jueves, 29 de abril de 2010

La torre de Babel


Me encantaba ver las ilustraciones de la ya desaparecida asignatura Historia Sagrada y disfrutaba contemplando sus ilustraciones. Una de aquellas historietas era la dedicada a la construcción de la torre de Babel, a la que el Antiguo Testamento, en su libro el Génesis, hace mención.

No voy a echar mano a la versión bíblica, sino a lo que todavía tengo incrustado en el disco duro del cerebro. Quiero recordar que me contaban los Hermanos de la Salle que tras el llamado Diluvio Universal, la prole de hijos, nietos y tataranietos de Noé el del Arca, decidió construir una altísima torre que llegase hasta el cielo a fin de salvarse de un nuevo Diluvio, pero que Dios, que no veía nada claro que los humanos quisieran okupar su habitáculo, decidió multiplicar su forma de hablar y así confundirlos a la hora de realizar la gran operación ladrillo. Los hombres, sigo recordando, se unieron por sus respectivos bla-bla-bla, se dispersaron en tribus y crearon distintas naciones o pueblos. Y así seguimos.

En el Reino de España dicen que existen cinco de estos bla-bla-bla, aunque la realidad nos asegura que cada familia posee su propio sistema lingüístico y que no existe ni un “sí” ni un “no” entre sus integrantes porque, generalmente, se comunican muy poco entre sí.

El Senado, que es lo más ineficaz e inútil que existe en el organigrama institucional de nuestro Estado, ha decidido que sus integrantes puedan intervenir en español, gallego, euskera, catalán y valenciano. Para ello, en este tiempo de vacas “gordas”, ha aprobado que exista una red de traducción simultánea que permitirá a sus señorías, tras encasquetarse sus respectivos cascos, discursear en el bla-bla-bla que nació de la nana con las que sus mamás les arrullaba a la hora de enchufarles el pezón.

El personal cívico, también el incívico, se ha puesto a ladrar, hecho que viene a se casi idéntico al bla-bla-bla, por el gasto que supone ese lujo añadido a la vivencia de ser Senador o Senadora. A mi edad, ese límite donde empieza a resbalar casi todo, doy el pastón por bien gastado si sus señorías se ponen de acuerdo a la hora de construir un nuevo edificio de nación sobre las ruinas actuales.

Pero es cosa que dudo y mucho, pues ya ven que Zapatero y Rajoy, aunque en teoría practican el mismo bla-bla-bla, no se ponen de acuerdo ni a la de diez.

Que les vayan dando.

Se busca candidato socialista para Málaga


Si tú, querido/a lector, un día decides asomarte por Málaga te vas a encontrar con una ciudad acogedoramente extraña, con una gente guapera, con una paleta de colores naturales y con unos montes y una mar que en perfecta conjugación consiguen que un sol maravilloso nos acoja en su regazo casi los trescientos sesenta y cinco días que tiene ese espacio de tiempo al que llaman año.

No creas que vas a descubrir grandes edificios y obras de arte. Una catedral físicamente anormal, conocida por La Manquita, pues le falta una de sus torres; el Museo Picasso, más interesante el continente que su contenido; una linda y coqueta calle Lario de finales del XIX, lugar de encuentro de malagueños y foráneos; un Centro Histórico que siempre se encuentra en derribo y construcción; y La Alcazaba, atalaya para contemplar una de las más bellas bahías del Mediterráneo. Los barrios de solera fueron defenestrados por las excavadoras y el que queda, oh Barrio de la Trinidad, es un cascado cascarón de nuez. El resto de la ciudad es vanguardia, Centro de Arte Contemporáneo, o vergüenza, gueto de Los Asperones.

Alargada más que ancha, Málaga se desliza de poniente a levante en dos paseos que confluyen en el Puerto. Hasta aquí todo es una maravilla natural, pero frente a esa orilla, existe la jungla periférica de los barrios populosos más que populares. Y es en esas barriadas donde se la juegan los posibles candidatos a la Alcaldía de esta ciudad que seduce.

El PP lo tiene claro: Francisco de la Torre, actual Regidor de la Villa, repite. Una mancha que a un servidor le consta tiene en su gestión: haber enviado al limbo del silencio la Colección de Poesía Ancha del Carmen a propuesta del liquidador oficial poético, su delegado de Cultura señor Miguel Briones.

El PSOE no lo tiene nada claro, pues tras la diáspora a puestos de más pelaje y pesetaje de sus tres primeros ediles, a saber, Marisa Bustinduy, Enrique Salvo y Ana Gómez, se encuentra ahora con el candil de Diógenes buscando a un perdedor de prestigio.

Se habla de Magdalena Álvarez, mujer populista y socialista pero que no llega a ser doctora en la técnica de dejarse magrear por el pueblo como en su día lo experimentase Celia Villalobos. No creo que acepte pasar a segunda fila.

Y ahí andan, busca que te busca, los cónsules del socialismo malacitano. Difícil lo tienen.

miércoles, 28 de abril de 2010

Camino de los cinco millones de parados


Por un error informático han saltado las alertas en España y ya sabemos con lo que nos tocaba apechugar el próximo viernes 30 de abril, a saber, hemos llegado a los cuatro millones seiscientos mil parados. Pero todos tranquilos porque Zapatero ha anunciado hoy, por ayer, en el Senado, que la tasa de trabajo está ya en alza.

Al mismo tiempo la Bolsa, ese mercado donde los grandes inversores se ponen las botas y los pequeños las pasan canutas, ha bajado más de un 4%. El parné huye de nuestro país a marcha rápida de la Legión al tiempo que el himno de la muerte económica machaca nuestros tímpanos.

El paro ha colocado su listón en este primer trimestre en algo más del 20% de la población activa, y en nuestra Andalucía imparable, a chulo no hay quien nos gane, el listón de “los lunes al sol” ha alcanzado el 27%.

Estos son los datos, ésta es la realidad, ésta es la ruina. Cómo festejarán los sindicatos el próximo 1º de Mayo. ¿Tal vez con pancartas de apoyo al juez Garzón o hablando de la resurrección del franquismo? ¿Quizás con banderas de la III República o tildando al Tribunal Supremo de torturador? Poco queda para saberlo.

El ciudadano entiende, no lo dudo, de esos interrogantes y se ocupa, en las cada vez más mermadas barras de los bares, de esas cuestiones, sin embargo lo que le preocupa es saber si mañana su nombre y apellidos serán inscritos en las listas del paro. Es por ello que el índice de ahorro de las familias es más alto que nunca y que, por lo tanto, el dinero no se mueve y la vida económica está herida de muerte.

Escalofriante es que un millón de esos parados sean personas de más de 46 años de edad. Humillante el saber que les será muy difícil encontrar un trabajo, digno o indigno, en lo que les resta de existencia.

Ese es el drama del ciudadano español, el resto, que quiten o no el crucifijo de las escuelas, que prohíban o no el velo islámico, que declaren constitucional o no el Estatut, o que el Tribunal Constitucional trabaje a ritmo lento, es pecata minuta.

Lo esencial es el curro; lo demás viene por añadidura.

martes, 27 de abril de 2010

NO PIDAS QUE TE BESE

No pidas que te bese. Cada beso
que te entrego es sendero que camino
al fuego abrasador de mi destino.
En tus labios de fresa yo confieso

sentirme como libre y como preso,
pareciendo ser Dios soy asesino.
Sumergido en tan loco torbellino
de mi cielo al infierno yo regreso.

No pidas que te bese vida mía
que mi vida en tus labios me parece
una fiesta de estrellas sin murallas

un tener en mis labios la alegría
un saber que mi gozo no merece
que después de este beso tú te vayas.

domingo, 25 de abril de 2010

Manifiesto "Plataforma Parlamentarios Constituyentes"


Soy, fui o ya no sé si soy o fui, uno de aquellos Parlamentarios Constituyentes que votó la Ley de Amnistía de 14 de Octubre de 1977 y que obtuvo la complacencia de todos los parlamentarios de UCD, PSOE, PCE y partidos nacionalistas vascos y catalanes. Tan sólo, los 16 diputados de AP se abstuvieron.

