miércoles, 31 de marzo de 2010

Las derechas y la Semana Santa


Los estudiosos, licenciados o no, del Nazareno coinciden en que Jesús no fue de derechas, pero sí en que todo su simbolismo, la Iglesia, a partir del emperador Constantino, ha estado, salvo raras excepciones, al servicio de los más poderosos o, precisando algo más, del mismísimo poder.

Nunca he llegado a comprender, y me alegro de ello, por qué un Hombre que entra triunfante en la capital del reino de Judea, tiene que esconderse a las pocas horas y es detenido y juzgado por los poderes civiles y religiosos, condenado a muerte y ejecutado. No he encontrado razón alguna en la lectura de los “Dichos y Hechos” publicados sobre él y, sin embargo, debió existir.

Mi problema puede estar en que no veo nada claro aquello de “la voluntad del Padre” y que todo tenía que ocurrir para alivio de los “pecadores” del mundo, los cuales, seguimos existiendo de una forma consciente o inconsciente. Creo que me salva mi poca o ninguna fe, que tampoco en eso estoy seguro de nada.

Las derechas debieron estar presentes de alguna manera en la auténtica Pasión del Nazareno. Pensando en la cuestión, quizás debieron estarlo en el tejemaneje de la bolsa de los treinta denarios. No tanto en el humilde bolsista Judas -por cierto, no conozco a nadie que se llame así- sino en quien le entregó el pagaré, el precio de su prostitución, la venta de Jesús.

Sigue estando vigente aquello de que no se puede servir a dos señores: a Dios y al Dinero. Y sigue, en la actualidad, la balanza del servicio cargada sobre el platillo del dinero, del poder.

Las derechas no tienen porqué ser los votantes del PP, ni siquiera sus militantes, pues si no se sabe muy bien qué es hoy la izquierda, el mismo interrogante envuelve al concepto de derecha. Quizás se interseccionesn derecha e izquierda dando como resultado el siguiente trípode axiológico: dinero, poder y prestigio.

Un sencillo acercamiento a nuestra particular Semana Santa nos visualiza una serie de personajes incrustada en las entrañas de florilegios y botafumeiros, a saber: ministros, presidentes de audiencias, obispos, jefes de policía y generales, o sea, poderes religiosos y civiles, sean de derecha o de izquierda.

Todo ello viene de antiguo, desde el auténtico Gólgota.

martes, 30 de marzo de 2010

Las izquierdas y la Semana Santa


No sé si Jesús de Nazaret podría definirse en la actualidad como un hombre de izquierdas. Durante el tiempo que va de los años 60 del pasado siglo a los 70, se estudió la figura histórica y legendaria de Jesús desde muy distintos perfiles que iban del anatómico al político. Algunos consideraron que fue un rebelde al putrefacto estado teocrático que le había tocado vivir, otros, por el contrario, que fue un perfecto rabí amante de que la Ley se cumpliese en su totalidad; los hay que lo creyeron un nacionalista galileo y, por ello, un luchador contra el imperio romano. Juicios que nada dicen, porque el auténtico Jurado, o sea, los que lo juzgaron de verdad, los poderes religiosos y políticos de su tiempo, lo tuvieron claro: los primeros lo consideraron blasfemo y los segundos, Pilatos y subdelegados, culpable de querer implantar un reino en contra del César.

Andan las izquierdas, esencialmente la andaluza, debatiendo su futuro y haciendo cambios de gobernantes durante esta evocación semanal del dolor. Y si ya, la misma tragicomedia religiosa y cultural que significa la Semana Santa, uniendo en un mismo escenario un limón cascarúo con un cirio regando cera, o un legionario armado con un hombre de trono miembro de una organización no gubernamental, o un hermano mayor medalleando a cara descubierta al tiempo que un policía municipal retira un cristo mendigo de calle Larios; y, si ya decía, esta tragicomedia, u otra cualquiera, no hace pensar a las izquierdas que esta sociedad ha cambiado, pues apaga y vámonos, aunque sea de procesión.

Abocados los hombres y mujeres de izquierdas, según encuestas, a perder un buen trozo de la tarta del poder, se alían con cristos y vírgenes dolorosas, con el beneplácito de mayordomos y hermanos mayores, a pasear sus esperanzas por el centro de esta ciudad, Málaga, que todo lo acoge y todo lo silencia, a fin de conjugar muerte y resurrección y salir de este atolladero en que se encuentran.

Pero no hay por qué escandalizarse, ya que todo ese conglomerado de oficiales y suboficiales, de niñas vestidas de brujas, de cirios y fusiles, de obispos y ateos, de turismo y hoteles, de políticos y contribuyentes, de venta y reventa de sillas, de mendigos y ricos, forma parte de la religiosidad.

