domingo, 28 de febrero de 2010

Andalucía libre


Hoy es fiesta y mañana también. Bien pensado, cada día es una fiesta en esta tierra nuestra de María Santísima. Hoy celebramos el festejo del 28-F y la agonía de UCD, que pereció poco tiempo después. Pero como la efeméride ha caído en domingo, la trasladamos al lunes y algunos descansarán del despliegue de banderas blancayverdes.

Hoy festejamos la rebelión popular y constitucional del pueblo andaluz contra el gobierno de Adolfo Suárez y un añadido más, el 125 aniversario del nacimiento del gran desconocido, o sea, del nacido en Casares: Blas Infante.

La Junta de Andalucía va reeditar el libro El ideal andaluz o Ideal andaluz, pues los historiadores andalucistas no se ponen de acuerdo con el título. Un servidor, sin ser historiador, apuesta subjetivamente por el primero de ellos, ya que al colocar el artículo determinado “el” se afirma que no existe nada más que un solo ideal andaluz, el que concibió Blas Infante, Padre de la Patria Andaluza dice nuestro Estatuto de Autonomía.

Me daría por satisfecho con que un millar de andaluces fuesen capaces de leer, digerir e intentar llevar a la práctica las tesis utópicas de Blas Infante el asesinado, arrinconado, olvidado, rescatado e incomprendido creador de una tesis para salvar a Andalucía de la postración a que se ve sometida respecto a otros pueblos, regiones o nacionalidades del espectro español.

El tiempo ha sido superado, pero no su teoría. Tan sólo con ver las inundaciones del Guadalquivir en esas alquerías de Sevilla, Jaén y Córdoba, tendríamos la visión que de la miseria andaluza tendría el notario de Casares, o tal vez con contemplar las marginales barriadas de la provincia de Cádiz comprenderíamos la triste melancolía que se desprende de su legado teórico.

Más de un millón de parados andaluces o la desaparición por sumisión de la clase jornalera o la corrupción que asola a ciertos municipios, sería razones suficiente para, o bien colocar un crespón negro en la bandera blanca y verde, o bien para realizar otra rebelión popular y constitucional contra los poderes establecidos.

No fue por esta situación social, laboral, política y cultural de Andalucía por la que luchó y murió Blas Infante. No fue por esto por lo que cayó herido de muerte Blas Infante un 11 de agosto de 1936 en el kilómetro 4 de la carretera Madrid-Carmona.

Que va, fue por la consolidación de una Andalucía Libre.

viernes, 26 de febrero de 2010

Vete ya siempre


Vete ya siempre de mi vida. Tacha
mis ojos de tu vista. Apaga el cirio
donde prende tu llama mi delirio,
y sangra la venganza con el hacha

que la noche cubrió con tu figura.
No quede ni tu sombra ni tu nombre,
no quede luz ni nada que me asombre,
quede sólo el silencio, la negrura.

Acaso, si vinieses como nieve
de penumbra, cual beso que en su leve
mecida columpiara la sonrisa,

acaso, sólo entonces, como ciego
que palpa con amor hasta la brisa
sentiría la brasa de tu fuego.

jueves, 25 de febrero de 2010

Guantanamoeuropa y Cuba


Ya se encuentra entre nosotros el primer preso de Guantánamo. Me imagino que es una buena noticia. Esperamos a cuatro más en fechas próximas. Desde luego que aquí no van a estar como en las cercanías de Cuba. Tal vez, hasta pueden encontrar trabajo. Otra buena noticia. El buen señor será un ciudadano más en España, aunque tendrá algún derecho restringido, por ejemplo, el de poder salir de nuestros país y regresar al suyo. ¿Y eso porqué? ¿Y la Declaración Universal de los Derechos Humanos?

Todo sea por Obama, nuestro primo hermano Zumosol. Y digo yo, ¿si todos los presos que hay en Guantánamo están exentos de culpa alguna, porqué no se quedan en los Estados Unidos de América?, otra cosa digo, ¿porqué Europa, que en este refrito de ilegalidades no tiene nada que ver, se tiene que hacer cargo de los inquilinos de la prisión de Guantánamo?, más cosas pregunto, ¿porqué algunos países europeos, entre ellos el nuestro, le echan una mano a Obama para cumplir una de sus promesas electorales?