Intentamos con aquella medida legal enterrar el odio, cubrir de esperanza la trinchera que existía entre “rojos” y “franquistas”, extender la mano a la reconciliación y finiquitar el suicidio colectivo de una nación.

Durante décadas se consiguió o, al menos, pareció conseguirse, pero hoy a causa de una querella de prevaricación contra un juez, más o menos fundamentada, cierta o errónea, grupos de familiares asesinados durante el franquismo, Izquierda Unida, algunos artistas e intelectuales, despistados del PSOE y miembros de asociaciones de la “Memoria Histórica”, sindicalistas del paro y ex fiscales franquistas, andan buscando la forma de revisar aquella Ley de Amnistía o bien enviarla al baúl de los objetos olvidados.

Muchos de ellos son jóvenes, los hay que confunden el recuerdo o la memoria con la venganza, están los de buena voluntad y, por último, los que se dejan manipular fácilmente. Revisar la Ley de Amnistía es hacerlo también con la Constitución, porque la Carta Magna se fundamenta, en su debate y aprobación, en la reconstrucción de una nación que había quedado dividida en dos partes irreconciliables.

Desde este humilde periódico digital (http://www.diariolatorre.es/) y desde los medios que estime oportuno, propongo a la opinión pública española, a la Asociación Nacional de Ex Parlamentarios y a todas aquellas asociaciones, ayuntamientos, diputaciones, comunidades autónomas, organizaciones y personas de cualquier signo político, se sumen a la “Plataforma de Parlamentarios Constituyentes” que hoy, día 25 de abril de 2010, creo en soledad y en el nombre de la España muda. Pueden hacerlo enviando un email a elcopo@telefonica.net en el que se manifieste “Apoyo a la Plataforma Parlamentarios Constituyentes”, nombre y apellidos, profesión y residencia.

Dicha Plataforma, ya creada en un acto de voluntad personal, tiene como único fin sostener la vigencia de la Ley de Amnistía, del perdón, del borrón y cuenta y vida nueva, que nos dimos los españoles a finales de los años 70 de pasado siglo.

viernes, 23 de abril de 2010

Una "manuela" al volante


Los que creen conocerme saben bien que para mí el coche es un instrumento que lo uso de tarde en tarde. Que voy a echar mi partida de póker semanal, me transporta en su submarino amarillo “el tito”, Ismael Payá, ex jugador del Sevilla FC; que me encandilo con ir a Baeza a lanzar unos octosílabos en sus calles, me lleva Morales Lomas, presidente de los críticos literarios de Andalucía; que llama Ani Lluch para tomar unas copichuelas adornadas con navajas y otras menudencias, me acerca Manolo Montes, el columnista de la buena noticia; que hay que darse un garbeo por Alhaurín de la Torre para echar un rato con una candidatura de ciudadanos utópicos, de nombre ELECTORES, me pasea Pepe Sarria, uno de sus fundadores; y desde luego que si tengo que asomar mi coleta por la barriada de El Palo para manducar unos salmonetitos, trinco un taxi.

Son los años que ya pesan, la ataxia de Charcot por la que noto que las órdenes de mi cerebro no son obedecidas por mis pies, puede que también el viejo Toledo que arrastra más de 17 años de vida y, sin duda alguna, que no me excita ni seduce el conducir, mucho menos que conduzcan mi vida.

Todo lo contrario que le ocurre a un vecino de Massanassa (Valencia), al que la policía local valenciana lo ha multado por estar masturbándose con la derecha mientras conducía su furgoneta con la izquierda, siempre este maldito dilema entre derecha e izquierda ya anatematizado en los Santos Evangelios, ya saben, “que lo que haga tu mano derecha no lo vea tu mano izquierda”.

Le han colocado al arriesgado conductor una multa de 150 euros y en el texto de la misma se lee: “… por no mantener libertad de movimiento ni prestar la atención necesaria a la conducción…”, y entre paréntesis se destaca: “estaba masturbándose con la derecha”. La pulcritud de los agentes queda manifiesta, aunque falta saber si la “manuela” había llegado a consumarse o la autoridad interrumpió el orgasmo de la atrevida criatura, en cuyo caso, opinión muy personal, los multados deberían haber sido los guardias de la porra, que así llamábamos hace lustros a los “municipales”.

Prometo, palabrita del Niño Jesús, seguir sin apego al viejo Toledo, pero no me digan ustedes que no entran ganas de cogerlo por si cae una.

Con perdón, pero hace tanto tiempo.

el pollo de Evo


Maldito seas, oh Evo Morales, por guillotinar todas mis ilusiones de que la calvicie que ostento con brillante pulcritud era debida a la testosterona, esa hormona androgénica producida en los mismísimos testículos.

Has tirado por tierra, oh Evo, esa utopía de nosotros los calvos de creernos más machos que el mítico Jorge Negrete. El hombre siempre busca y buscará un clavo al que agarrarse para no caer en el mayor de los ridículos y, ahora, llegas tú, investido de arrogancia y de abundante pelambrera, para anunciar a los cuatro vientos con tu crápula oratoria que nosotros los calvos, mi padre y hermano, lo somos a causa del pollo, de su muslamen, de su pechuga, de sus sabrosísimas alitas y de aquel pescuezo que se comía mi madre, pues siempre a las madres les gustaba más el gaznate del pollo que sus muslitos, ya sabes, oh Evo, cosas de madres.

De dónde sales, chulo de pelo y jersey que vale un huevo y la mitad del otro, a cargarte con un rebuzno toda la gama de menús del bien alado pollo, a saber, al horno, al curry, asado, al ajillo, a la cerveza, en salsa, en pepitoria, al limón, relleno, al chilindrón y en paella, y nos brinda tan sólo la posibilidad de saborearlo a lo zerolo.

De dónde vienes, machista andino, a predicar que calvos, tetudos y homosexuales somos los que nos acercamos, cada fin de semana, a la pollería del barrio para comprar medio pollo rociado en su propia salsa. No caes en la cuenta, oh Evo de mierda, que este sábado, Dios mediante, cuando vaya a por mi medio del alma lo haré con suma delicadeza y como con un susurro, para que no entere el vecino del quinto, solicitaré de Antonio el dependiente un pollo que no sea homosexual.

Mas cómo saberlo, oh Evo, dímelo tú que estás empollado en la materia. Qué hacer, tal vez escudriñar en su culo, una de las partes más sabrosas y menos conocidas del pollo.

Mira Evo, por esta tierra de María Santísima hemos pasado del pollo de corral al transgénico y del pollo pera al niño pijo, pero tú, sin más, eres un pájaro de mucho cuidado, ni siquiera un pollo.

jueves, 22 de abril de 2010

Nueva polémica: el velo islámico


El más pesado que paseó por este mundo la sujeción o la inferioridad de la mujer respecto al hombre fue Saulo de Tarso, más conocido por San Pablo. En varias de sus cartas a las primeras comunidades cristianas, describe que las mujeres están obligadas a cubrirse sus cabezas con velos y así exteriorizar la supremacía del hombre.

Pero ocurre que nosotros los cristianos hemos superado el fanatismo del dogma, de la palabra escrita y de la fe por la fe, y caminamos por este mundo deslizándonos por dos vías paralelas, a saber: razón y fe. Y si alguien me apura en demasía, me atrevería a decir que descansamos más nuestro peso en la razón, al tiempo que aligeramos el de la fe dejando en la cuneta todo aquello que no nos interesa.

Dicho esto, o sea, dicho que la letrilla menuda del Nuevo Testamento, porque también las epístolas forman parte de él, ha pasado al baúl de los objetos olvidados, podemos sentirnos más serenos a la hora de opinar sobre el caso de la joven Najwa Malha y su hiyab o velo islámico.

Me parece bien que un Colegio, público o privado, a través de su Consejo Escolar, apruebe unas normas que deben ser de obligado cumplimiento para todos los integrantes de esa comunidad escolar. En el caso que nos ocupa que los alumnos no lleven cubiertas sus respectivas cabezas, pues no debe ser agradable que un “profe” dicte una lección magistral a treinta alumnos y alumnas que lleven sus cabezas con gorros, boinas o velos.