La fe es harina de otro costal.

lunes, 29 de marzo de 2010

El Gran Circo


Con respecto a “los dichos y hechos” -evangelios- que narran las andanzas de Jesús de Nazaret, existen tres posibilidades: o bien creer su contenido al pie de la letra o creerse aquello que interese o saltárselos olímpicamente. En el primero de los casos, pueden encontrase en este mundo no más de diez personas; una gran masa giraría alrededor de posibles salpicaduras evangélicas; y otros muchos, no me refiero a creyentes de otras religiones monoteístas, viven como si Jesús no hubiese existido, y a lo mejor es así, cualquiera sabe.

Para los más, la Iglesia, en este caso la católica, es la que ha puesto en orden todo el legado proveniente del nacido en Belén. Es ella la que interpreta y revela, mediante el Catecismo y las encíclicas papales, lo que hay o no hay que creer. Y realiza esa función apoyándose en la siguiente cita evangélica: “Tú eres Pedro, piedra, y sobre esta piedra edificaré mi iglesia, y todo lo que tú ates en la tierra en el cielo será atado…”

Y así, por ejemplo, la Iglesia tiene un Credo particular que sus fieles repiten en Eucaristías y/o Misas: “Creo en Dios Padre Todopoderoso, creador del Cielo y de la Tierra, de todo lo visible e invisible…”, credo que, desde luego, nada tiene que ver con aquél que parecía asumir el principal protagonista de los Evangelios, me refiero al que dicen que dictó en el llamado Sermón de la Bienaventuranzas: “… bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia…”

Así las cosas y los casos, nos encontramos durante estos días con la Semana Santa, Mayor o de Pasión, en la que se rinde culto al Sufrimiento y Muerte del Hombre que plantó cara a los poderes teocráticos del Gran Sanedrín y sus Sumos Pontífices, los cuales se rasgaron sus vestiduras y lo proclamaron blasfemo, por tanto, condenado a muerte, sentencia que fue ejecutada por el poder civil.

La Semana Santa se ha convertido en el Gran Circo de la Iglesia Católica, término que no debe tomarse como peyorativo, ya que posee todos los ingredientes positivos del concepto circense, pues en ella, en la Semana Santa, se ensamblan luz, tiniebla, color, arte, lujo, prestidigitación, música y bombo, demasiado bombo tal vez.

sábado, 27 de marzo de 2010

Málaga 2016


Cualquier problemática, de las muchas que existen en nuestro entorno y más allá de él, tendría solución si no existiesen interferencias entre el sujeto que emite y el receptor; ese es el intríngulis de una auténtica comunicación, sea ésta escrita u oral.

Claro es que no siempre la noticia que se emite, bien por su complejidad o por su veracidad, penetra la inocente espera del receptor, y éste omite convertirse en cómplice, por omisión, e intenta salir a la palestra a dar su versión sobre aquello que se insinúa al pueblo como categóricamente verdadero.

Algo así está comenzando a ocurrir con todo el affaire de la Capitalidad Cultural de Europa: “Málaga 2016”, o como quiera que se defina, primer problema que tendrá que dejar claro la Fundación que preside Juan López Cohard.

Cada vez más encerrado en mi concha de galápago, acudo con asombro a la lectura de un determinado reportaje sobre la bella utopía de conseguir esa vitola para esta ciudad, Málaga, que todo lo acoge y todo lo silencia, y me quedo ensimismado en la palabrería, no la palabra, de algunos gestores culturales que opinan sobre el sexo de la cultura, debate que hubiese sido el mismo si se tratase de disertar sobre el de los ángeles.

Se supone que un gestor cultural, pongamos por ejemplo a don Alfredo Taján, Director del Instituto Municipal del Libro, es, por propia definición, el encargado de gestionar el hecho cultural del libro en el municipio, o sea, desarrollar o administrar una idea, pero no el de gestar o crear la idea en sí (en este caso, la persona que ostenta el cargo tiene su particular faceta de creador).

Las Asociaciones (Ateneo, Zegrí, Academia San Telmo, Cofradías o Peñas), que cita López Cohard en un artículo, o los entes oficiales como las Áreas de Cultura de Junta, Diputación y Ayuntamiento, son órganos receptores del hecho cultural, y si ni siquiera llegan a alcanzar ese nominativo, se convierten en “cementerios de elefantes”, que haylos.

Lo esencial es emitir creatividad -algo personal- y que algunos de estos organismos, desde luego que no todos, la acojan en su seno y sean capaces de comunicarla al pueblo para que éste la digiera, me refiero a la creatividad, la haga suya y la convierta en una auténtica revolución capaz de dejar constancia de ello en Bruselas.

Lo infernal es que algunos de estos colectivos, especialmente los oficiales, filtran y sesgan la mayoría de los proyectos creativos de la ciudadanía, o bien, algunos cortocircuitos de elite impiden el paso de cualquier idea que no provenga de ellos.

