir dos salarios del erario público.Indecente es que hablen de prolongar la edad de jubilación cuando acortarla daría puestos de trabajo a los jóvenes que ven marchitada la flor de su vida en las colas del INEM.Y mientras, hablan de política social y derechos sociales“Qué indecencia”

lunes, 24 de mayo de 2010

Los ricos


Rastreo por Internet y encuentro un publiscopio del periódico Público en el que el 87% de los encuestados están de acuerdo con una previsible subida de impuestos a los ricos. Obtengo una primera conclusión: nada más existen 13 ricos por cada 100 españoles.

Me voy al Diccionario de la Real Academia Española y leo que rico, en su primera acepción, significa adinerado, hacendado o acaudalado. Alguien parecido, según la ultraderecha, a José Bono.

En nuestro país se califica de rico, según los parámetros del fisco, a todos aquellos y aquellas que gozan de ingresos superiores a los 56.000 euros, por lo que habrá que convenir que casi todos los altos cargos de la Administración, tanto central como periféricas, gozan de tan alto privilegio. Incluimos en este apartado a una buena porción de alcaldes, tenientes alcaldes, concejales de urbanismo, diputados, senadores y mamporreros de todos ellos.

Hay un dicho popular que afirma que rico es el que menos necesita y no el que más tiene, puede ser verdad si se lleva a rajatabla.

Tras el trabucazo a pensionistas, funcionarios y mamás en estado de gracia (más de ocho millones de españoles, entre los que me honro pertenecer), se oye el famoso, tópico y ridículo tambor de guerra que suena desde hace un montón de años, a saber, que pague más el que más tiene.

Lo dicen, pregonan y se quedan tan panchos como si esa perogrullada no fuese así. Aquí, y en todos los países democráticos, el plomo de los impuestos descansa sobre las espaldas de las clases medias, sean éstas bajas o altas. Más claro, sobre los que tienen o tenemos nóminas. También endiñan, pero no tanto, las profesiones liberales.

A los ricos, de los que el Gran Judío dudaba sobre su entrada en el utópico cielo, no hay nadie con agallas para dejarlos en pelotas. Si lo intenta la Salgado, y ella lo sabe muy bien, se largan a la primera de cambio con la hucha por la red.

Al final, personalmente me queda el consuelo de aquello que decía mi madre, la señora Antonia: era tan pobre tan pobre que nada más tenía dinero.

domingo, 23 de mayo de 2010

Mercadillo


Camino del mercadillo
ni volviste la cabeza.
En tu camino alocado
yo olfateé tu melena.
Con bolsa de luna verde
erguida ibas, casi tiesa.
Sardinas, jureles, meros,
lisas, besugos y brecas,
blancos lenguados, coquinas,
casi medio kilo pesan
las gambas que tú compraste.
Manzanas, naranjas, peras,
uvas y melocotones,
escogiste las ciruelas
y caminando seguiste
camino de la vereda
donde crecen amapolas
como placitas en fiesta.
Suspiraban los gladiolos
con los besos de tus pienas.

sábado, 22 de mayo de 2010

Poesía y fútbol en Sevilla


Lo saben mis adictos, soy sevillista. Lo saben mis lectores, soy poeta. Brinco con el Sevilla FC y me apaciguo con la poesía. Esta es una historia de pasión y ritmo endecasilábico.

Todo empezó el miércoles, día 19, a las nueve y media de la noche. Final de la Copa del Rey. Capel a los cuatro minutos introdujo el balón en la portería del Atlético de Madrid. Canté gol en la soledad de casa. No sonó el teléfono. Los amigos obviaron mi alegría. Peor para ellos. El segundo tiempo lo vi en el bar Gran Vía, calle Don Cristián. Antes asomé el careto por el cristal de la ventana de Gol Norte. En el extremo, o sea, en Gol Sur, observé a cuatro amantes del fútbol y de una copa compartida. Amigos todos. Ignacio, consorte sevillista, pero madridista; Fernando, de la Cultural Leonea; Manolo, bético hasta la médula; Pepe, madridista mesurado; y Antonio, catalino y dueño del bar-estadio. Buena gente. A dos minutos del final, Jesús Navas rubricó el segundo. Abrazos, besos y hasta Manolo el bético me dio la enhorabuena. Un detalle a tener en cuenta. “Llena Antonio”. Y bebimos. El teléfono, silencioso. Ni un detalle de amistad. Que os den, pensé y hoy lo rubrico. Envidiosos de la alegría.

Un mensaje se aposentó en el móvil. El poeta sevillano Víctor Jiménez había enviado un lacónico mensaje: “Enhorabuena, campeón.” El también es palangana.

Día 20, jueves. Marcho a Sevilla a un recital de poesía. Me acompañan en el acto Ángela Valvey, premio de poesía Ateneo de Sevilla, premio Nadal de novela y finalista del Planeta; y Víctor, gran poeta y estupendo sevillista. También tiene sus premios y también otras glorias, ya saben, sevillista.

Frente a la Giralda leen sus poemas. El público atiende sus mensajes. Sus poéticas calan. Lo abstracto se une a lo concreto y la cosmovisión conjuga la lírica con lo próximo. Distintas percepciones del mundo tienen cabida en la perfecta cabriola de la poesía. Es el milagro de la palabra.

Salimos. La Giralda nos acoge. A su espalda, la caravana sevillista sale de la catedral. Es la bulla y el jolgorio. Se oye el himno del Centenario. Sevillista seré hasta la muerte. Nos integramos en el grito y el asombro. Clic para la historia. Foto al canto. Renato, Kanouté, Navas, etc.

Pues sí, queridos lectores, uno puede sentir pasión por unos colores y amar la poesía. Todo es compatible. Hasta el amor y el odio.

Os perdono, queridos amigos, Aunque vuestro silencio cercenó compartir mi alegría. Ay Montes, Valentín, Chema, Quesada, Lomas, Sarria…

Os quiero, pero decir algo, coño, pues también esto es una buena noticia o una obra de teatro o una escalera de color o un tratado de Sartre o algo parecido a Valle Inclán o tan importante como ERES.