Pudiera ocurrir que sea la urbanidad el motivo de la norma, pero puede ser que no, o sea, que en el sustrato del reglamento se encuentre disimuladamente un cierto desafecto al velo islámico, y más que al velo en sí, a lo que significa, sumisión de la mujer al hombre, hecho claramente inconstitucional.

Dicho todo lo anterior, cosa sabida por todos, toca que las instituciones del Estado, especialmente el Congreso de los Diputados, se “mojen” y no dejen todo el peso de la responsabilidad a profesores y padres.

Debe ser, pues, una ley de carácter nacional la que diga “no” al velo islámico en recintos públicos, caso de Francia, o “sí” como en Alemania.

El resto es ganas de marear la perdiz, perdiz que si es la misma del Tribunal Constitucional o la de la Ley de Amnistía debe estar a punto de tomar biodramina.

miércoles, 21 de abril de 2010

Preso de la Guerra Civil española


Republicano de nacimiento, enero de 1936, he pasado toda mi vida, que ya es dilatada, escuchando, leyendo, dialogando y discutiendo sobre nuestra Guerra Civil. Me imagino que, en ocasiones, la leche que mamaba de los pezones de mi madre llegó a tener color sangre. Y eso que en mi familia no hubo ningún muerto y/o asesinado por el fratricidio de los españoles. Mi infancia en el Colegio de la Salle se diluyó, nunca fue infancia, entre manidos pecados mortales, meses de Mayo con flores a María y cantos de marchas militares y el consabido Cara al Sol, aunque todo aquel rosario de nacional catolicismo quedaba diluido por la tópica limpieza de lentejas en compañía de mis hermanos y padres.

Pienso que cuando me destetaron, pusieron una mordaza en mis labios para que no comentase, más allá de las paredes de la casa verde mata donde me criaron, nada de lo que oía. Oh, Dios, maldita generación del silencio.

La juventud me llevó a escuchar más voces contradictorias, a leer algo más de lo políticamente correcto de aquel tiempo donde el azul mahón reinaba, pero fue en mi primer destino como Maestro Nacional, tiempos de hambre en Dos Hermanas, donde descubrí a los auténticos protagonistas de aquella cruel guerra civil: los maestros escuelas represaliados y los no represaliados por el régimen franquista. Fueron ellos, los de un bando y el contrario, los que descamaron mis ojos.

El destino me condujo a la política y por pura carambola desemboqué en 1977 en el Congreso de los Diputados, lugar de encuentro de los desencuentros: Dolores la Pasionaria, Manuel Fraga, Santiago Carrillo, Antonio Carro, etc. Allí se coció la Constitución Española y, antes de ella, la Ley de Amnistía de 1977, en la que en su artículo 1.4 se lee “Quedan amnistiados todos los actos de intencionalidad política, cualquiera que fuese su resultado, tipificados como delitos…” y en el artículo 2.1… se sigue leyendo “están comprendidos en la amnistía: a) los delitos de rebelión y sedición, así como los delitos y faltas cometidas con ocasión o motivo de ello…” y a partir de ahí un chorreo total de amnistiados que intentaba superar el odio de ambos bandos.

Aquel día histórico salí contentísimo de la bancada de UCD y comprobé que junto a miembros de otras bancadas, PSOE, PCE, etc., todos nos dábamos la enhorabuena.

Pero todo aquello fue un espejismo, porque el guerracivilismo está instalado en el corazón y memoria de algunos españoles, y es una buena maquinaria para obtener un puñado de votos en cualquier clase de elecciones.

Y si algunos, bien por edad o bien por pesadez o bien por intentar vivir en paz, ya lo han superado, solamente es necesario que un juez, caso de Baltasar Garzón, por error o conscientemente, se salte la Ley de Amnistía a la torera, para que se arme la marimorena y Gaspar Llamazares introduzca una “Proposición no de Ley” con la que intentar remover las cenizas del pasado y finiquitar la amnistía -perdón y reconciliación- a que tenemos derecho todos los españoles, o sea, que seguiré estando preso de vuestra particular Guerra Civil, la electoral.

Pero estas cenizas pueden trae peores consecuencias que las que escupe el volcán cuyo nombre me niego a escribir.

martes, 20 de abril de 2010

El Eyjafjällajokull español


El volcán islandés Eyjafjällajokull está escupiendo cenizas desde hace unos días y amenaza con arruinar a una buena parte de las Compañías Aéreas y acabar con toda la existencia de Valium. Ahora cierre los ojos por un instante y trate de escribir en un folio el nombre del volcán. Vuelva a repetir la acción y apuesto doble contra sencillo que no es capaz de hacerlo correctamente.

Pues igual que es difícil escribir el nombre del volcán de marras, lo es explicar en más o menos cuatrocientas palabras el desaguisado del Tribunal Constitucional respecto al Estatuto de Cataluña y las consecuencias que de su fallo puedan derivarse respecto a la politización de tan alto poder del Estado.

Usted, yo, PP, PSOE o el Defensor del Pueblo, clavan, clavamos, un recurso en el Constitucional y acto seguido (en el caso del Estatut, más de tres años) a uno de sus miembros se le encarga la misión de redactar una ponencia que tiene que ser aprobada por la mayoría de sus componentes para que pueda entrar en vigor.

Los miembros y miembras del TC andan mareando la perdiz catalana desde hace un buen tiempo, y hace 48 horas el informe de la ponencia, que declaraba la inconstitucionalidad de 15 de los artículos del Estatut, ha sido rechazada por seis de sus diez titulares. Quede claro que la citada ponencia había sido redactada por la catedrática progresista Elisa Pérez Vera, o sea, que la parte conservadora y algún progresista desean usar con más vehemencia las tijeras.

Así las cosas, y sabiendo que los llamados progresistas son PSOE puro y PP duro, los titulados conservadores, ha entrado en la batalla el honorable Montilla solicitando que Zapatero y Rajoy se pongan de acuerdo para mandar al vestuario a los actuales miembros del TC y se nombre un renovado equipo constitucionalista.

Más claro no se puede decir, o sea, toda esta parafernalia de la independencia del TC ha quedado a la altura de una babucha. Ya lo sabíamos, pero por vergüenza torera le dábamos una larga cambiada para simular que existía una cierta seriedad institucional.

De manera que debido a las cenizas del Eyjafjällajokull, el Barça se ha tenido que “chupar” 16 horas de autobús para vérselas con el Inter, mientras que el TC se enfrenta a un nuevo miércoles de ceniza en el que se le podrá recordar aquello de “polvo eres y en polvo te habrás de convertir”

Y lo que es peor, nos lo tomamos en serio.

lunes, 19 de abril de 2010

El ventilador de Bono


No es José Bono santo de mi devoción, pero reconozco su habilidad para estar en todo sitio y lugar en el momento adecuado. Y no siempre de vencedor, recuerden que perdió, por un puñado de votos, en su enfrentamiento por hacerse con la Secretaría General del PSOE ante Zapatero, puñado que casi podría afirmar que fue depositado por compromisarios malagueños y almerienses.

Su trayectoria, iniciada en el PSP del profesor Enrique Tierno Galván en las elecciones de 1977 le aupó a la Mesa del Congreso de los Diputados como uno de los secretarios de ellas, paso después a barón, presidente y cuasi cardenal primado de Castilla-La Mancha, más tarde fue requerido por ZP para ostentar el cargo de Ministro de Defensa y, en la actualidad, es la tercera autoridad del Estado como Presidente del Congreso y posible recambio para ser candidato a la Presidencia del Gobierno ante el achicharramiento del actual inquilino de La Moncloa.

Los prehistóricos de la política sí recordamos a Josep Borrell y su aventura para intentar gobernarnos y los más jóvenes no saben de quién estoy escribiendo, pero para unos y otros digamos que el bueno de Josep fue fulminado cuando “aparecieron” unos papeles que ponían en duda su honorable trayectoria. Siempre se ha comentador que “las y los ladillas” que todo político tiene en su entorno más próximo, o sea, sus propios compañeros, fueron los que filtraron el marrón de Borrell.