Por más vueltas que le doy a estas cuestiones no encuentro una contestación que me satisfaga. Y más aún, cuando en la cercana prisión a Guantánamo, me refiero a la isla de los hermanos Castro, se deja morir de hambre a Zapata como si fuera un bicho. Zapata, éste opositor al régimen dictatorial de Cuba, ese luchador por los Derechos Humanos que nuestro querido presidente Zapatero, en la gran y exótica Sala de los Derechos Humanos de Ginebra ha silenciado, oh el silencio, un grito que rasga nuestra dignidad como país democrático.

Así que mientras Teresa Fernández, entre moquetas de poder, lamenta la muerte de Orlando Zapata, en la localidad de Banes (Cuba), en una de sus humildes casas se vela a su mártir, mientras los secuaces de los Castro toman la ciudad y detienen a los opositores, “insurgentes” sin armas.

Va mal la “baraka” de Zapatero, pues parece que todo se le pone en contra para sacar producto político a sus seismesina presidencia en la UE, aunque le queda la baza de Turquía a la que apoya para su integración en Europa.

Pues mira que bien.

miércoles, 24 de febrero de 2010

ROMANCE DEL ADIÓS


Cuando estallaba su cuerpo
en los campos del delirio
sintiendo un soplo la vida,
un remolino ha nacido
de muerte de cisne azul
que se ha llevado a Rocío.
Entre mis brazos, se arrulla
su bello cuerpo de limo,
junto a mis labios, sus labios
se ha puesto de fresa fríos,
sus ojos, alba de junco,
ya miran como perdidos,
sus pechos, saltos de gozo,
han quedado sin suspiro
y en el aire danza un beso
que no sabe su destino:
si va con Dios a la nada
o vive su adiós conmigo.

martes, 23 de febrero de 2010

JUNTOS


Quince mil soldados forman, por ahora, la operación que la OTAN ha enviado a la ciudad de Marjah, bastión de los talibanes. Quince mil soldados entre estadounidenses, canadienses, británicos y afganos, a los que se les ha dado la orden de finiquitar el mayor número posible de insurgentes. Quince mil soldados que conforman la operación que lleva por nombre “Mustharak”, vocablo afgano que significa “Juntos”.

Hasta el momento no sé cuántos talibanes han muerto y cuántos miembros de la operación “Juntos” han pasado a peor vida. Tan sólo se sabe los asesinados por error, o sea, los daños colaterales que se están cebando en la otra población, la que sufre y padece el estallido de la guerra, palabra ésta que Zapatero y Rajoy se niegan a pronunciar.

Sabemos que han muerto, por error, cinco civiles en Kandalar, siete policías afganos no sé dónde, otros doce civiles en Halmand y ayer otros veintisiete más en el distrito de Kajran, en pleno éxodo del pueblo afgano que igual huye de los soldados de la OTAN, de los taliban y de los llamados señores de la guerra. De manera que, nosotros sepamos, han existido hasta el día de la fecha, vamos a ponerlo en dígitos, 51 muertos por efectos colaterales o por errores del más sofisticado ejército que hay preparado para matar y del que España forma parte, aunque en esa operación, “Juntos”, no está por chiripa.

Estarán de acuerdo conmigo en que no existen en esta ocasión esas estremecedoras imágenes a que la camada de televisiones nos tenía acostumbrados cuando existían otros efectos colaterales. Convendrán en que, a excepción de unos minúsculos grupos parlamentarios, el resto de nuestros representados en el Congreso aprueba con pastosa facilidad el envío de tropas para ayudar al último Premio Nobel de la Paz, señor Obama. Compartirán, quiero creer, que aquel pacifismo que se extendió de Norte a Sur y de Este a Oeste de nuestra nación, cuando el NO a la guerra, ha sido introducido en el baúl de los objetos olvidados. Y seguro que muy pocos estarán de acuerdo en que los padres de los chavales afganos asesinados por error, tendrán una pizca de razón si comienza a anidar en sus mentes el lúgubre deseo de venganza.