Venga, acudid a mí, os invito a una copa o a dos en Gran Vía, sagrado lugar, custodia del fútbol y liturgia del buen beber. Que sí, que os invito. Prometo no llevar el sombrero de Del Nido.

viernes, 21 de mayo de 2010

En defensa del funcionario




Dicen las encuestas que la opinión pública está a favor del tijeretazo dado a la nómina mensual del funcionario. Y todo porque tienen un sueldo seguro que le permite dividir por treinta y amoldar su gasto al cociente resultante.

Como un servidor ha sido un triste funcionario docente durante toda lo que llevo de existencia, a excepción de los últimos cuatro años en que milito en el ejército de jubilados, no tengo más remedio que echar un cante a favor de los “odiados” compañeros en activo.

Lo primero sería dejar claro la diferencia que existe entre el funcionario y la legión de enchufados, paniaguados, primos, chupópteros, cuñados de los primos, que viven del cuento en las mil y una empresas públicas creadas por la clase política para refugio de los que no hincaron el codo y tartamudearon en pruebas orales ante aquellos tribunales habilitados para discernir la solvencia del opositor.

La primera oposición que realicé fue la de ingreso en el escalafón del Magisterio Nacional, consistente en unas pruebas escritas, orales y prácticas que realicé en Sevilla en una guerra a muerte por sacar una de las diecisiete plazas convocadas. Aprobé a la primera y a la primera, en una Escuela Unitaria de “El Cerro Blanco” de Dos Hermanas (Sevilla), experimente aquel dicho, hoy es pura anécdota, de pasar más hambre que un Maestro Escuela. Me largaron 670 pesetas (4 euros) para tirar y estirar el mes y aquella limosna nada más que daba para miseria, por lo que inicié aquello que se conocía como clases particulares, calderilla que venía bien para la compra de cigarrillos Ideales, todo un camelo.

Para cambiar de lugar, hice mis segundas oposiciones, llamadas “a plazas de más de 10.000 habitantes”. Creo que fue ahí donde el helicobacter comenzó a hacer de las suyas en el duodeno. En fín, que las gané y me trasladé a Melilla, mi tierra natal. Lo de las pelas ya había cambiado algo y, además, en la fenicia Rusaddir se cobraba algo más que en la península.

Como soy culillo de mal agüero, y eso lo demuestra mi corta pero densa vida política, oposité al Cuerpo Técnico de Directores Escolares, cuerpo finiquitado por Felipe González como en su día lo fuese la Colección de Poesía “Ancha del Carmen” por Miguel Briones que, con el Vº Bº de don Francisco de la Torre Prados, convirtió en negra noche la blanca colección poética.

Y aquí estoy, dividiendo todavía por treinta, tras pasar por Cártama y el histórico Grupo Bergamín.

Fui funcionario a secas, pero orgulloso de múltiples innovaciones pedagógicas. Eso sí, en silencio.

jueves, 20 de mayo de 2010

Durán i Lleida, caput


Este buen hombre de actitud seria, pulcro, elegante, democristiano, diputado de CiU, de apellidos Durán i Lleida, natural de Aragón pero catalán hasta la médula, anda estos últimos días de boca en boca, de tertulia en tertulia y de noticia en noticia. Hasta hace un par de días, Luis María Ansón, miembro de la Real Academia Española, lo postulaba para presidente del Gobierno de España.

Pero Durán i Lleida hoy dice una cosa y mañana la contraria. Se coloca al amanecer en contra de la congelación de las pensiones y cuando cae la tarde aboga por abstenerse en la ya inminente votación. Eso sí, con esa seriedad propia de los que cantan la gallina a la primera de cambio.

En la política española estamos un poco hartos de la vitola de visión de Estado con la que se adornan los hombres y mujeres de CiU, gentes de derecha y de orden que igual apoyaron a Suárez, Felipe o Aznar y hoy lo hacen con Zapatero, siempre a la búsqueda de una prebenda para Cataluña. Y hacen bien, pues miran por los suyos.

Hoy este hombre, Durán i Lleida, ha dado con la solución para amortiguar el déficit al anunciar que se retire el discutido PER a los hombres y mujeres de los campos de Andalucía, esa limosna oficial que ha guillotinado el orgullo del jornalero andaluz. Por aquí abajo, por el Sur, sabemos que esta especie de Caritas gubernamental, el PER, trae consigo picarescas prácticas en su aplicación, pero también sabemos que gracias a él existe una paz social en Andalucía, y es que las revoluciones empiezan a gestarse en el estómago y en ese sonar de tripas que se oye cuando el apetito lleva camino de transformarse en hambre.

El señor Durán ha caído en picado y se ha puesto a la misma altura que Zapatero, o sea, intentar salvar la bilateralidad de Cataluña y España como naciones independientes, la embajadas catalanas en el exterior, los fastos y sueldazos de la clase política comandada por el nacionalismo excluyente, etc., a costa de los más débiles, ya saben, las mamás y jubilados, con el zurcido ahora de la arcaica estirpe andaluza que cantara el poeta Miguel Hernández.

Ya está bien de vampiros, excelentísimo señor Durán i Lleida.

miércoles, 19 de mayo de 2010

Camps y el chulo de putas


Poco entiendo de trajes y demás prendas de vestir. En contadas ocasiones me he acercado a un comercio para comprar tales atuendos. Me dejo llevar por el gusto de la parienta y, que yo recuerde, solamente en una ocasión he adquirido una americana verde pistacho que hizo las envidias del mundo poético. Era de todo menos discreta, de ahí la pelusa que creaba a su alrededor.

Lo que se dice regalos, los propios de la Noche de Reyes y siempre de la mano de familiares. Ello no quiere decir que no recibiese promesas de ellos. En especial en los tiempos que ejercía de Director de Grupo Escolar y se abría el plazo de matricular a la chavalería. Las madres, siempre eran las madres, llegaban con la solicitud en una mano y en la otra la promesa fácil de “don José usted esto no lo perderá”, pero la espera siempre fue tan grande que el pollo o la tripa de salchichón debió perderse por el camino.