Bono, presuntamente, está sufriendo un acoso por cuestión de su patrimonio que lo va a dejar tocado, sino es que ya está hundido para el futuro. Y aunque parece que es una prensa que se autoproclama liberal, no me extrañaría que fuesen “los y las ladillas” que rodean al emérito Bono los encargados de alimentar a unas tertulias y digitales más o menos ultramontanas.

Que Bono, aunque “cristiano radical”, se haya puesto las botas de buena forma no va a ser bien visto por parte de una derecha idiota que seguramente le otorgaría su confianza, pero es que hoy, para más inri, pasión y sufrimiento de Pepebono, anuncia Libertad Digital que La Gaceta publica que la hija menor del Presidente del Congreso, de 10 años de edad, es propietaria de una joyería en Albacete.

Queda claro que han colocado un ventilador junto a Bono dispuesto a salpicar de medias verdades y medias mentiras a la opinión pública. Lo importante sería saber quién coloca la rociada de boñigos en las aspas del aparato.

sábado, 17 de abril de 2010

Rafael Velasco "dixit"


La noche del jueves, a caballo con la madrugada del viernes, acompañaba al poeta Jesús Arroyo a recogerse en el Hotel “Molina Lario”, Regresábamos de un recital celebrado en Fuengirola, dentro del ciclo literario “… de poesía con Unicaja”. Habíamos compartido ritmo endecasilábico y alguna que otra chuchería con el maestro Manuel Alcántara.

La entrada del hotel de enfrente, el “Málaga Palacio” se encontraba ya alfombrada de rojo a la espera de las estrellas del XIII Festival de Cine español de esta ciudad que todo lo acoge y todo lo silencia. Una ligera lluvia amenazaba con calar toda la alfombra roja que se extendía por la más coqueta calle de Europa, descubran su nombre, y que me imagino, tras la que cayó, habrá quedado chorreando, me refiero a la alfombra.

Pero este chaparrón nada tiene que ver con la cagada que ha dejado caer sobre Málaga el vicesecretario general del PSOE de Andalucía y diputado por Córdoba Rafael Velasco, que ha asegurado que la Capitalidad Cultural de Europa 2016 la alcanzará la ciudad de La Mezquita por numerosos kilómetros de distancia respecto a este perímetro malagueño, Plaza Mayor de la Costa del Sol.

Tras lo dicho por el ex fiscal Jiménez Villarejo, queda claro que en este territorio la libertad de expresión está “garantizada”. El citado señor Velasco puede, pues, decir lo que le salga de la cojonera en su función de diputado autonómico, pero no debería hacerlo como vicesecretario de la organización socialista andaluza, pero es que además ha cogido la pichorrilla y se ha meado en lo alto del pulcro consejero de Cultura, señor Paulino Plata, que había prometido que la Junta de Andalucía sería equidistante y leal con las dos capitales andaluzas en lid por la cultura oficial.

Rafael Velasco ha anunciado que la Junta mantendrá una “neutralidad hiperactiva” que, dicho sea de paso, me huele a puro cachondeo, más aún cuando ha afirmado que el presidente de la Junta J.A. Griñán, también diputado por la misma circunscripción, preside desde el minuto uno todas las reuniones de la Fundación Córdoba 2016.

Pero los ciudadanos malagueños, conjunto silencioso que todo lo traga y digiere, pasan de todo, aunque es cierto que en tiempos de elecciones, puestos a pasar, pasan factura en las urnas.

Mientras ello ocurre, o sea, la meada y cagada de Rafael Velasco en el mismísimo epicentro de la dignidad malagueña, Miguel Briones, delegado de Cultura, se cepilla colecciones de poesía, y López Cohard, buen tipo, busca la forma de implicar a la sociedad malagueña en el proyecto “Málaga 2016”.

viernes, 16 de abril de 2010

Cita previa


Este slogan de “cita previa” parece venir de una de esas Agencias Matrimoniales que intentan, tras el cobro de un corretaje, unir a dos seres aburridos o solitarios. Se aportan unos datos, por ejemplo, “jubilado, buena pensión, propietario de piso, serio, sin perro o gato, canoso pero bien parecido, desea mantener relación formal con señora entre 40 y 50 años, soltera, a ser posible virgen, zalamera sin llegar a empalagosa, amante de la cocina tradicional con inclusión del arroz a la banda. Abstenerse beatas”.

Para qué hablar de los anuncios eróticos que publican la prensa conservadora y progresista, bajo el epígrafe de “Relax”, verbigracia: “Mario, dulce y agresivo, según gusto. Discreto, Cita previa llamando al 659243948” o “Sofía, Ligera y felina. Capaz de todo”.

Pues bien, nuestra quiera y odiada Hacienda, madre y padre de nuestra mermada nómina mensual, ha ideado establecer una línea caliente con el contribuyente a fin de crear una corriente amorosa entre el paganini y el recaudador.

Una bella señorita, según la línea delgada de Elena Salgado, recoge la llamada del inocente de turno y lo cita, ya empieza la guasa, a las ocho y media de la mañana a verse con algún ser extraño que le va a ayudar a pagar más, porque la verdad, dicho sea de paso, es que no me creo que le ayude a pagar menos.

Si la primera misión que tiene un preso es la de intentar huir del trullo, según mi punto de vista, y la de un pícaro estudiante es sacar una chuleta a tiempo, la de un contribuyente es la de meter un pequeño gol, para satisfacción y autoestima, a nuestra querida, odiada y necesaria madre Hacienda, pues ello da para un buen rato de conversación con los amiguetes de turno.

Si Mario era dulce y agresivo y Sofía ligera y felina, lo de Hacienda no tiene nombre, contumaz y rabuda diría un amigo mío, porque si eso de dejar en calzoncillos o bragas, durante todo un año, al español de la nómina, tiene su pizca de eros, el de dejarlo en pelotas y establecer una relación de coito legal es puro masoquismo.

Ya en serio, aunque algo de serio tiene lo anterior, bienvenida sea la cita si nos encontramos con una rubia despampanante o, si se es dama, con un Camps, no sea que nos vayan a colocar un bisexo cualquiera.

Más en serio y para terminar la cuestión, ¿creen los agentes de la cita previa que los numerosos Matas, Correa, El Bigotes, Bárcenas, etc, van a llamar al número en cuestión?

Yo, palabrita del Niño Jesús, no me lo creo.

jueves, 15 de abril de 2010

Para que conste


Garzón calla, otorga y se complace. Gaspar Zarrías aplaude a rabiar a los que insultan al Tribunal Supremo de Justicia. El ex fiscal Jiménez Villarejo acusa a los magistrados de haber sido cómplices de las torturas del franquismo. El ministro José Blanco se sorprende de que Falange esté legalizada en la Ley de Partidos. El ex ministro José Barrionuevo afirma que Garzón es un prevaricador. Manuel Chaves, hoy vicepresidente tercero del Gobierno, dijo en su día que el famoso juez era una mala persona. UGT y CCOO ordenan a sus liberados que asistan al acto reivindicativo del juez que calla, otorga y se complace. Cándido Méndez proclamó que Baltasar Garzón es víctima de los franquistas pasados y actuales. Toxo, compañero de Marcelino Camacho, profetizó que ha llegado el momento de una transición ética y moral. En Argentina, acompañados por el Nobel de la paz, Adolfo Pérez Esquivel, asociaciones ciudadanas han presentado una querella contra los crímenes del franquismo. Somos noticia de gran magnitud en toda la prensa extranjera. Los Pirineos, gracias al show, han dejado de ser una auténtica frontera.

Garzón debería pedir tranquilidad a sus fans. Cuando un Secretario de Estado, caso de Gaspar Zarrías, aplaude a los que insultan a un Poder del Estado, debe ser cesado de inmediato. Por omisión, al igual que los fiscales alemanes de los tiempos de Hitler, Jiménez Villarejo permitió que el franquismo fuese un sistema político, tal vez, no lo sé, llegase hasta jurar los Principios Fundamentales del Movimiento Nacional. El ministro José Blanco no se sorprende que ANV sea, hasta hoy, un partido legal con una muchedumbre de concejales y algún que otro alcalde. Manuel Chaves, a pesar de lo dicho, según consta en un libro de M.A.I, otorgó al juez Garzón la Medalla de Andalucía. UGT y CCOO, estimación muy personal, deberían usar a los liberados que todos pagamos en otros actos. Los argentinos siempre envidiaron el proceso democrático que vivimos los españoles durante la etapa de la transición. También todos aquellos que viven más allá de Los Pirineos.