A mí, no sé a usted, todo este tinglado de ardor guerrero fuera de nuestras fronteras me empieza a parecer absurdo y, esencialmente, peligroso.

lunes, 22 de febrero de 2010

Gracias


Hacía la maleta.
Junto a un libro de Pessoa
las camisas ocupaban su sitio
en el silencio de sus arrugas.
El teléfono de la 3 38
quebró el mutismo reinante;
el ala este del monasterio
percibió la ternura
(la muerte gris del granito
rozó el color rosa en su sombra).
Una brisa de misericordia
acarició mi oído.
Detuviste tu viaje
marcaste un número
y fui feliz un instante.
Gracias.

domingo, 21 de febrero de 2010

El lenguaje de la peineta


El lenguaje de la peineta
José García Pérez

El lenguaje mímico es otra forma de hablar con absoluta claridad, miren si no a los agentes encargados de poner orden en el caos circulatorio en su manejo de manos. Aunque los hay, en especial los taxistas, que afirman que ellos forman más embrollo que los mismísimos semáforos.

Y qué me dicen ustedes del guiño, qué maravilla de gesto. Un guiño es capaz de romper todas las barreras físicas y psicológicas que existen entre el órgano emisor, hombre, y el receptor, mujer. o viceversa, que de todo hay en la vida. Un guiño simpático y bien hecho abre el tortuoso camino de la timidez para que, no siempre, un hombre y una mujer separados por la distancia se aproximen en el conocimiento mutuo y lleguen, cualquiera sabe, a amarse.

Hoy se ha puesto de moda la peineta. Existe toda una teoría sobre la misma y el máximo conocedor de la tesis doctoral es Luis Aragonés que, en su saber, distingue perfectamente el corte de mangas, la peineta y la “peseta”.

Creo que lo que el ex presidente José María Aznar ha hecho a unos revoltosos estudiantes de Oviedo, que le llamaban asesino, ha sido una “peseta”, o sea, el dedo corazón en perfecta erección señalando a los chicos de la guerra. Existe media España que cree que Aznar es un malafollá y la otra media lo considera un santo. Así que la “peseta” de Aznar ha surtido efecto y ya tenemos de nuevos las dos España a flor de piel.

Lo que si ha quedado claro que este lenguaje de la peineta, el corte de mangas o la “peseta”, es de una enorme eficacia, pues es comprendido por los oponentes con absoluta nitidez. Tal vez sea por ese dicho de “que una imagen vale más que mil palabras” por lo que debe de ponerse nuevamente de moda.

Imagínense por un momento a Zapatero en la tribuna del Congreso afirmando que estamos a punto de salir de la crisis, y que desde la bancada popular Mariano Rajoy, dedo corazón erecto, le hace una peseta como la copa de un pino. O al contrario, podemos imaginarnos a Rajoy argumentando que una bajada de impuestos es esencial para emerger de la ruina que soportamos, y vemos a Zapatero haciéndole un corte de mangas en perfectas condiciones. Estas dos posibles acciones, la de Rajoy y Zapatero, son más esclarecedoras que todo el bla-bla-bla de los obsoletos discursos a los que nos tienen acostumbrados.

Sea este artículo una reivindicación de la peineta, corte de mangas o la erecta “peseta”, tipo Aznar.




jueves, 18 de febrero de 2010

Cercanos a la mar


Estábamos cercanos a la mar.
Tú tomabas un té a la americana
con canela y licor 43.
Me regalaste un libro de poemas,
te di las gracias
En la noche afilaste tu venganza.

Ni te odio ni te quiero.
Regresé con mis lágrimas de siempre:
las de niño y las de hombre.
Tomé un JB
en la barra de un sucio puticlub.
La trompeta de Chet Baker lloró
lágrimas melancólicas de jazz.
Una chica de alterne me miraba.
Hicimos el amor.
Aquella noche
la quise como a nadie.
Más que a ti.

martes, 16 de febrero de 2010

El opio del fútbol


El control del opio es lo que se juega en Afganistán. Por él se mata y muere. Pero antes de esa guerra por la adormidera, Carlos Marx denunció que la religión, la católica en especial, por aquello de la resignación, era el auténtico opio del pueblo. En tiempos de Franco la cosa cambió y ya fueron otros los que argumentaban que era el fútbol el causante de la larga siesta que los españoles dormíamos durante el franquismo. Sin embargo, fue el arzobispo de Nápoles, monseñor Michele Giordano, el que en 1997 salió contestón desvergonzado al filósofo alemán argumentando que el juego de los veintidós hombres en busca del balón en calzonas cortas era el auténtico opio del pueblo, o al menos de los fieles católicos. Y ello porque durante un encuentro entre el Nápoles y el Milan se había producido una inmensa merma de hombres al cumplimento dominical de la santa misa.