Al final, me refiero a la posibilidad de hacer realidad el proyecto “Málaga 2016”, podría ocurrir que todo quedara reducido a un posible mercadeo de voluntades en el mismísimo centro de Europa.

miércoles, 24 de marzo de 2010

María del Mar Moreno


No deja de tener un cierto morbo el conjunto de pajas mentales que se pueden realizar respecto al nuevo Gobierno de la Junta de Andalucía. Merece, por ejemplo, una especial mención el relevo en la Consejería de Cultura, donde Rosa Torres, aunque ha ninguneado a la Asociación Colegial de Escritores de España (Sección Autónoma de Andalucía), es merecedora, en su gestión, de un aprobado alto; confiemos en el que el nuevo gestor, Paulino Plata, alcance un notable.

Griñán ha convertido en humo, o sea, en nada, la Consejería de Vivienda, la cual ha dejado de existir con apenas un año de vida, a pesar de que su creación se convirtió en la esperanza de numerosos “sin techos”; y así podríamos comentar las desaparecidas consejerías de Justicia y Función Pública, pero no es mi interés introducirme en los berenjenales del reparto territorial del poder andaluz.

Tan sólo detenerme en uno de ellos: la asunción de María del Mar Moreno -MMM- a la “mandona” Consejería de Presidencia y a la portavocía del Gobierno para que sea bien visualizada por parte del pueblo.

MMM, procedente de la cantera de Gaspar Zarrías, vuelve de nuevo al primer plano de la vida política andaluza, y ya son numerosos los que la catalogan como la próxima candidata a socialista a presidir la Junta de Andalucía, cenagoso terreno en el que no quiero introducirme.

A cualquier persona que le agrade el análisis político, que ya es tener vocación en los tiempos que corren, el estudio analítico, afirmaría que también psicoanalítico, de MMM es un eterno y apasionante interrogante. Tan sólo con pararse en su constante picoteo en las esferas del poder, habría para escribir un grueso volumen sobre “Teoría del Saber Estar Político”

En una década, 2000-2010, la Licenciada MMM ha sido vicesecretaria general del PSOE-A, Presidenta del Parlamento Andaluz desde 2004 a 2008, Consejera de Obras Públicas durante un trimestre de 2008, miembra de la Ejecutiva Federal del PSOE como Secretaria de Política Autonómica, últimamente Consejera de Educación y recientemente, desde hace un par de días, Consejera de Presidencia, trampolín dese el que afirman será candidata a regir los designios de la Junta de Andalucía.

No sé si se puede afirmar de MMM que ha pasado haciendo el bien, pero lo que no cabe duda es que su presencia en tan variados cargos ha transcurrido de forma desapercibida, lo que en estos tiempos de dinamiteros políticos es una virtud.

La pregunta es obvia: ¿qué poderes ocultos tiene MMM?

martes, 23 de marzo de 2010

La muerte del león de la Metro


La historia del cine no se entiende sin los estudios producción y distribución de la Metro-Goldwyn-Mayer y el rugido de su famoso león. Como si fuese hoy, y mira que han transcurrido años, recuerdo a los chavalines de la posguerra aplaudiendo a rabiar la imagen del rey de la selva asomándose a la pantalla, pues aquello era sinónimo de buen cine.

Sería interminable enumerar su producción cinematográfica, pero ahí van algunos de los clásicos de la MGM o, al menos, me lo parecen a mí: Una noche en la ópera y su correspondiente saga de los hermanos Marx, San Francisco, Lo que el viento se llevó (que sigue viva tras 71 años de su estreno), El mago de Oz, El puente de Waterloo, Madame Curie, Un americano en París, Cantando bajo la lluvia, Tarzán de los monos, La gata sobre el tejado de zinc, Ben-Hur (11 Óscar), Doctor Zhivago, Fama, Thelma & Louise y todos los etcéteras que ustedes deseen.

Pues bien, la Metro está en quiebra y necesita urgentemente 4.000 millones de dólares para que su león dé algún que otro rugido y siga, de tarde en tarde, intentándonos dar un zarpazo de arte.

Es el fin de una crónica anunciada desde la puesta de largo de la basura televisiva, la indigestión de la crisis económica, los vertederos de vídeos y el fin del gusto por el cine. Y sin embargo, lo que son las cosas, permanece Canal Sur y todas las televisiones públicas de las diferentes comunidades autónomas.

Esperemos a Griñán y su nueva y antigua Junta de Andalucía, démosle cien días de protocolo, aplaudamos todo posible recorte al suntuoso gasto público, observemos con preocupación la racanería en productos farmacéuticos, confiemos en que la serie Arrayán tenga fecha de caducidad, estudiemos con detenimiento la aportación de Paulino Plata a la Cultura de Andalucía y oremos para que la ruina que se acerca, no ya la crisis, se vaya con viento fresco a otras latitudes.