Garzón ha ignorado la Ley de Amnistía que aprobó el Congreso de los Diputados en octubre de 1977, Ley que fue aprobada, entre otros, por Adolfo Suárez (UCD), Felipe González (PSOE), Santiago Carrillo (PCE), Xabier Arzalluz (PNV), J. A. Aguiriano (PSOE), Ignacio Aguirre (PNV), Jesús Aizpún (UCD), Juan Ajuriaguerra (PNV), Alava Aguirre (UCD), Macia Alavedra (CiU), Fernando Alcón (UCD), Alvarez de Miranda (UCD), Oscar Alzaga (UCD), Rafael Arias Salgado (UCD), Emilio Attard (UCD), Rafael Ballesteros (PSOE), Enrique Barón (PSOE), J. A. Barranco (PSOE), Heribert barrera (ERC), Soledad Becerril (UCD), José Mª Benegas (PSOE), Pilar Bravo (PCE), Julio Busquets (PSOE), Francisco Bustelo (PSOE), Pío Cabanillas (UCD), Francisco Cabral (PCE), Leopoldo Calvo-Sotelo (UCD), Marcelino Camacho (PCE), Pablo Castellano (PSOE), Iñigo Cavero (UCD), Gabriel Cisneros, Manuel Chaves (PSOE), Rafael Escuredo (PSOE). Fcº Fernández Ordóñez (UCD), Manuel Fraga (AP), Ignacio Gallego (PCE), Tomás García (PCE), Cipriano García (PSOE), Joaquín Garrigues (UCD), Luis Gómez Llorente (PSOE), Alfonso Guerra (PSOE), Enrique Tierno Galván (PSP), Ramón Tamames (PCE), ,Jordi Sole (PCE), Javier Solana (PSOE), Francisco Román (PSOE)…

Para que conste y atraviese Los Pirineos.

miércoles, 14 de abril de 2010

Pepe Sarria y Alhaurín de la Torre (Málaga)


Ya escribí en una ocasión que a José Sarria, vecino de Alhaurín de la Torre, la villa donde el azahar se adelgaza, no había que tomárselo a pitorreo. Desde la barriada de Santa Clara, ha rociado una balacera tecleada, columna de opinión publicada en Diariolatorre, y buena parte de la clase política ha reaccionado.

Es muy saludable que el personal reaccione, y que el estanque dorado por donde se deslizan, con sus coloridos plumajes rojo y azul, los bellos cisnes de la política local, se agite sin llegar a conformar un remolino que se trague a la oficialidad. El debate siempre es conveniente, porque de él, si no hay vísceras políticas a flor de piel, puede emerger la luz, la verdad.

Parto de la premisa de que Pepe Sarria ha escrito, en su columna “Con Joaquín Villanova se alcanza un nuevo record de desempleo”, una verdad como un templo. Si hubiese eliminado el “con” y el “se”, no estaría en estos momentos escribiendo este copo. Es cierto, y Pepe lo deja claro, que corresponde a Zapatero y Griñán arbitrar las medidas económicas para superar la crisis. Y también lo es que el Ayuntamiento que preside Joaquín Villanova no es una empresa privada con capacidad de ofertar puestos de trabajo.

Y siendo ambas cosas ciertas, no lo es menos que quien es regidor de Alhaurín de la Torre, o de Málaga o Fuengirola, pueda permanecer con los brazos cruzados a la espera de que el maná laboral caiga desde el mismísimo limbo. Digamos que hay que agitar a los mandamases, hay que exigirles más contundencia en sus planteamientos económicos, que demostrarles que los parados no son seres dormidos y sumisos, y hay que hacerles llegar la voz del pueblo.

Pero si los políticos locales, por intereses electorales, no agitan el cotarro, los ciudadanos tienen el derecho y el deber de cimbrear la falsa tranquilidad municipal, aletargada por unos dignos sueldos, para que exista, al menos, un poco de movida.

Ese binomio democrático, derecho-deber, es el que ha puesto en ejercicio mi buen amigo Pepe Sarria para anunciar, más que denunciar, la necesidad que tiene el señor de la vara de mando, el señor Alcalde, de liderar el descontento de un pueblo con el paro que nos arruina. Y es que Joaquín Villanova es alcalde, me imagino que él lo sabe, para las verdes y las maduras.

Y sino ejerce ese liderazgo, llegarán otros dispuestos a hacerlo. De momento y porquesí, una razón importantísima, Pepe Sarria está enarbolando la bandera del cabreo. Y ello es una muy buena noticia, hasta para el señor Alcalde.

martes, 13 de abril de 2010

Crisis de divorcios


Aquel dicho de “lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre” o aquel otro de estar unidos “”en la pobreza o riqueza” han pasado, en parte, a la prehistoria. Las parejas, también los matrimonios, no soportan los “rulos” y/o “palominos” de la levantada y, puesta en escena la “tolerancia cero”, dejan al otro o a la otra en menos de un periquete con tres palmos de narices.

El amor, ese efímero acontecimiento que va y viene a la velocidad del rayo, no deja paso al cariño, el sedimento de la tolerancia, y así al primer flechazo que aparece a la vuelta de la esquina si te vi no me acuerdo. Somos modernos, y de aquello que se decía antaño de “tú eres mi vida”, hemos pasado en un santiamén a “tú eres mi cruz”.

Ni tanto ni tan calvo, pero puestos a elegir, habría que optar por lo primero y saber aguantar al otro o a la otra las mil y una cosas que acontecen en un recinto de unos setenta metros cuadrados, pero que va, el personal ha pasado a una serie de la latiguillos como “no nos comprendemos”, y ya ven que Pessoa, mi escritor preferido, afirmaba aquello de: “el que me comprende, me prostituye”.

Pues bien, el divorció, incluido el express, ha entrado en picado ante la crisis que nos envuelve. Divorciarse lleva consigo una serie de gastos al que no todas las parejas desavenidas pueden hacer frente: el pequeño y traumático juicio, los gastos de abogado, la búsqueda por uno de los ex cónyuges de un piso de apaño, la calderilla de que te planchen los pantalones, los hijos, la paga, las pagas, el mercadeo de los bienes inmuebles y la otra o el otro que te está esperando para que vuelvas a caer en el mismo error, quiero decir, volver a casarte o emparejarte hasta que el aburrimiento, bostezar tres veces por hora, brote de nuevo.

Pues bien la plaga de la crisis económica se ha convertido en un nuevo maná para que la persona no vuelva tropezar dos veces en el mismo error, en casarse, y, según los estudiosos del tema, los malagueños, incluidas las malagueñas, han aminorado sus deseos de vivir nuevas aventuras, de tal manera que más de nueve mil parejas, respecto al año 2008, prueban a seguir malviviendo en el infierno de intentar tolerarse ante los gastos económicos que supondría el amanecer de una nueva felicidad.

La pela es la pela, bastante más que los consejos y sermones que se reparten a doquier ante un posible divorcio.

lunes, 12 de abril de 2010

"Usted es un político"


Cuando Franco asaltó el poder, bien asentado ya en él, certificó que el peor de los males, junto a la conspiración judeo masónica, era ser político, y no digamos nada de lo que pensaba sobre los partidos políticos; fue por eso que siempre negó que él lo fuese.

Sus huestes, o sea, todos aquellos que ocuparon cargos de chaqueta blanca, adornada con vistoso “mantecado”, y sobria camisa azul mahón, tomaron el latiguillo de condenar a cualquier bien nacido preocupado por asuntos sociales de ser un político, latiguillo que padecieron, padecimos, todos aquellos que, semicruzados de brazos, pensábamos que era demasiado fuerte el yugo que padecía el pueblo.