El Tribunal Supremo ha dictaminado que los famosos trajes de Francisco Camps, Presidente de la Generalitat Valenciana, los ha recibido aparentemente de forma repetida y con cierta opacidad. No sé en qué puede terminar este presunto chalaneo de trajes y favores, pero lo que sí tengo claro es la rareza de este maniquí valenciano al que parece ha vestido El bigotes y sus amiguetes. Lo extraño, no entro en la penumbra de la moral del señor Camps, es que aceptase y/o pidiese, presuntamente por supuesto, trajes como regalos. Lo digo porque con el talle de filigrana que posee, debe ser muy difícil encasquetarse a la primera de cambio un traje que le caiga de puta madre, o sea, que debía pasear su talle de sastrería en sastrería para que le tomasen medida y encajase el traje en el esqueleto del gobernante, eso y además tomarle medida en la cojonera con el respingo que siempre produce la contumaz medición.

Cuando el chulo de putas era un chulo, su puta siempre le regalaba o un buen anillo, discreto como mi americana verde pistacho, o un traje para que lo pasease de forma pinturera. Quiero decir, no sé si lo hago correctamente, que el traje como regalo era propio de esa extraña sociedad conformada entre la explotada y el explotador.

No seré yo el que insinúe que Camps se mueve en ese fango social, pero si digo que aceptar trajes como regalos ha sido siempre propio del chulo de putas. Y es que hay que tener muy mal gusto.

martes, 18 de mayo de 2010

El cerebro masculino


Según la famosa neuropsiquiatra Louan Brizendine, el hombre necesita tan sólo 12 centésimas de segundo para decidir si una mujer le resulta interesante sexualmente, o sea, la mira y clic; cosa bien diferente es si la dama caerá en la red del macho.

Está claro que en este mundo cada quisque hace aquello que le da la real gana, que bien puede ser un Real decretazo. Y si no que se lo pregunten a los jubilados con el clic que les ha largado el presidente Zapatero, por cierto que esta saga, a la cual pertenezco, que ya de por sí tiene mermada su capacidad sexual, al haber sido congelada en su perraje y ante el posible copago de fármacos que estiren la minina lo de las 12 centésimas de segundo es una auténtica utopía.

Pues bien, resulta que la neuróloga en cuestión ha escrito un libro titulado El cerebro masculino en el que segura que se ha adentrado en la estructura del cerebro del hombre para descubrir que hay dentro de su mollera, por lo que demuestra poseer un valor acreditado.

Ella, la buena señora, intenta dar explicación al porqué los hombres no pueden quitar los ojos de unas buenas curvas o al hecho de que los varones siempre están liados con bromas de contenido sexual, y ha llegado a la conclusión que el hombre piensa en el sexo tres veces más que la mujer, o sea, que piensa tres veces menos que ella.

Es en esas desigualdades donde tiene su razón de ser el Ministerio de Igualdad de Bibiana Aído que el acomplejado Mariano Rajoy quiere suprimir, ea, pues no.

La neuróloga hace un detallado estudio de las diferencias que existen entre el cerebro masculino y femenino durante el periodo de gestación, pero nos vamos a quedar solamente en el volumen de la zona existente en el seso para el ejercicio de la sexualidad que, lo que es la vida, es dos veces y media mayor en nosotros.

Sin embargo no me salían las cuentas en carne propia, hasta que al final de la lectura de un extenso documento sobre el libro, resulta que con el paso de los años la mujer iguala e incluso llega a superar al hombre en dicho volumen.

Ya decía yo.

lunes, 17 de mayo de 2010

Ser o no ser de izquierda: esa es la cuestión


El Gobierno, a través del polifacético ministro José Blanco, confía en que los sindicatos UGT y CCOO den una respuesta proporcionada al plan de ajustes anunciado por el Presidente Zapatero.

Vamos, que los mandamases políticos confían en que sus primos hermanos Cándido y Toxo no se salgan de madre a la hora de “canalizar” el posible disgusto de funcionarios, pensionistas y madres. Es curioso saber que reconocen que existe un cierto malestar en nuestra anónima sociedad, pero rápidamente se aprestan a que los agentes sociales de UGT y CCOO no aprieten las roscas más allá de lo políticamente correcto.

Desde luego que no será un servidor el que abogue por una huelga general que apolille más la ruina que se cierne sobre nosotros. No se trata, pues, de atizar el cabreo para que la olla estalle, sino de opinar en voz alta, o sea, por escrito y con el careto en el ángulo superior izquierdo, sobre parte de lo que pienso del tijeretazo y otras plagas que nos inundan.

Vaya por delante que parte del sarpullido nacional se debe a que el soplamocos en cuestión viene de la mano izquierda, sin olvidar que, junto a los paganinis, jubilados y funcionarios, existe la envidiable cantidad de cerca de cinco millones de parados, hecho que añade un plus de peligrosidad a los recortes sociales anunciados.

¿Existía otra forma de intentar reajustar nuestro déficit? ¿Era posible que la llamada izquierda socialista hubiese colocado sobre la tribuna del Congreso de los Diputados otro plan para insuflar vitaminas a la raquítica salud de nuestra economía?

Pues claro que sí, pero para ello habría que ser verdaderamente de izquierdas, o sea, con las tijeras en la mano izquierda, y sin que tiemble el pulso, cortar por lo sano buena parte de la ayuda estatal a la banca privada, o hacerlo con partidas presupuestarias militares y, si me apuran mucho, reducir determinadas ayudas a la Iglesia Católica, pero para ello es primordial ser verdaderamente de izquierda.

De lo que se deduce que no hay política de izquierda, sino política “siniestra”. Y todo porque no hay un par o porque Obama, Merkel y demás no lo permiten.

Vamos que a ZP y demás compañeros se les ha visto el plumero a la hora de la verdad. Y es eso lo que no perdona un gran sector de la sociedad.

Ya está bien de bobadas y de arremeter contra la legión de jubilados.

sábado, 15 de mayo de 2010

La noria



Estábamos cenando el pasado jueves en Baeza, tal vez algo más de la cuenta para estos tiempos de canina que corren, cuando uno de los asistentes recibió un sms de CCOO anunciándole un paro en la Administración Pública para el próximo 2 de junio y un escueto ¡movilízate!