Mientras todo esto ocurre, y tirado en el sofá de las lamentaciones, voy a intentar hacerme con Mutiny on the Boonthy (Rebelión a bordo) de la MGM y gozar con la interpretación de Charles Laugthon en el papel del malvado capitán Blig.

lunes, 22 de marzo de 2010

La magia de la conversación


Algo cansados, tras proclamar a Rafael Ballesteros y Juan Cobos como galardonados con los Premios de la Crítica de Andalucía 2009 en las modalidades de narrativa y poesía, y después de haber almorzado y cenado espléndidas berzas y carrilladas en el restaurante La Fonda de Arcos de la Frontera y haber soportado estoicamente dos Asambleas, ordinaria y extraordinaria de la Asociación de Críticos, el ejército de escritores y poetas, desfallecido del trabajo realizado, marchó al catre, como mejor pudo, subiendo con parsimonia las bellísimas y asesinas cuestas de La Peña.

Quedamos los de siempre, los que apuestan por el demonio, a saber: el flamante reelegido Presidente de los Críticos del Sur, Morales Lomas, el autor de la gran catedral poética de la segunda mitad del siglo XX, “Sagrada Forma”, Antonio Hernández, ese seductor de la palabra oral y mago de la escrita, el ángel de Guadix, Antonio Enrique, dos concejalas socialistas, Ana e Isabel, Acción Social y Cultura, peligrosa intersección de conjuntos de osadía y timidez, y quien estas líneas escribe, cronista oficial de todos los infiernos y cielos que creen vivir los “humildes” poetas.

Encaminamos nuestras siluetas hacia el mágico ensamblaje de cubos de hielo y alcohol en sus distintos matices, a saber, pampero, ginebra, güisqui y bailey, y reposando las “palizas” dialécticas con las que empluman en manducas más o menos oficiales, dimos paso al río de la conversación grata, la que consigue bascular el bajo vientre en ese alegre vaivén donde la risa, ay la risa, y su prima hermana la sonrisa, ay la sonrisa, alivia toda la caspa recogida con anterioridad.

Para ello, nadie como Antonio Enrique, “el discípulo amado” por todos y todas los que consideran que aquí, al infierno llamado tierra, se viene para lograr convertirlo en cielo. El de Guadix leía con exquisito mimo las manos de Ana e Isabel, punteaba los extraños caracteres y montículos que él conoce perfectamente y siguiendo los afluentes de las marcas de la líneas, iba diseñando y mostrando la energía e íntimos secretos de ellas.

Un espectáculo ver como el sol iluminaba a la noche, comprobar como el cansancio era superado por la energía de la conversación, intuir que ser feliz es cuestión de querer serlo y comprobar que la plaza del asombro es el lugar donde mejor se puede echar un inolvidable rato.

El asombro, esa facultad propia de niños, la pusimos en práctica cuatro escritores y dos bellas ediles. Y creímos en nosotros. Para qué más fe.

sábado, 20 de marzo de 2010

Camino de Arcos de la Frontera


Si alguien lee este copo nuestro de cada día, tenga claro que me encuentro en Arcos de la Frontera (Cádiz), pueblo de poetas y lugar donde se fallan, desde hace dieciséis años los Premios de la Crítica de Andalucía en sus modalidades de Narrativa y Poesía.

Justamente hace esos mismos años se creó la Asociación “Críticos del Sur” en Granada para dar cumplida cuenta que, aunque ha cambiado de nombre, es la encargada de dictaminar qué libros escritos por andaluces, o residentes en Andalucía, son merecedores de dicho Premio. La presidencia, durante un porrón de años, la ostentó el poeta y novelista Antonio Hernández, natural de Arcos, pero residente en Madrid. Al no ser bueno perpetuarse en el “poder”, en la actualidad preside este tumulto de escritores, nuestro buen amigo Morales Lomas, novelista, dramaturgo, poeta, ensayista, crítico literario y, lo que son las cosas, columnista de http://www.diariolatorre.es/, un lujo, vamos.

A pesar de los recortes presupuestarios, esta noche sabatina es noche de alcohol y versos, de chácharas y contubernios, de encuentros anuales y brujerías, sin brujas de por medio. Los hay que no beben, los hay que sí y haylos que nos ponemos ciegos. Todo ello, claro es, después de haber proclamado a los vencedores.

Es noche en que los de la vieja escuela nos la jugamos a cara o cruz, pues como dice Antonio Hernández: “el vino y la mujer son dos venenosos licores incapaces de apagar la sed de ponzoña y sed que devora al poeta. Al de verdad, naturalmente, al que apostó por el demonio. El otro, como se sabe, es el abstemio bobón que en cuanto puede se pasa al bando de los ángeles.”

No siempre es así, querido Antonio, porque ahí tenemos a Pepe Sarria que, aunque no lo prueba, me refiero al alcohol, goza de otros beneficios que a nosotros, al menos a mí, se nos niega.

Salud, pues, para aguantar hasta el límite y si éste, el límite, se desborda, sea para dar cuenta de la amistad, bella palabra que cuando se pone en ejercicio se convierte en un milagro.