Está ocurriendo que en la actualidad, tal vez sin caer en la cuenta, uno de los peores insultos que se le puede achacar a cualquier persona es la de ser político. Cierto es que una buena parte de la clase política es culpable de ello, y como muestra ahí está toda la corruptela que, de norte a sur, sin olvidar el este, asola a políticos municipales, autonómicos y nacionales, pero no lo es menos que la Constitución Española en su artículo 6 afirma: “Los partidos políticos expresan el pluralismo político, concurren a la formación y manifestación de la voluntad popular y son instrumento fundamental para la participación política. Su creación y el ejercicio de su actividad son libres dentro del respeto a la Constitución y a la ley. Sus estructura interna y funcionamiento deberán ser democráticos.”

Pues bien, todos aquellos partidos que en la actualidad se encuentran legalizados son, nos gusten o no, democráticos, hasta que no se demuestre lo contrario. A los más puristas, les puede parecer que Falange Española no lo es, no lo puede ser. Y no es así, pues si se fijan bien, para la Judicatura e Interior, Asociación Nacionalista Vasca (ANV), la que afirman que es una franquicia de ETA y gobierna un puñado de municipios del País Vasco, es legal y democrática.

Una organización política marginal, según indica su calificativo es la que se encuentra al margen de la línea que marca la legalidad, o sea, la que está al otro lado de la Constitución, casos de Batasuna y la propia ETA.

No entiendo, la verdad es que cada día entiendo menos cosas, que el juez Garzón, en su recurso de apelación ante la Sala de lo Penal del Tribunal Constitucional, haya alegado que han sido motivaciones ideológicas las que han motivado a “organizaciones marginales” (Falange Española) a ejercer una acción contra él.

Esla afirmación la podría hacer cualquier hijo de vecino, pero no un señor juez. ¿O sí?

domingo, 11 de abril de 2010

Que me busquen sin descanso


Que te busquen sin descanso
cuando amanezca mi estepa,
que te traigan al galope
para oler tu brisa fresca.
Un suspiro nunca acaba,
cuando termina comienza
cuando se exhala camina
y descansa en las estrellas.

Que te busquen entre diosas
y te traigan como sea.
No te importe que esté frío
el alma mía te espera.
Nuestro beso nos recubre
junto al brote de la niebla,
le da fragancia a la muerte
y es ya siempre vida eterna.

Que me busquen sin descanso
y me llamen cuando mueras,
la distancia yo andaré
de la muerte y de tu néctar.
Volaré por los luceros
como atrevido cometa,
haré posada en la luna
esperando ver tu esencia.
Saltaré de gozo al verte
reflejado en tu grandeza
donde el fuego de mis labios
será luz que a ti te encienda.

Que me encuentren, que me busquen
que yo apagaré la vela
con un suspiro de beso
y estarás entre pavesas.

sábado, 10 de abril de 2010

El derbi


Los parados seguirán parados, la crisis amontonando ruina, Rajoy con su parsimonia táctica, Zapatero deslizándose por la pendiente, Chaves medio atacando al estamento judicial, Cascos volviendo a las andadas, Willy Toledo defendiendo a Cuba, Garzón sacando pecho, el Tribunal Constitucional mareando y durmiendo la perdiz del Estatut, Griñán convertido en vendedor de solares, Arenas soñando con la victoria en Andalucía, los del Gürtel leyendo folios, Jaume Matas paseando, más o menos tranquilo, por las plazas públicas, y suma y sigue con todas y cada una de las escenas surrealistas de este país, España, pero hoy a las 22:00 horas, buena parte de nosotros, vosotros y ellos, incluido el género femenino, detendrá tan extraño deambular para buscar acomodo y ver el derbi, el clásico del año, del siglo, del milenio: Real Madrid-Barça.

Lo atávico, o sea, la pasión del juego, de la tribu y de los hinchas, arrasará el Bernabeu, las ciudades, las plazas, las calles, los bares de barrios, los hogares y las casas de objetos tibios. A partir de las 18:00 horas retornarán las banderas, los güisquis, los silbatos, las pinturas de guerra, los rezos y el personal, silencioso ante la injusticia, dará rienda suelta al cabreo o al gozo tomando como pretexto el fútbol.

La cuestión ya no será ser progresista o conservador, de izquierdas o derechas, ateo o creyente, pobre o rico, abortista o antiabortista, joven o anciano, paciente o médico, pederasta o pura inocencia, urbano o rural, homosexual o heterosexual..., nada importa, pues todo se concretará en el duelo entre Leo Messi y Cristiano Ronaldo o David, el pequeñito y Goliat, el más alto, fuerte y ancho.

Las apuestas están abiertas, las lanzas afiladas y las gargantas prestas a gritar goool. ¿Cuántos millones de ciudadanos gozarán y sufrirán con el espectáculo?: ¿acaso más que con las actuaciones de Belén Esteban? ¿gozará el derbi de más audiencia que una sesión retransmitida en directo del Parlamento de Andalucía, que el de Canarias, que el de Extremadura, que el que comanda Bono y que todos juntos?

Al iniciarse la madrugada, habrá una España vencedora y otra derrotada. Una izará su bandera y la otra, será arriada. Igual que ayer, que hoy, que siempre.

viernes, 9 de abril de 2010

El juez Garzón, semblanza sin acritud


Salgamos, a ser posible, de los tópicos que coronan la silueta del juez Baltasar Garzón, en especial el de la estrella que parece coronar sus actuaciones.

Sin equivocarnos, creo, levanta adhesiones y fobias por unos y otros, pero dándose el caso singular de que los que se adhieren a él, antes le odiaban, y viceversa. Es, pues, el centro de todas las discusiones y a su alrededor se mueven fuerzas centrífugas y centrípetas, mientras él permanece ingrávido.

A las discutidas instrucciones de sus sumarios, debemos grandes logros para la democracia en tres vertientes: la lucha con el terrorismo etarra, la persecución del narcotráfico y el interés por descubrir el terrorismo de Estado. Respecto a este último logro, no debemos olvidar que fue número 2 por la circunscripción electoral de Madrid bajo el paraguas de Felipe González o, tal vez, era Garzón el que portaba el paraguas. Fuese quien fuese el portador que nos salva de la lluvia, no cabe la menor duda de su protagonismo político y que fue después del varapalo, llámese desprecio del sevillano, cuando inició el sumario del señor “X”, al que por cierto logró sentar como testigo del caso de los GAL.

Nos encontramos ahora ante su posible inhabilitación como juez. Y se meta uno donde se meta, o sea, desde Facebook a la barra del Gran Vía, lugar donde introduzco algo de alcohol en el hígado, el tema de conversación es Garzón, juez que ha desplazado de las acaloradas tertulias políticas a Vito Correa, El Bigotes y Luis Bárcenas.

La inhabilitación que le puede caer encima al juez Garzón viene dada por haber intentado juzgar los crímenes del franquismo. Se le acusa de prevaricar, o sea, de delinquir a sabiendas o por ignorancia. Doy fe que fui uno de los diputados que voté la Ley de Amnistía de 1977 en la que se amnistiaban los delitos por sedición militar, golpe de Estado de 1936, y eso, lo de tal Ley es lógico pensar que Garzón tuviera conocimiento de ella.

Le esperan otros dos juicios: el primero de ellos por unos dólares que cobró, dicen que de forma ilícita, allí donde García Lorca escribiese un maravilloso poemario, y el segundo, más grave, por permitir escuchas ilegales entre acusados del caso Gürtel y sus abogados defensores, acto prohibido en nuestra garantista democracia y que, por ello, ha sido retirado del sumario.

Y digo más grave, porque como los abogados defensores vean en el sumario un pequeño hilito que una las imputaciones a los acusados y las escuchas ilegales, el sumario Gürtel puede pasar al baúl de los objetos olvidados.

Ya veremos.

jueves, 8 de abril de 2010

Las mantas y los mantas del PP


Vaya por delante, ante posibles denuncias de Javier Arenas, que lo mucho o poco que hoy teclee en el maldito ordenador porta el virus de la presunción, o sea, nadie es culpable hasta que no se demuestre, pero el tufo que desprende buena parte de la cúpula del Partido Popular se está haciendo insoportable.

Bajo los pies de Rajoy se encuentra el senador popular Luis Bárcenas, quiero decir que ambos trabajan en el edificio central del PP, sito en la madrileña calle Génova. L.B., según los 50.000 folios instruidos para el caso Gürtel, es un auténtico polvorín que, en caso de estallar, se puede llevar por delante la masa cojonera de Mariano Rajoy, aunque para ello es necesario demostrar que L.B. es Luis Bárcenas.