No es que el anuncio nos diera la noche, pero sí es cierto que pasamos de hablar de Antonio Machado a hacerlo sobre Zapatero y su tijeretazo a la yugular de los funcionarios, al prepucio de los padres que se la juegan y al puchero de los jubilados.

Lo que se dice plenamente de acuerdo no había nadie, los que sí lo estaban en parte eran un par y el resto en total desacuerdo, pero todos, de una forma u otra, coincidíamos en que la forma de concebir el anuncio había sido un auténtico trabucazo que se puede llevar por delante al inquilino de La Moncloa.

Estas ruinas hay que anunciarlas con suavidad, si es posible con una sonrisa, sobando el lomo de los afectados y argumentando que no somos Grecia, pero que llevamos camino de serlo. Pero eso de ahora te vas a enterar de lo que cuesta un peine no es de recibo. El cuerpo, como dice el pueblo, hay que hacerlo. En cosas del sexo, no se trata de aquí te cojo aquí te follo, sino que todo forma parte de una liturgia de acurrucos, caricias y sobeos que sirvan de tránsito para el momento culmen.

Sabedor de ello, el Gobierno se ha lanzado a un contraataque explicatorio y anda eligiendo los personajes, lugares y franjas horarias donde poder sintonizar con las víctimas y tranquilizarlas sin necesidad de que la población efectúe un elevado consumo de valium.

De manera que esta noche, el mejor de todos los ministros en esa difícil tarea de convencer y explicarse, José Blanco, ha elegido el programa La Noria para hacer a la audiencia una paja mental. Soy enemigo de trasladar lo esencial al campo de lo accesorio, pero podría ser que esta noche ese batiburrillo de “La Noria” alcance su mayor índice de audiencias ante el numerito que se prevé.

Desde luego que por vez primera, siempre tiene que haber una primera vez, me apuntaré al vértigo de la noria.

viernes, 14 de mayo de 2010

Bono: ¿Socialista y cristiano?


Afirma el excelentísimo señor don José Bono que le persiguen por ser socialista y cristiano.

Vaya por delante que no soy fans, ni siquiera lector, del periódico “La Gaceta”, que es el autor de la “Cruzada” contra él, y no me introduzco, ni siquiera me deslizo, en averiguar si es cierto o no el conglomerado de propiedades que parece poseer el Presidente de Congreso de los Diputados, aunque, según él mismo reconoce, sí son ciertas tantas escrituras de propiedad.

Recuerdo aquellos tiempos, qué tiempos, oh Dios, en que en esta ciudad que todo lo acoge y todo lo silencia, Málaga, dialogábamos, bajo la santa y sutil batuta del obispo Ramón Buxarrais, sobre el binomio “marxismo-cristianismo”.

Los socialistas, si son de verdad, son perseguidos en regímenes dictatoriales de derechas, y los cristianos, si también son de verdad, son machacados en países religiosos de corte fundamentalista y también en dictaduras, sean de izquierdas o derechas, pues son siempre “elementos” peligrosos para ambos sistemas. Dicho de otra forma, los cristianos, y no me estoy refiriendo a los católicos practicantes, de toda la vida corren más peligro que los socialistas a secas. Ahora bien, si uno es cristiano y socialista el riesgo es inmensamente mayor.

La existencia, ese camino por donde la vida se desliza, me ha llevado a la triste conclusión de que cristianos, lo que se dice cristianos, no existen más de diez, y socialistas, lo que se dice socialistas, deben andar por la veintena; pero socialistas y cristianos, o viceversa, pueden sobrar un par de dedos de una sola mano al contarlos.

Unos de los rasgos fundamentales de cualquiera de estas estirpes en riesgo de extinción, socialistas y/o cristianos, es el intercambio cultural con los desheredados y el total desprendimiento económico para con ellos, o sea, hacerse uno más de ellos y, lo más importante, entre ellos.

El señor Bono sí es del PSOE, lo que no quiere decir que sea socialista en la auténtica acepción del término socialista. Sé que es discutible, lo que acabo de afirmar o negar, pero lo que no admite discusión, es que con tantas escrituras en el talego no se puede ser cristiano, a lo más, católico, una forma de ser oficialista religioso, al igual que con el carnet del PSOE se es socialista oficial.

Señor Bono: faroles, los mínimos.

jueves, 13 de mayo de 2010

¡Hostias: la crisis!


Todo dios decía a Zapatero “cuidadito que viene el lobo”. Que se lo apuntase Rajoy no tenía demasiada credibilidad, al fin y al cabo es la mosca cojonera cuya única misión, por ahora, es la de incrustarse en las partes íntimas del Presidente y arrearle ladillas a toda pastilla, pero llegaron el Gobernador del Banco de España, nada sospechoso, la Unión Europea, el Fondo Monetario Internacional y la Asociación de Vecinos del Barrio de la Trinidad, y nada, no había nada que hacer. El Presidente gastaba nuestros dineros con una alegría desmedida. Lo suyo, decía el buen hombre y hábil despilfarrador, era cuestión de ideología económica. En esto llegaron los llamados especuladores, gente que arriesga como el jugador de casino a pleno en el 32, rojo, para y pasa, y arrasaron y siguen arrasando.

Que no somos Grecia, decían los grandes estadistas Pepe Blanco y Leire Pajín, magnifico dúo que con la incorporación de ZP, configuran la gran trinidad intelectual que mira por nuestros intereses.

A esto que llegaron la Merkel y el Sakorzi y le gritaron al oído que la cosa estaba jodida y bien jodida. Su buen amigo, el Nobel Obama le echó el teléfono y le obligó a que cogiese las tijeras y cortase por lo sano el chorro de euros que nos conducía al ahogamiento. Y ¡zas!, se ha puesto a pegar tijeretazos a su propia ideología.