Lo que argumentó en su día el arzobispo Giordano fue una auténtica imbecilidad, no digamos nada de la profecía de Carlos Marx. Vean ustedes, el hombre ha dejado de ser, también la mujer, y ello gracias al Sistema, en el Apocalipsis al Sistema se le conoce por el Dragón.

Durante la semana la persona anda entre papeles, ladrillos, platos, patrones, filas del INEM, buscando parné en Bancos, sueldos, Zapatero, limosnas, Rajoy, Bibiana, etc. Y en esto llega domingo, el día del señor fútbol, y el hombre rescata del baúl sus señas de identidad: la gorrilla, bufanda, bandera, silbatos y pólvora. Y se encamina, libre de las ataduras del Sistema, al campo de batalla.

La batalla está servida. Hay que vencer. Hay que ser. Hay que olvidar, y por ello el hombre grita contra el árbitro, pero al hacerlo, también grita contra los papeles, ladrillos, platos, patrones, INEM, Bancos, sueldos, Zapatero, limosnas, Rajoy, Bibiana, etc.

Y el Sistema, que es lo más listo que existe, quiere acabar con el hombre protestón, y para ello ha montado fútbol para los lunes, martes, miércoles, jueves, viernes, sábado y domingo, o sea, todos los días de la semana tenemos opio servido en las cuatro paredes de nuestro hogar.

Y todo arreglado, pues bien en casa o en el bar o en el campo de fútbol, quedamos dormidos ante tamaño y ya insoportable festín. Y es que el nuevo Sistema deja en zapatillas a Marx y Franco.

Estos de hoy saben más, pero que mucho más.

lunes, 15 de febrero de 2010

GARZÓN Y EL MOVIMIENTO NACIONAL


Desde luego que no llegaba a los veinte años de edad, debían ser dieciocho los abriles que poseía cuando arrodillado ante un crucifijo en el despacho del alcalde de Dos Hermanas juraba los Principios Fundamentales del Movimiento Nacional. Portaba el alcalde camisa azul mahón, cinturón negro y blanca chaqueta. No recuerdo el nombre y apellidos del regidor de la villa, pero sí que mi perro pastor alemán se llamaba “Curro”, nombre con el que lo bauticé porque así llamaban al señor alcalde y Jefe Local del Movimiento Nacional. Corría el año 54 del pasado siglo y era el día de mi toma de posesión como Maestro Nacional del Grupo Escolar “Calvo Sotelo” de la villa nazarena.

Y es que por aquel entonces todos los funcionarios jurábamos, nada de promesas, dicho Principios, ya que en caso contrario nos jugábamos las consabidas habichuelas. Un simple rastreo por todos y cada uno de los habitáculos de España, incluimos Euskadi y Catalunya, nos llevaría al encuentro de cientos de miles de Títulos Profesionales de toda clase y especie en el que en el orlado papiro se lee: “Su Excelencia el Jefe del Estado Español y en su nombre el Ministro…”. En todos, eh, en todos, podríamos incluir a Felipe González, Alfonso Guerra, Montilla no, Rajoy, Aznar, Herrero Rodríguez y de Miñón etc. No podemos ni debemos olvidar que S. M. el Rey Juan Carlos I juró delante de las Cortes Generales acatamiento y sumisión a dichos Principios Fundamentales del Movimiento Nacional.

Pues bien, los amigos y amigas del juez Baltasar Garzón, ante los presuntos delitos de prevaricación y cohecho a que se encuentra sometido, andan solicitando que ciertos magistrados inmersos en el proceso sean retirados del caso por haber jurado lo que yo juré en el año 1954.

Siendo Diputado Constituyente tuve la gran oportunidad histórica de votar la Ley de Amnistía de octubre de 1977 en cuyo artículo II, apartado a) se lee, que quedarán amnistiados: “Los delitos de rebelión y sedición, así como los delitos y faltas cometidos con ocasión o motivo de ella, tipificados en el Código de Justicia Militar,”, y esa ley, democrática por supuesto, el juez Garzón, bachiller que fue en 1974, o sea, viviendo el dictador Franco, se la pasado por sus partes íntimas.