La Mato, aquella señora que afirmaba que la chiquillería andaluza es analfabeta, y Javier Arenas, el eterno perdedor de Sevilla, están nerviosos con el troncho de folios según afirma hoy ECD; la primera porque no sé que apaño con un cochecito que, dicen las malas lenguas, financió El Bigotes, y Javier, porque algunos afirman que fue el hombre que situó a Vito Correa en la inmediaciones del PP. Quede claro que todo es presunto.

De la manta no se puede tirar, a lo más del carrillo de folios, y digo que de la manta nada de nada, porque consta que El Bigotes y sus compañeros han regalado mantas a porrillo a los papás y suegros de don Francisco Camps. Reconozco que regalar y aceptar una manta no debe ser delito, pero son de muy mal gusto ambos detalles, aunque lo peor es aceptar trajes como obsequios, hecho que en los tiempos del estraperlo era propio de los chulos de putas.

Por el Madrid de Esperanza Aguirre las aguas bajan pestilentes, ahí tienen a un tal Martín Vasco, ex diputado regional, al que las huestes de Vito Correa le pagaron la boda, la ruptura del virgo de la parienta en el Ritz, cuarenta viajes y un trío de buenos relojes, a la saga Galeote y algunos alcaldes del PP que eran vestidos de la cabeza a los pies.

Pero poder hay, miren sino los tres millones de euros que Jaume Matas ha colocado sobre la mesa judicial para evitar su entrada en el trullo. Y hasta en las estribaciones del valle del Guadalhorce, ahí donde el azahar se adelgaza, la primavera ha cambiado su aroma y todo comienza a oler de forma distinta.

Y Rajoy, mientras tanto, intenta aromatizar el ambiente con un silencio inexplicable.

miércoles, 7 de abril de 2010

La hucha del cerdito


Quién no ha tenido una hucha del cerdito y quién no la ha hecho añicos en un momento determinado. Casi nadie, me atrevería a decir. En vez de romperla, los más pillos introducíamos un cuchillo en su ranura y las pesetas o reales se deslizaban a través de su hoja y terminaban descansando en nuestras manos. Ello ocurría en los tiempos en que la hucha era de barro. Han pasado, pues, una pila de lustros.

La hucha del cerdo, o sea, sin diminutivo o mandanga, es hoy otra cosa bien diferente. Los presuntos Jaume y L.B. son buena muestra de lo que digo. Se ponen hasta aquí (estoy señalando mis cejas) a costa de birlar lo nuestro y bailar con el más feo, caso de el Bigotes y su jefe. Ay Dios, cuánto daría Aznar por borrar de la macroboda de El Escorial ese clic de Correa y compañía caminando por el suntuoso patio de marras.

A lo que iba, que si no me enrollo con los 50.000 folios del caso Gürtel. Pues bien, según datos que nunca sabré cómo se obtienen, la españolada ahorra un 25% de lo que cobra, claro es que para eso tiene que cobrar. El de Nazaret ordenó a sus pescadores: id y predicad. Zapatero dijo a los suyos: id y consumid. Y por lo que dicen los dichosos expertos, la ciudadanía, acojonada, también se puede poner acoñada para que no se enfaden las intrépidas feministas, le ha hecho la peseta al mejor estilo Aznar.

Aunque no me lo creo del todo, se asegura que las familias más o menos pudientes, o sea, las que su paga mensual llega a los 2.000 euros, ahorran, con cerdito o sin él, una cantidad cercana a los 500 machacantes europeos. Y digo que no me lo creo del todo, porque un servidor que existe en esta ciudad, Málaga, que todo lo acoge y todo lo silencia, y convive a caballo entre el barrio de la Trinidad y el Corte Inglés, observa como el personal sigue con un ritmo normalete de gastos.

Pero algo tiene que haber de cierto en esas pajas mentales de los expertos, porque Zapatero, que le ha cogido gustirrinín a la inminente subida del IVA, anda estudiando la forma de gravar con un nuevo impuesto los depósitos bancarios de los ahorradores, las huchas del cerdito.

Así las cosas, recomiendo a mi corta docena de lectores que pellizquen sus ahorros y disfruten lo más posible, pues al fin y al cabo, y bien pensado, esta vida es un simple tránsito a la eternidad.

martes, 6 de abril de 2010

La ley del menor


Las Cortes Generales aprobaron la Ley Orgánica del Menor y SM el Rey la sancionó el 12 de enero del año 2000, siendo presidente del Gobierno de España José María Aznar. Un menor, según esta norma, es toda persona que haya cumplido los 14 años y no haya llegado a cumplir 18 “tacos”, y un joven es el comprendido entre los 18 y 21 años de edad. Pues bien, la citada ley es de aplicación a menores y jóvenes. A todos aquellos y aquellas que estén por debajo del umbral de los catorce abriles, no se les podrá aplicar la citada ley.

De toda la vida, los menores y los menos menores, quiero decir los niños y las niñas, han tenido su propia ley, ya saben, “el que la hace, la paga”. Hasta en los tiempos del franquismo, que fueron los míos de niño, y a pesar de la tranquilidad que reinaba a causa del trancazo dictatorial, la chavalería se conformaba en pandillas que buscaban peleas de barrio en barrio. En los criticados colegios de hoy en día, también en los de antaño, el patio de recreo se convierte en un perfecto ring de boxeo en el que se reparten mamporros mientra dos profesores, los del turno correspondiente, pasean lánguidamente con los brazos atrás al tiempo que hablan de la congelación salarial. No hay día en que el atavismo, tanto en forma de tribu como a nivel personal, no esté presente a la salida del cole.

Sin embargo, siendo lo atávico una constante permanente en el ser humano, los menores según la Ley del Menor, también los niños, “gozan” de unos privilegios que no teníamos los prehistóricos, a saber: una madre a todo tiempo, la violencia (tele) en el centro del salón y las llamadas redes sociales, un riesgo, este último, de innumerables daños.

Una niña, pues tenía menos de catorce años, ha muerto, ¿asesinada?, previa cita a través de una red social, en un duelo al sol por tierras de Castilla-la Mancha. Y ha muerto, presuntamente, a manos de una menor, pues ya había cumplido los catorce años de edad. Unos meses, pues, separaban a ambas.

En el caso que lo presunto se convierta en realidad, a la menor le podría caer no más de cinco años en un Centro de Menores; pero si no hubiese cumplido los famosos catorce abriles, se iría a su casa de rositas.

Urge, sin duda alguna, reformar la Ley del Menor, pero más prisa corre que las familias echen cerrojo y candado a la violencia que entra en su hogar vía televisión e Internet.

Ojo avizor, queridos padres, que peligran nuestros nietos, o sea, vuestros hijos.

lunes, 5 de abril de 2010

La resurrección del caso Gürtel


Lo apalearon, murió y resucitó. Y para recordar tales sucesos, en algunas localidades, caso de Málaga, año tras año son recordados aquellos hechos acaecidos en Jerusalén hace unos dos mil años. Durante la representación de los mismos, parte de la ciudadanía lo pasa bien o mal, según se mire, y la otra parte aprovecha la ocasión, si puede, para echar unos días de tranquilidad, Pero como el protagonista que da lugar a todo este tinglado de sillas y cascarúos se definió como señor de un reino que no es de este mundo, realmente nada de ese cotarro influye en el entorno de la cotidianidad. Y así pues, siguen los parados igual que estaban, los enfermos tirando de su particular pasión, las personas normales viviendo en un mundo anormal y los políticos, como siempre, viéndolas de venir para dejarlas pasar.

Hoy, que dicen que es lunes de pascua de resurrección, se hace público el sumario del caso Gürtel, ya saben ese complejo entramado sobre una presunta financiación ilegal del Partido Popular.

Con seguridad que tanto lo hombres y mujeres del PSOE como los del PP habrán realizado estaciones de penitencia para que los posibles hachazos afilados corten expectativas de votos de los segundos y las cosas vuelvan a estar como están.