El personal proletario esperaba que pegase un par de hostias a las clases adineradas, pero fue incapaz de echarle cojones. Así que se le ocurrió lo más fácil, o sea, machacar a los débiles. Y se fue directamente a los jubilados. Que mirad, queridos viejos, que como no gastáis energía os congelo la limosna mensual y de paso, si os ponéis chulos, os recorto el valium y el pastilleo para bajar el colesterol. Y dicho y hecho.

A los empleados públicos, que esperaban una insufrible congelación, les ha quitado 5 de cada 100 euros para este año y de una tacada. Y el ejército de la nómina segura se ha quedado de piedra.

El polvo de los 2.500 euros ha pasado a la historia, y ahora las parejas volverán al condón de toda la vida. A la política de desarrollo nacional, le ha birlado 600 millones de euros y a Fomento, el único ministerio que puede contagiar empleo, le ha reducido 6.000 millones de euros.

Era verdad, hostia, lo de la crisis era verdad. Nos salva Bibiana con la igualdad, Corredor con la vivienda y Trini Jiménez con la maldita vacuna que contra la gripe porcina me metieron en la paletilla derecha.

Que Dios nos coja confesados, pues esto es tan sólo el principio.

miércoles, 12 de mayo de 2010

¿Cambio del modelo de Estado?


Nos reunimos los lunes y hablamos de todo. Llevamos más de dieciséis años con la misma matraca, hablar. El pasado lunes invitamos a expertos en Internet y a alguien que deseaba explicarnos la necesidad actual de que el Estado español cambie su modelo. No se refería a la decantación de la República por la Monarquía Parlamentaria, sino a una especie de marcha atrás en el sistema autonómico que se dio la españolada allá por 1978. En resumen, a que el Gobierno central recoja el chambel de algunas transferencias esenciales, Justicia, Educación e Igualdad de la chachi, para intentar recomponer este desvarío que se traen hoy los nuevos reinos de Taifas. El buen hombre se dio un plazo de cincuenta años para ello.

En mi corta intervención intenté unir los dos temas: Internet y Política pura y dura. Lo que vine a decir es que en este mundo globalizado el lenguaje, o sea, la comunicación, como siempre, será la solución para alcanzar nuevas metas.

Pero hoy, argumenté, al menos en España, ante el auge de Internet, se dan tres clases de ciudadanos, a saber: el analfabeto digital, el alfabeto digital y el nativo digital. Intentaba hacerles ver que todos los que estábamos reunidos alrededor de la mesa éramos alfabetos digitales, dicho de otra forma, personas que intentamos adaptarnos a las nuevas tendencias de comunicación, aunque en el fondo existía una mayor apuesta de nosotros hacia la palabra y el papel. Por otra parte, una inmensa mayoría de la ciudadanía era analfabeta digital, un sector al que ni le interesaba aprender el milagro del sistema binario y mucho menos comprenderlo. Y por último, intenté convencer a los amigos de la existencia del nativo digital, los nacidos en esta era de la telecomunicación.

Les puse como ejemplo la entrada del ordenador personal en las aulas de sexto de primaria y como los chavales y chavalas de once años, nativos digitales, bostezaban ante las explicaciones de sus profesores, alfabetos digitales. Les llevan la delantera en todo.

Cuando un simple error informático, o no fue error, estuvo a punto hace una semana de tumbar el mundo financiero caí en la cuenta que a esta sociedad actual, paternalista y ambigua, le queda algo más de tres telediarios.

Miré al invitado y le comenté que en mucho menos tiempo de cincuenta años cambiará el actual modelo mundial que soportamos.

No sé si para bien o para mal, pero cambiará en sus raíces.

martes, 11 de mayo de 2010

Moción de censura


Ha quedado claro que Angela Merkel, canciller de Alemania, es en la actualidad el único personaje público dotado de seriedad para ejercer de política. A su lado, los Zapatero, Rajoy, Sarkozy, Berlusconi, Cameron o Brown, entre otros, son unos pardillos siempre a la caza y captura del voto. Y además, es mujer.

Con un 80% en contra de la opinión pública, por el caudal de millones de euros concedido a Grecia para la salvación de la moneda europea, ha acudido a las elecciones en Renania y se ha llevado un fuerte varapalo electoral. Podía Angela haber pospuesto la ayuda una semana, pero sabiendo del peligro que se cernía sobre helenos, españoles y portugueses, no ha dudado un instante en saber que lo esencial supera a lo importante y lo accesorio, o sea, al poder, y ha inyectado esperanza a esta Europa en peligro de extinción.

Cuando eso ocurre, va Rajoy y proclama que el señor Camps, diga lo que diga la Justicia, será el candidato del PP a la presidencia de la Comunidad Valenciana, mientras a Zapatero le sacan los colores por Bruselas y el buen hombre se acogota otra vez y, por fin, a instancias de la señora Angela, promete reducir el déficit público español.

Sabiendo que mi opinión no vale para nada, a lo más para un rato de conversación acodado en la barra de un bar, la única salida que hoy tiene la política española es que Rajoy presente una moción de censura a Zapatero en el Congreso y que la gane o la pierda, pero que se aclare de una puñetera vez si el notario en excedencia tiene capacidad suficiente para gobernar este país llamado España.

Una moción de censura tiene un doble efecto. Digamos que el primero en importancia es desbancar constitucionalmente al actual presidente de la bancada azul; para ello es necesario obtener mayoría absoluta, o sea, más de 175 votos.

Sin embargo, el segundo de los efectos, gane o pierda parlamentariamente la moción de censura, es obtener un aprobado general en la opinión pública, o sea, demostrar al pueblo que tiene las agallas y los conocimientos necesarios para sacar al país de la crisis.

Que Rajoy se deje de mandangas y Zapatero de cabriolas es lo que reclama el pueblo.

Creo yo.

lunes, 10 de mayo de 2010

La perla


De todas las parábolas -esa forma de enseñar al pueblo con sencillos cuentos extraídos de la vida común- contenidas en los libros que parecen narrar los dichos y hechos de Jesús de Nazaret, existe una de gran contenido plural, o sea, aplicable a otras vivencias más allá de la estrictamente religiosa. El cuento, la parábola en cuestión, es la pequeña historia del mercader de perlas, el agente comercial ocupado en la compra y venta de las mismas que un día, pura chorra, se encuentra con la perla, y contento y entusiasmado vende todas las que tenía para adquirir la del hallazgo. El protagonista de los Evangelios compara esa (la) perla en particular con el Reino, tal vez sea más teológico decir Reinado de Dios.