Eso, milagro, será esta noche santa y pecadora cuando al filo del último sorbo de un dulzón pampero, vaya, un servidor de ustedes, cantando: “… dejad que yo beba la copa vacía/ a la sombra del amor…”

viernes, 19 de marzo de 2010

Armas a porrillo


La fecha indica que hoy es el día de mi onomástica, el santo día de los Pepes. Y también el día de los padres. Vamos, que es una fecha para darse un garbeo por Grandes Almacenes y Pequeños Comercios y chamuscar unos queridos euros. Pasamos de la santidad al consumo en un santiamén. Así somos

La parienta, lógicamente, me ha preguntado si tengo algún capricho en especial. A esta edad que uno viste con esmero, los caprichos han menguado, aunque las necesidades se han multiplicado. Tan sólo pensé un par de segundos en darle la contestación: “quiero dos pares de calcetines de pura lana”, y es que mis pies son un par de témpanos de hielo.

Pues bien, unido a los pies, ese sentimiento que se conoce como corazón -tiene mucho corazón, se dice- se ha quedado algo helado cuando he sido informado, a través de la canallesca, de que España es el octavo país del mundo que más armamento pesado ha exportado entre 2005 y 2009. Más aún, si se tuviera en cuenta solamente el 2009 nos situaríamos en el sexto puesto del ranking mundial.

Las “pelas” son las “pelas” y el negocio, legal sin duda alguna, es el negocio. De manera que poseemos varios estandartes de talla, a saber: Zara, Turismo, El Corte Inglés, Mercadona y la industria y el negocio de las armas.

Quien más nos ha comprado, entre 2008 y 2009, o sea, a caballo entre el “maldito” Bush y el “nobel” Obama, ha sido EEUU, país que, por cierto, es el máximo exportador de maquinitas para matar y/o defenderse, y de cerca le sigue la Rusia de Putin.

Esclarecedor el siguiente dato: en 2008, el Gobierno proporcionó a Israel armas ligeras (pistolas, fusiles, ametralladoras, etc.) por más de un millón y medio de euros, entrega que fue realizada un semestre antes de la invasión de Gaza, y ello aunque seamos más palestinos que la mismísima kufiya que hasta algunos se la colocan de vez en cuando, igual que Alejandro Lerroux se cambiaba de ideología y vestidura según le convenía; por cierto, la carrera política de Lerroux se acabó cuando lo trincaron en el negocio ilegal del estraperlo, el de las armas queda dicho que es legal.

Y para terminar, Zapatero, su gobierno quiero decir, ha vendido muchísimo más armamento que el de Aznar, el amigo de Bush.

Y me pregunto, porqué tengo que esperar hasta hoy para ponerme un par de calcetines de lana.

Felicidades a todos y a todas, quiero decir a las Pepas, que haberlas haylas.

jueves, 18 de marzo de 2010

El Rey a la escucha


La Casa Real ha confirmado que SM el Rey Juan Carlos I usa audífonos. Y es una buena noticia ya que, según unos sondeos publicados por los periódicos El País y Público, la Monarquía ha bajado en aceptación por parte de la población más joven de nuestra nación.

A mi entender, que últimamente está empeorando, buena parte de ese sector de la población pasa olímpicamente de la Monarquía y de la República, sistemas políticos que son los que imperan, más o menos democráticamente, en el planeta Tierra.

De todas formas, bien que hace el Rey en intentar ponerse en sintonía auditiva con la densa población que las pasa canutas para llegar a final de mes, según el último informe del Instituto Nacional de Estadística, o con los más de cuatro millones de parados

Aunque también es cierto que “a palabras necias, oídos sordos” o dicho en plan pijo: a palabras onomatopéyicos, oídos terapéuticos, o como dice el que está mermado de audición y tiene pocos “posibles”: “pa lo que hay que oír hoy en día, me quedo como estoy.” En este último montón de sordos se mete un servidor, no tanto por la pasta que cuesta un par de audífonos, sino por la cantidad de memeces o simplezas dialécticas a que estamos expuestos durante las veinticuatro horas del día.

Cuando aquello del “pero porqué no te callas” a Hugo Chaves, no sé si su Majestad ya portaba el par de auditivos, pero el tiempo ha demostrado que estuvo sembrado, pero mire Excelencia, haría falta poner en ejercicio otro par, que estoy seguro que lo posee, para hacer llegar a nuestros políticos -con la misma rotundidad que al venezolano- que dejen de pronunciar palabras vacías de sentido en este tiempo de crisis que nos puede llevar a una ruina a la griega.

Me imagino que SM, cuando tiene tiempo y lleva los audífonos, escucha a Zapatero y Rajoy, lo que no quiere decir que lo que farfullan sea comprensible, y quiero creer que se preocupará por la constante repetición del siempre igual cacareo de culpabilidad con el que se acusan el uno al otro, y viceversa, sobre la crisis que nos asola.