De manera que El bigotes, Camps y otros más volverán a estar de actualidad; los tertulianos de las diferentes cuadras políticas cobrarán sabrosos dividendos por atizar o defender; a los columnistas se les volverá a ver el plumero con su parcialidad; y la canallesca se comportará haciendo honor a su nombre.

Si usted, querido lector, tuviera tiempo, que no siempre es oro, y calderilla suelta podría asomarse a las primeras de hoy y ya podría comprobar el signo con el que cada baranda de la prensa nacional trata este peliagudo asunto.

Sin embargo, opinión muy personal, el duelo a muerte que siguen manteniendo Barça y Madrid, el aroma de los cuartos de la Champions League y la expectación mesiánica que levanta el Campeonato Mundial de Fútbol, conformarán una apisonadora que triturará cualquier intento de joder esa posible resurrección del fútbol español.

El personal, por desgracia, pasa de la corrupción, y lo que pide es que le aparten este cáliz de paro, de la hipoteca, la subida de impuestos y del posible estallido final de la economía española.

En fin, al pueblo le preocupa las cosas de este mundo, de este reino.

sábado, 3 de abril de 2010

Barbies con pene


La muñeca Barbie es protagonista de la historia de la última mitad del siglo XX y, sino lo estropean desde Alicante, de lo que llevamos de éste. Se ha logrado vender más de mil millones de Barbies en, aproximadamente, 150 países. Y su larguirucho cuerpo ha sido vestido por más de diez mil millones de modelitos de todo tipo. Conocida por la chiquillería y las hoy abuelas, la muñequita había sobrevivido a las luchas xenófobas y a los movimientos feministas.

Su creadora, Ruth Handler, fallecida en 2002, tuvo la gran idea de apartarse de las “muñecas muñecas” y ofreció un producto anglosajón con líneas modélicas, estrecha cintura, edad indefinida y electrizantes pechos. Su cara sin arrugas, su largo cabello y su “preparación” en las más variadas profesiones la convirtieron en un paradigma para las niñas del mundo.

Las feministas, a las más feas me refiero, hicieron propaganda en su contra y en el año 1972 hubo una campaña en la que se describía que el cuerpo de Barbie era una utopía inalcanzable. Había que volver, dijeron las de la Falcón, a muñecas del tipo Mariquita Pérez. Les comía la envidia, pero no hubo forma de acabar con la fiebre Barbie. Y así resulto que, al menos en España, cada hija de vecina poseía, además de una pequeña farmacia casera, un ajuar con toda clase de vestiditos de Barbie.

La antigua URSS llegó a prohibir su venta en territorio soviético y, exactamente igual que los portugueses de San Antonio de Vila Real, en tiempos de Salazar, volvían de Ayamonte con una fregona y dos latas de coca cola, los hijos de Stalin lo hacían con una Barbie de contrabando.

Pues bien, organizada por la “Asociación de Lesbianas, Gays y Transexuales de Alicante”, que no es moco de pavo, o de pava, e impulsada por M.A. Velandia, la exposición “Invisibles: Naturalezas transgresoras” muestra una gama de fotos de Barbie con pene.

Y es que este personal, que goza de mi respeto, lo quiere todo: un Cristo homosexual, una Virgen ramera, un cursillo para masturbarse, un mapa de exploración del clítoris y acabar, a través de la diversidad transexual, con la inocencia de cualquier chiquilla que, con una Barbie en sus brazos, pregunte a “mamapapá”: ¿las muñecas tienen pito?

Ya tendrán tiempo, queridos y queridas transexuales, homosexuales, gays, lesbianas, religiosos o laicos, ya tendrán tiempo, decía, los niños y las niñas en descubrir hasta el sexo de los ángeles.

Y es que hasta ayer, cualquier chavalina podía pinchar Barbie en Google sin ninguna clase de problemas. A partir de hoy, queridos/as, han jodido el entretenimiento. Lo pueden comprobar.

viernes, 2 de abril de 2010

Mecer el tiempo


Un buen pan, una hogareña mecedora, una cálida oscuridad y una mítica chimenea. No hace falta más para pasar un reposado fin de semana que incluya Viernes y Sábado de Pasión. Ni siquiera -tan sólo por dos días, no más- un buen libro para acompañar el durmiente balanceo. Y si entre el chispear de las lenguas de fuego se divisa la silueta de la madre acurrucando a la niña nena, el milagro. Fuera del ajetreo de las procesiones, de las conversaciones pías -impías en realidad- de la llamada inoportuna, de la selva de lo urbano, de la rabiosa actualidad y de su análisis político. Y adentro, muy adentro de la intimidad y del alma del recuerdo, la nostalgia. Querer ser, aunque la piedra del ajetreo nos quiebre la inmortalidad del instante, es la meta, mejor, querer ser humano.

Nos pasa, me pasa, que en lugar de la mecedora deseamos el trono, la noria o el tobogán del vértigo o, peor aún, la tupida tela de araña que nos envuelve y nos maniata. No somos capaces de cortar el hilo del que pende nuestra desgracia, el aparentar, el status, la baratija de la falsa felicidad. Pararnos un par de días para después seguir es un buen ejercicio. No se trata de permanecer estáticos o cincelados por el consumo, no es eso, de lo que se trata es de dejarnos mecer por la digestión del pasado y vivir el crepitar de la nana que clama por la paz y el auténtico amor.

Si hoy introdujera unas “negritas”, desaparecería la magia de la grata mecedura del tiempo. Sin más. Tal vez solamente se pueda conseguir cuando se vive hasta el mismo cansancio de existir.

Ayer fue, pero mañana se estropeará el destello. Me detendré a la vuelta, ay, para comprar la prensa y saber cosas. Y pulverizaré la mejor de las consagraciones, la de ser humano; para eso existimos.

Pero no caeré en la tentación. Detendré el tiempo y la mirada y colocaré los ojos al revés, para mirarme otra vez para adentro, pues tengo que conservar la visión de la noche, de la lumbre, del pan grande y de la mecedora.

Eso, mecerse a sí mismo, mecer el tiempo.

jueves, 1 de abril de 2010

El pueblo y la Semana Santa de Málaga




Hoy, Jueves Santo, es día para elegir tumulto y arte por las calles de esta ciudad, Málaga, que todo lo acoge y todo lo silencia: Santa Cruz, Viñeros, Mena, Misericordia, Zamarrilla, Cena y Esperanza.

Existen dos opciones: esperarlas o ir a su encuentro. En la vida, pasa igual. Hay quien permanece sentado viéndolas de venir. Y en Semana Santa ídem de ídem y, sin embargo, es más caro lo de las sillas y tribunas, éstas últimas, para más inri, son farisaicas. Si vives sentado también pagas por ello. Los hay en continuo movimiento buscando el instante, la esquina y el aroma de lo fugaz; es más barato, aunque también más agotador.

Sentado tienes que abrigarte. Caminando no pasas frío. Desde luego que yo, exceptuando un año que ejercí de político, ya saben, tribuna y traje oscuro, el resto lo he pasado de esquina en esquina. Con seguridad que no he visto la Semana Santa al cien por cien, pero aquel año de marras no vi nada, y es que yo fui a la tribuna no para ver, sino para que me vieran.

De manera que ya ven, o sentarse y ver todas las cofradías o ir en busca del asombro. Lo tengo claro: Zamarrilla hasta el hartazgo. Mármoles arriba y abajo. Salida y entrada. Y, entre ambos acontecimientos, el puente de La Aurora y sus alrededores: el bullicio de la religiosidad popular, esa especial manera de entender la nomenclatura malagueña: los carritos atiborrados de mil y una chucherías, los globos acariciando el cielo de los pequeños, el altramuz, el cascarúo y la manzana en almíbar, la anciana trinitaria y su peinilla de experiencia y sabiduría, la “tribuna” de Los Pobres, tomada ya al atardecer por un pueblo que espera, para qué engañarnos, con idéntica expectación a los tronos que a los legionarios, el tambor y la corneta, y un beso que se escapa de novios que se aman. Todo ello forma parte de lo nuestro.

Viene el Cristo de los Milagros. Moreno abatido en la muerte. Y la Virgen roja del bandido Zamarrilla, implorando un no sé que al cielo que la contempla. Y el silencio reina.