En el campo del amor, este ejemplo es fácilmente comprendido por los que alguna vez se han enamorado, algo distinto a querer o cariño. Los que aman o han amado son una muy rara especie en riesgo de extinción. A veces los hombres y mujeres andan entretenidos en la búsqueda del otro u otra. Van encontrando en su camino la diversidad cultivada, a saber, un collar de perlas iguales. Un día, porque sí, no hay más explicación en estas cosas, se encuentra con otra u otro que no forma parte del collarín de hombres y mujeres iguales o fotocopiado/as, y todo se hace fiesta.

En otros campos, por ejemplo la poesía, nos entregan fotocopias de un mismo poema original, aunque con el tipo de letra ligeramente cambiado. Esos poemas pasan de largo, como una especie de silbo sin roce de hojas, de vida. En ese recorrido diario por la lectura poética, un día, también porque sí, un poema abre la intimidad de la puerta de la conmoción y se produce el milagro, la poesía.

En política es más difícil encontrar la perla, quizás porque la política tiene muy poco de poesía y nada de amor. Además, en la retranca se encuentran los otros mercaderes de la cosa política para hacernos ver que lo que parece relucir como perla verdadera es una vulgar perla cultivada, una más del clónico collar de la bisutería ramplona de escaparate.

Querido lector o lectora, a poco que usted escudriñe en los titulares de lo mediático, llegará a comprender lo vacuo de ellos. Nunca se encuentra en lo aparatoso la verdad, la vida, la perla o el amor. Todo ello yace escondido en la sencillez de la humildad.

domingo, 9 de mayo de 2010

ROMANCE DE LA CALLE SANCHA DE LARA


Cartones desparramados
hacían de negras mantas,
sus ropas, santos deshechos,
le cubrían como sábanas.
Antonio Gómez, mendigo,
ay calle Sancha de Lara,
hotel de estrellas azules,
sábado de madrugada.
Reptiles con almas verdes
abren despacio una lata
y escupen su contenido
por la morena garganta,
el líquido indeseable
en su cara se hace lava.
La catedral se sonroja
de su puerta cancelada,
mi Dios en la noche duerme
mi Dios de noche descansa
como duerme Antonio Gómez
en calle Sancha de Lara.
Una luciérnaga alumbra
las tinieblas de mi Málaga,
los cartones se despiertan
prendiendo lenguas amargas
que comen carne de hombre
en calle Sancha de Lara.
Antonio Gómez, mendigo
del progreso de esta España,
entre mantas de cartones
arde como antorcha humana.

(Romance que narra un hecho real sucedido en Marzo de 1992 en Málaga, año de Olimpiadas y Expos, y por el que la sociedad malagueña, incluida la poética, se encogió de hombros)

sábado, 8 de mayo de 2010

Una maravillosa noche


La noche del pasado jueves viví la felicidad a tope en Antequera. Iba predispuesto al asombro, pues ahí, en esa esquina, la del asombro, es el lugar idóneo para encontrarla. Me tocaba la difícil tarea de presentar en un recital “… de poesía con Unicaja” a dos grandes poetas: Manuel Alcántara y María Victoria Atencia, unidos por primera vez ante un público amante del milagro de la palabra.

Penetré sus obras, intenté apropiarme de sus leves y sencillas maneras de concebir el hecho poético y encontré entre sus papeles dos poemas con el mismo título: Mar.

De manera que comencé la liturgia del ofertorio leyendo ambos. Primero fue el de María Victoria: “Bajo mi cama estáis, conchas, algas, arenas:/ comienza vuestro frío donde acaban mis sábanas./ Rozaría una jábega con descolgar los brazos/ y su red tendería del palo de mesana/ de este lecho flotante entre ataúd y tina./ Cuando cierro los ojos se me cubren de escamas.// Cuando cierro los ojos, el viento del Estrecho/ pone olor de Guinea en la ropa mojada,/ pone sal en un cesto de flores y racimos/ de uvas verdes y negras encima de mi almohada,/ pone henchido el insomnio, y en un larguero entonces/ me siento con mi sueño a ver pasar el agua.”

Continué con el poema del maestro Alcántara: “En medio de la noche el mar sin sueño/ cuenta peces y estrellas desvelado;/ en medio de la noche el mar cansado,/ como un perro olvidado por su dueño.// La ola se frunce en numeroso empeño,/ algas condecorándole el costado,/ y el mar dentro del mar ha naufragado/ igual que un río frágil y pequeño.// Lluvia de Dios sirviera de semilla/ a su arboleda azul y su cadena/ cuando el mar se inventaba aquella orilla.// Una postura suya busca el centro;/ desertor inconforme de la arena,/ el mar tiene un dolor de tierra adentro.”

Una misma realidad y dos diferentes ensoñaciones convertidas en milagros. Y es que la palabra cuando cascabelea en ritmo endecasilábico, adquiere caracteres de mágica prestancia.

María Victoria y Manuel encandilaron al público, del que yo formaba parte. Y llegó el postre, ya saben, la ceremonia de la conversación ocurrente e íntima.

Total, que fui feliz.

viernes, 7 de mayo de 2010

Enchufados


Tras posar juntos y disjuntos Zapatero y Rajoy, al resto de formaciones políticas le ha entrado el sarampión de la pelusa y todos sus dirigentes desean retratarse en el locutorio de La Moncloa. ¿Qué tendrá el dichoso Palacete que todos adoran?

Y si se piensa con un poco de mala uva, que es la única forma de ser objetivo, podríamos deducir que de muy poco ha servido la sentada de cerca de tres horas entre gobierno y oposición.