Majestad perdone mi atrevimiento, pero mire, o reúne a estos dos inútiles y les lee la cartilla de cabo a rabo o bien se cambia los audífonos o esto, me refiero a España, se va al traste.

lunes, 15 de marzo de 2010

No sé tu nombre

No sé tu nombre
ni el tacto de tus manos
ni que se esconde tras tu sueter rojo.
Todo lo ignoro en ti
y sin embargo anoche soñé que te besaba.
¿O no eras tú?
¿Acaso mi locura se alimenta de sueños?
Resucité sintiendo en mis labios
la luz de tu mirada verde
con sabores de nácar de agua mar.
Pero cómo buscarte
si no sé tu nombre
ni el tacto de tus manos
ni que se esconde tras tu sueter rojo.

domingo, 14 de marzo de 2010

La bicoca del Senado


Todos los partidos políticos hablan y hablan de reformar la pomposa Cámara Alta, el Senado del Reino de España, pero transcurren las legislaturas y sigue vacía de contenido y repleta de desconocidos parlamentarios que no hacen ni el huevo.

El Senado es un cómodo lugar donde pasar desapercibido, vivir el presente con cierta comodidad e ir construyendo sin grandes sobresaltos la manduca en tiempos de crisis. Afirma la Constitución que el Senado es la Cámara de representación territorial, pero no es cierto. Fíjense en el dato, aparte de una minucia parlamentaria que las Comunidades Autónomas aportan al mismo, son las provincias las que nutren el cuerpo técnico de senadores, pues son cuatro senadores por provincia los destinados a vivir en el País de Las Maravillas.

Igual da que sea Madrid o Segovia, Málaga o Almería, Barcelona o Gerona, todas ellas y el resto es medido por el mismo rasero. Lo de la población es lo de menos y también el territorio, lo único que vale es el mojón de carretera que nos indica la linde de una provincia con otra.

El Senado es la Cámara de segunda lectura, para entendernos digamos que relee las leyes importantes del Congreso y según relean sus señorías pueden enmendar, aunque las posibles enmiendas son rayas en el agua, ya que tienen que ser devueltas a la Cámara Baja y los componentes de ésta, sus señorías los Diputados, vuelven, por regla general, a poner las cosas como estaban, o sea, se ciscan en el trabajo de sus compañeros.

Dado que últimamente los clic de los reporteros y las penurias de la crisis han puesto al descubierto la apatía currante de sus señorías y, para más inri, que su calendario laboral les otorga cerca de cuatro meses de vacaciones, los excelentísimos señores Bono y Rojo, presidentes del Congreso y Senado, están estudiando la forma de lavar la imagen laboral de sus discípulos de aula.

A tal fin, el mandamás del Senado, a través de los portavoces de los grupos parlamentarios, ha decidido que los meses de enero y julio sean tiempos de ir al tajo.

Sin embargo, ocurre que como no terminen los senadores y senadoras del Reino por cascársela, es un decir, poco tienen que hacer.

jueves, 11 de marzo de 2010

De los planes privados de pensiones


Hace muy bien Corbacho, el ministro de lo que queda de Trabajo, en recomendar a los ciudadanos que suscriban un plan privado de pensiones y que él se ponga como ejemplo, pues el futuro es muy oscuro se trabaje o no en el carbón.

Ocurre, sin embargo, que existen, de momento, más de cuatro millones de parados que no pueden recurrir a esa solución, porque estos nos es que tengan el futuro oscuro, sino el mismísimo presente. Si a los tiesos desempleados se les unen las viudas pensionistas, los mileuristas, hipotecados o no, los funcionarios de poca monta que van tirando como pueden y dividiendo por treinta el sueldo mensual, más los actuales jubilados y los sumisos jornaleros, caeremos en la cuenta que eso de la hucha bancaria -porque un plan de pensiones es tan sólo una hucha sin beneficio alguno, excepto para los bancos- es una utopía para la gran mayoría de la ciudadanía.

Los compañeros de alcachofas han ido preguntando a sus señorías, ministros y ministras, ministros señorías y al mismísimo Zapatero si tienen o no planes privados de pensiones. La mayoría sí que los tienen, a excepción quiero recordar de la miss modelito María Teresa Fernández de la Vega y su jefe superior inmediato, presidente seismesino de la Unión Europea, al que por cierto, es bueno recordar, que le quedará una muy buena pensión vitalicia como Presidente de Gobierno y otra más cuando se jubile de Diputado. Aclaro que un servidor, que estuvo ejerciendo durante dos legislaturas, a saber la Constituyente y la del golpe del 23-F, que sumaron más de cinco años, no cobra ni un duro; lo digo porque son numerosos curiosos los que me preguntan por el dato.

Cuando Solbes, hace un porrón de años, advirtió de la inseguridad de la Seguridad Social me hice de una hucha bancaria, hucha que hice añicos para ayudar a la persona más querida por mí a comprarse un habitáculo, y el resto lo fundí, igual que sigo fundiendo lo que puedo, en no pasar penurias de ninguna clase.