Dos puntos han sido lo tratado. Por un lado aprobar la pasta que vamos a prestar a los griegos y que España tendrá que pedir al sector financiero, y por otro ponerse un plazo de tres meses para recomponer el puzzle de las Cajas de Ahorros. Esos dos puntos ya habían sido pespunteados con anterioridad y, por ejemplo, ninguna formación política, de boquilla para afuera, había osado criticar la generosidad que el Estado ejerce con nuestro dinero para aliviar la crisis helena que ya, por desgracia, se ha cobrado sus tres primeros muertos sin intereses añadidos, por ahora.

Sobre las Cajas, la reforma de su Ley y la urgencia de fusiones entre ellas, todo hace pensar que ambos líderes se han repartido a lo largo y ancho de la piel de toro todos los cajeros “euros 6000” a fin de que no existan extrañas interferencias.

Todo ello, ya decía, echándole un poquito de mala uva al presunto análisis, pero si uno se dejara llevar por las habladurías de la calle, de la barra del bar y del que vende verduras en su pequeño comercio, nuestros líderes, mejor los suyos, saldrían malparados si tuviesen la oportunidad de escuchar el clamor de la desconfianza.

Y es que el vecindario se sorprende de la ruina, porque esto es una ruina, no una crisis, pueda tener solución con el numeroso ejército de talibanes enchufados que engordan las filas de los feudos socialistas y populares. Y dicen los pobres, me refiero a los vecinos, que hay que ponerlos de patitas en la calle por ineficaces y chupópteros.

Desconocen los del “patio de mi casa” que ese ejército es la auténtica y poderosa retaguardia que mantiene en el poder a la vanguardia.

De la vanguardia ya hablaremos. Todo llegará.

miércoles, 5 de mayo de 2010

Ni un si ni un no


Angel Cristo, con un látigo o un simple palo, domaba a leones y tigres. Pasado un tiempo los zarpazos de la vida pudieron con él. Descanse en paz.

Y es que la vida, cuando menos se espera, abre sus garras y va a por uno de todas todas. Y aunque hay santos que afirman que Dios aprieta pero no ahoga, la verdad es otra. Y si no que se lo pregunten a los griegos que andan a mamporrazos con la crisis.

Por aquí, por España, las cosas no van todo lo bien que uno quisiera. No se trata ya de la retirada del velo islámico o del crucifijo y simplezas por el estilo, sino del pan nuestro de cada día que, según agoreros, parece que será repartido semanalmente a poco que sigamos creyéndonos potentes y todopoderosos. Así, hoy hemos comprobado que los inversores en bolsa, llamados también especuladores, han retirado millones de euros y los han desplazado a lugares más seguros, al tiempo que nosotros sacábamos pecho publicando una raquítica cifra de ciudadanos que han encontrado un puesto de trabajo.

Llegan, agolpándose en nuestros oídos, sonidos de tambores de ruina. Nuestro jefe en fila, Rodríguez Zapatero, al que va estropeándosele la cara de mal en peor, ha emplazado a nuestro jefe en la oposición, Mariano Rajoy, que ya la tiene destrozada, a tener hoy un encuentro para tratar sobre la ayuda a Grecia y la fusión de Cajas de Ahorros. A nadie se le escapa que el que desgobierna, ZP, busca algo más, y al que atiza, MR, se la trae floja lo que quiera el otro.

A esta hora de la película, todos los que tengan un par de dedos de frente saben que España no puede seguir tal como va, a saber, endeudadas todas sus instituciones, sin confianza en ellas, con un ejército de funcionarios, con la Seguridad Social en el filo de la navaja, con cuadrillas de enchufados en todo sitio y lugar, hipotecada hasta el tuétano, buscando un colchón donde guardar los ahorrillos, con una banca en busca de dinero contante y sonante, con Toxo y Cándido (sin comentarios), cerrando pequeños comercios y pensando en quién va a ser campeón de la liga de las estrellas.

Así las cosas, y sabiendo que esto tiene poco arreglo, lo mejor sería que ambos se reúnan, le hagan un par de fotos y que no tengan ni un sí ni un no, o sea, que no hablen porque pueden, todavía, joder la marrana un poquito más.

martes, 4 de mayo de 2010

Desde el Observatorio


Estamos condenados a escribir del parné. Del que se ve y no ve. De las mentiras y derroches de los políticos griegos. No somos Grecia, se dice por activa y pasiva. No hay crisis se decía hace un par de años. Somos solventes. Nadamos en la abundancia. Que no somos Grecia, hombre, que no, créetelo. Te lo juro. Por éstas.
Venga tío, crea otro Observatorio. De qué maestro. De lo que quieras, no te preocupes. Y fueron el buen hombre y la buena mujer y crearon los Observatorios de la Violencia de Género y los amigos observaron que este año existe más violencia machista. Pues muy bien, y como los panes y peces que multiplicó el Gran Judío, hubo Observatorios por doquier. Todos importantes, eh. El del Lince Ibérico es uno de los más enjundiosos. Con un par de linces acogotados, devoran los humanos buena parte de nuestros impuestos. Y el del Flamenco (cante), qué me dices paisa. Ese sí que deja buenos dividendos. Nosotros somos la leche. Subvencionamos un Mapa para explorar el clítoris y damos Cursillos a toda pastilla para ser expertos en masturbarnos.
Como muestra de buena voluntad, el ZP nos va a ahorrar 16 millones de euros. A tal fin van a largar a unos pocos de altos cargos a los Observatorios, pues tampoco se trata ahora de aumentar el número de desempleados. Allí, mamporreros del enchufe, al Observatorio, a trabajar, coño, a trabajar. Coge los prismáticos, súbete a la torre y observa. Pero qué observo, jefe. A Grecia, hombre, a Grecia.
Qué le pasa a Zorba. Le han recortado las pensiones. Tranquilo, eh, que no somos Grecia. Qué más pasa por Atenas. Pues que han subido el IVA tela marinera, pero menos que nosotros. Ya te lo decía, no somos Grecia. Algo más que contar. Joder, a los salarios les han metido un buen tijeretazo. No te preocupes, nosotros estamos chachi. ¿Algo más? No, poca cosa, que los sindicatos están que arden. Observa, te lo vengo diciendo, nuestros Cándido y Toxo son de otra pasta, somos diferentes, no somos Grecia, aquí, en la patria hispana, o bien tomamos valium o nos vamos a poner en práctica el cursillo de la manuela.
Todavía no es tiempo, todo llegará. Pero ya puedes ir poniendo tus barbas a remojar, pero no es necesario que bajes del Observatorio.

lunes, 3 de mayo de 2010

50 años de Cursillos de Cristiandad en Málaga


La tarea esencial de Cursillos de Cristiandad es el anuncio alegre y gozoso del “kerigma”, o sea, del Cristo muerto y resucitado. Muerte y resurrección se hacen presentes ante el testimonio de hombres y mujeres normales que, muertos a la fe, resucitaron a la alegría de saberse hijos de Dios, hermanos de Cristo y templos vivos del Espíritu Santo.