A poco que uno sea un poco husmeador, sabe que esto de las jubilaciones se va al traste, a no ser, y es una propuesta que hago en toda regla, se aplique la eutanasia a todos los que cumplan setenta y cinco tacos en este jodido mundo.

Así que la solución es: en el principio un más “vivo” ejercicio del aborto y en el final una visión más práctica de la eutanasia, y a vivir que son tres días, porque la existencia, si uno lo piensa bien, transcurre en un periquete.

http://www.josegarciaperez.es/
http://el-copo.blogspot.com/
http://www.papel-literario.com/

domingo, 7 de marzo de 2010

Duendes


Noche rosa de azahares
con aromas de guitarra,
noche suelta de la pena,
soleares desgarradas.
Compases de ritmo lento,
en el aire una garganta
llora, una copa de vino
desde los cielos se escancia
y del embrujo sin nombre,
como del fuego la llama,
tus ojos negros me miran
mientras canta una gitana.
Los duendes se han instalado
entre tus ojos y mi alma.

viernes, 5 de marzo de 2010

Una larga cambiada


Lo que más me duele respecto a las brutalidades que el género humano hace al género animal es el apaleamiento de focas. Puede ser, seguro que es, que acostumbrado de toda la vida a este rifirrafe sobre las corridas de toros, y dado que al toro se le otorga el nombre de bravo, uno no llegue a ver su sacrificio como la ablación que se le hace a la mujer en determinados lugares de nuestra Alianza de Civilizaciones.

“A falta de pan, buenas son tortas”, dice nuestro refranero, y dado que el pan del trabajo escasea por nuestros pagos, bueno será que nos entretengamos con el debate del Parlament de Catalunya sobre la prohibición o no del arte de “Cúchares”, torero madrileño, criado en Sevilla, muerto en La Habana (Cuba) y enterrado en la sevillana parroquia de San Bernardo, que pasó por los ruedos sin haber sido nunca herido por un asta de toro, o sea, que aplicó el “engaño” como nadie.

El toro de lidia es el animal más mimado durante su vida hasta que le llegan esos últimos veinte minutos en los que muestra, si es que la muestra, su bravura. Bien es cierto que la pica, las banderillas y el estoque son instrumentos no aptos para ser contemplados por almas angelicales que degustan un buen rabo de toro, pero no es menos cierto que esa triada es el acicate que demuestra el temple y la bravura del toro de lidia. Y el matador, que así hay que llamar al torero, lo es si no se convierte en un simple matarife de poca monta.

No me atrevo a decir que esto de los toros es arte, pero con todas las consecuencias afirmo que el arte y los artistas se han nutrido del espectáculo de la tauromaquia. Tan sólo por citar, citemos a cuatro de ellos: Goya, Picasso, Hemingwway y Georges Bizet con su ópera “Carmen”

La mayoría de los políticos afirman que todo este debate catalanista sobre la prohibición o no de las corridas de toros se debe al hecho de ser conocida como Fiesta Nacional, pero creo que no, pues es seguro que se debe a una ligera escaramuza de incultura de buena parte de la clase política catalana.

Este copo es, literariamente, una larga cambiada, suerte que en la tauromaquia se conoce por citar con una mano y que el toro salga por el lado contrario al de la mano que sujeta el capote.

jueves, 4 de marzo de 2010

La patata Amflora


Además de pertenecer a la generación del silencio, léase niño de la postguerra, también soy miembro de la generación de la patata y el huevo frito, insuperable plato alimenticio si se le añade un chorizo pasado levemente por una sartén de toda la vida.

Nunca me cansé de comer huevos fritos con patatas durante un porrón de noches, y cuando se producía el milagro del huevo con dos yemas los tres hermanos nos peleábamos por él o por ellas. Y así, mojando las buenas patatas fritas en lo alto de una yema cocinada en condiciones, nos hicimos mayores y creo que sanos a pesar del famoso y peligroso colesterol que dicen, y no dudo, que poseen los huevos.

La cosa, en este aspecto culinario, ha ido cambiando a peor, y el personal va por ahí presumiendo que por las noches cena un yogur anticolesterol y alguna fruta, los más manzana. Todavía en casa, algunas noches la parienta y yo nos la jugamos y nos metemos entre pecho y espalda un huevo frito con ajos, unas patatas fritas y algún pequeño pecado de chorizo o morcilla. Y nos chupamos los dedos, aunque los huevos de hoy ya no sean los de antaño, las patatas sean congeladas y la pobre chacina se encuentre desprotegida de buena grasa.

La Unión Europea aprobó ayer el cultivo de una patata modificada, o sea, que dejó de ser patata brava, frita o a lo pobre, para ostentar el título de patata Amflora.

A todo este tinglado de ingeniería alimentaria se le conoce como alimentación transgénica. A la pobre patata se le introduce un gen extraño que la adultera, modifica o muta. Llevaban los ingenieros, no los agricultores, más de cuatro años empecinados en conformar esa nueva patata y al final la UE de Barroso, no sé si Zapatero se ha enterado, la ha aprobado para uso en fábricas de papel y para productos de la industria textil y adhesivos, aunque ojo al dato, también para piensos a pesar de su resistencia a determinados antibióticos.