Cursillos de Cristiandad es un Movimiento de Iglesia que se encarga de podar lo que a veces la misma Iglesia atiborra mediante mandamientos, dogmas, normas y preceptos que velan, y no revela, el centro del cristianismo: Jesús de Nazaret.

Los hombres y mujeres encargados, durante tres días, de la enorme responsabilidad de “transmitir” a otros hombres y mujeres la esencia del Cristianismo deben ser los expertos “podadores” que muestren a los demás el “cogollo” esencial de nuestra fe: Jesús vivo, muerto y resucitado. Y para ello deben limpiar la hojarasca con la que a veces se cubre los “dichos y hechos” de él y narrados por las primeras comunidades cristianas en ese compendio llamado los Santos Evangelios, y que bien pudiera denominarse “La buena nueva”, o sea, el Reinado de Dios.

Si se consigue ese fin, los receptores de la Buena Nueva habrán degustado la felicidad, dicho de otra forma, se pondrán en la órbita de aprender y aprehender el mandamiento nuevo, el Amor, que en sí no es nuevo pues tiene a sus espaldas más de dos mil años, pero que está aún por estrenar.

No otra cosa debe buscar Cursillos de Cristiandad, pero tampoco es fácil desbrozar el camino para conseguir ese fin. El hombre y la mujer no tienen mejor modelo que lo humano, pues lo divino se escapa a sus posibilidades de raciocinio, de ahí la fe, o sea, el acatamiento de la razón al misterio de la divinidad. Por ello, el Movimiento de Cursillos de Cristiandad es un instrumento vital para colocar a la persona en el inicio del camino de la fe.

No más hay que pedirle al “Cursillo de los tres días”, pero tampoco menos. Y aunque la tarea, a primera vista, pueda parecer sencilla, no lo es, pues para ello el Movimiento de Cursillos debe contar con dirigentes o monitores que vivan con el riesgo de querer ser santos y posean una sólida formación evangélica que abarque desde la “a” a “z”, aunque a las personas que acudan a vivir un Cursillo se les presente tan sólo el “abecé” del Cristianismo, o sea, la figura humana de Jesús de Nazaret, el que enamora de verdad.

Durante este fin de semana se la celebrado el “50 Aniversario de Cursillos de Cristiandad” en Málaga; a ellos dediqué buena parte de mi existencia. Fue un tiempo maravilloso.

domingo, 2 de mayo de 2010

A MORDISCOS


A mordiscos retengo tu presencia,

con los dientes afilo mi memoria,

con tu sombra disipo yo la boria

que produce en mi mente tu carencia.


De silencio es mi mundo con tu ausencia,

desnudo me detengo es esta noria,

desecho complacido toda historia

que intente amortiguar esta creencia.


En noche de septiembre, cuando siento

que te escapas en vuelo de miloca,

grito un ay dolorido que estremece


la espesura del negro sentimiento

de saber que ni en sueños ya en mi boca

el beso de tus labios permanece.

sábado, 1 de mayo de 2010

Contigo (señor Briones) no es posible


Juan López Cohard, presidente de la Fundación Málaga 2016, sigue rumiando la forma de conseguir que esta ciudad que todo lo acoge y todo lo silencia pueda ser elegida Capital Cultural de Europa. Para ello, y apoyándose en el Estudio Creativo malagueño “La madre de los Beatles”, ha puesto en marcha la campaña “Contigo es posible”, una forma de implicar a los ciudadanos en tan bella utopía con un despliegue de photocalls en el que los malagueños dan la cara por la ciudad.

Puestos a dar o a poner la cara, nadie como el Delegado de Cultura Miguel Briones que posee una excelente habilidad para salir en todos los clic de la inmediatez cultural, bien como protagonista central o bien como el Judas de “La última cena” que la asoma desde la esquinilla para salir en la foto de Leonardo.

Por más que López Cohard y el alcalde Francisco de la Torre se empeñen, la cara de la cultura oficial de Málaga es la del señor Briones. Y según mis noticias, su rostro no es muy del agrado de los señores que señalarán el deseado galardón europeo.

Que yo sepa, el señor Briones ha dado buena cuenta de dos proyectos culturales bien asentados en esta querida villa. No llevaba un trimestre de fotos, cuando liquidó “Poesía en los barrios”, evento cultural consistente en llevar la poesía y los poetas a la periferia de la ciudad, léase Palma, Palmilla, Churriana, Maqueda, El Palo, Trinidad, etc. Toda una labor aprobada por sus antecesores, Ana Rico y Diego Maldonado, fue pasada por la piedra sin ni siquiera un plumazo o explicación. Nuestro querido Alcalde no se enteró o no quiso enterarse.

Pasado un tiempo, entre churros, mentiras y el apoyo del Grupo Municipal del PP, envió al silencio la Colección de Poesía “Ancha del Carmen” con 18 números publicados, y ello a pesar de que más de mil ciudadanos de todas partes del mundo, incluyamos Bruselas, estamparon su voluntad en la Plataforma “Pro-Ancha del Carmen” para que dicha colección poética siguiera publicándose y que el Alcalde, en un Pleno histórico sobre la incultura del PP, prometiese algo difuso de una posible resurrección de los libritos de marra.

No es posible, no puede ser posible, que con semejante cónsul cultural podamos llegar a la utopía.