Cuando la “patata Amflora” sirva de alimentos a determinados animales, ni idea de los que puedan ser, pero barrunto que todos, usted y yo al degustar una buena lonja de jamón podemos estar tragándonos una tirita adhesiva.

miércoles, 3 de marzo de 2010

Se busca speechwriters


De Willy Toledo, dicen que es actor, no tenía noticia de su existencia. Lo que no quiere decir que sea un buen o mal actor, sino mi desinterés, salvo alguna excepción, por el cine de hoy en día; no solamente del español, sino del resto del mundo, incluido el cubano. Tampoco quiero decir que en la actualidad se haga mal cine; no lo sé, pero si sé que soy un adicto del Holywood de mis tiempos mozos.

Ahora ya sé algo más, tras introducirme en Google, de Willy. La entrada en ese nuevo espabilaburros ha sido debida al oír anoche una tertulia de radio en la que le daban estopa por defender, decían, la dictadura cubana de Fidel y Raúl.

Tras haber sobrevivido cuarenta años a la dictadura franquista, o sea, curtido uno en lides dictatoriales, me importa un bledo que Willy defienda a los Castro, “ese -tal como se decía por los años 80- es su problema. Y digo que me importa un bledo, porque todos estamos sometidos a innumerables dictaduras con las que, mejor o peor, vamos tirando sin ninguna clase de pudor. El primer dictador de mi persona soy yo mismo, pues no hago lo que me pide el cuerpo sino lo que me dictan las normas sociales de una elemental convivencia.

Lo que me fastidia de lo dicho por Willy, además de tomar prestado un diminuto nominativo yanqui para ser conocido, es que haya dicho de Orlando Zapata, ya saben, el chico que ha muerto, o lo han dejado morir, en el paraíso de Cuba en el transcurrir de una larga huelga de hambre, lo que más me fastidia, decía, es que Willy se refiriera a él como “un delincuente común, no era ni siquiera un disidente.”

No sé muy bien qué es un delincuente común, pero si apartamos del concepto delincuente los calificativos de asesino, terrorista, violador, atracador, pederasta, disidente, etc., podríamos llegar a la conclusión que Orlando era un robagallinas o algo parecido, pero no creo que, seguro que tú, oh Willy, tampoco, un robagallinas esté capacitado para realizar una huelga de hambre que le lleve a la muerte.

Lo que sí es seguro, ignoto Willy, es que tienes asegurado un viaje a Cuba con gastos pagados, incluidos algunos polvos activos o pasivos, a cuenta de los Castro por intentar salvar lo insalvable, o sea, su pellejera moral.




martes, 2 de marzo de 2010

Se busca "speechwriters"


Al dirigirme, detrás de una mesa, a los cursillistas de cristiandad, comenzaba el rollo con la siguiente oración: “Ven, oh Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en nosotros el fuego de tu amor, envía tu espíritu y seremos de nuevo creados…”, a lo que el equipo de dirigentes, monitores, respondía: “y renovarás la faz de la Tierra”. De esto hace cerca de cincuenta años, pero quiero creer que, de una forma u otra, los que se dedican a intentar, mediante la palabra, provocar un cambio de mentalidad en el oyente, invocarán la llegada de alguien que le eche una mano. Dicho de paso, la verdad es que la plegaria con la que inicio este copo otorgaba una cierta seguridad al rollista.

Pues bien, Mariano Rajoy quiere fichar un speechwriter, un escritor de discursos, alguien que se capaz de crear un speech, o sea, un discurso breve que llegue a la mente del oyente y que convulsione su sentimiento. Lo anterior también lo inventó el Movimiento de Cursillos de Cristiandad cuando se proclamaba -no sé si todavía sigue vigente- aquello de “queremos llenaros la cabeza de ideas y el corazón de fuego”.

Fernando Onega, periodista y tertuliano a toda pastilla, es un auténtico speechwriter, quizás el mejor que exista en España. La técnica, además de saber aplicar los silencios, es la de introducir en el corpus del discurso una serie de latiguillos, los llamados speech, capaz de llamar la atención del que está enfrente y buscar su asentimiento mímico, ese balanceo de la cabeza que le hace saber al orador que se ha creado una corriente de empatía entre ambos. Onega fue el creador de aquellos “puedo prometer y prometo que…” que Adolfo Suárez, con su poder seductor, administró sabiamente y consiguió que media España le otorgara su confianza.

Así que todos aquellos y aquellas, no es necesario comulgar con la cadena perpetua revisable y tener un tufo de derechas como el que desprende Martínez Pujalte, que se crean capaces de aportar algo más que la palabra crisis al lánguido discurso del notario gallego pueden enviar sus solicitudes a la calle Génova de Madrid donde se encuentra la sede del PP.

Quede claro que crear es algo difícil.