Así somos, o así pretenden algunos que seamos: irreconciliables.

domingo, 14 de febrero de 2010

NEGACIONES (v)


No fui capaz, a secas, sin tapujos.
Tuve miedo de mí, de ti, de todo
y sin embargo te amo.
¿No me crees?
Si me vieras llorar
cuando apago la luz y se enciende tu sombra.
No me crees,
y sin embargo te amo.

viernes, 12 de febrero de 2010

NEGACIONES (IV)


NO soy quien crees
ni tampoco ya soy el que era.
Me ves desde la barca del deseo,
pero no queda ya nada de mí.
Mi último vértigo se fue contigo,
esparce su latido por tu mar
para ver si las olas del ayer
conmueven las cenizas del hoy.

jueves, 11 de febrero de 2010

NEGACIONES (III)


NO nacen las palabras.
Quiero decir “te quiero”
y se quiebra el destino del mensaje.
Las palabras de ti perecen en su inicio,
se agolpan en mi mente
y la noche las cubre.

martes, 9 de febrero de 2010

NEGACIONES (II)


NO oculto nada,
dejé todo al borde del aquí.
Ahora busco sendas de locura.
Detengo mi camino cuando huelo el sentimiento
y prendo el fuego del amor.
Sigo mis pasos deteniendo al alba
y rocío mi cuerpo con tu ausencia.

lunes, 8 de febrero de 2010

NEGACIONES (I)


No creas en los versos,
sus palabras construyen la mentira.
Nuestro credo es el beso de septiembre,
el temblor de los cuerpos en la curva sin fin.
El beso es la verdad,
permanece en mis labios
como hostia alargada.

jueves, 4 de febrero de 2010

Cede la noche azul


Cede la noche azul, de madrugada
ando por entre arenas que dormitan,
todos los juncos de las dunas gritan
siseos de presencia alborozada.

La mar siente cercana la alborada,
sus ramas plateadas no se agitan
y de su espacio las gaviotas quitan
los negros velos de la noche ajada.

Eucaristía rosa, sacramento,
manifiesto de Dios que yo presiento
por levante levanta su grandeza

y los cielos se colman de armonía.
Azul y blanco nace el nuevo día.
Qué lejana la noche, que tristeza.

miércoles, 3 de febrero de 2010

John Felipe Romero Meneses



En las proximidades de la base militar española establecida en Qala e Now (Afganistán) ha sido asesinado John Felipe Romero Meneses, de nacionalidad colombiana y soldado español. Seis soldados más han sufrido heridas más o menos graves.
Una mina hizo estallar el endeble blindado BMR que nuestro gobierno usa para transporte de las fuerzas militares. El resto del convoy utilizó sus armas contra los atacantes y, en ese trasiego mortal, tres taliban fueron abatidos por las balas de nuestros soldados.
Ignoro si John Felipe Romero Meneses se alistó en el ejército profesional de España por penurias económicas, por amor a nuestra patria, por afán aventurero o por enviar unos euros a su familia residente en Colombia. También ignoro si John “cogió su fusil” para una misión de paz o para una de guerra.
Carme Chacón, ministra de Defensa, a instancia del presidente Zapatero, sigue predicando que nuestra misión es de paz y reconstrucción en la lejana, peligrosa e imbatible Afganistán, pero encima del ataúd de John Felipe Romero Meneses, chaval de algo más de veinte años, el Príncipe de Asturias Felipe de Borbón ha colocado la Cruz al Mérito Militar con distintivo rojo que se concede a militares muertos en conflicto armado o en operaciones militares que impliquen o puedan implicar el uso de la fuerza armada, o sea, estamos en guerra, pero si ese término no agrada a los delicados oídos de nuestros gobernantes, digamos la siguiente estupidez: estamos en paz ante unos insurgentes que se encuentran en guerra ante la invasión, por mandato de la funcionarial ONU, de esas tierras donde se matan entre sí los “señores de la guerra”, los taliban y los hombres de Osama Bin Laden.
Un nuevo Vietnam asoma por Afganistán. Se anuncian posibles acuerdos de EEUU con los taliban moderados, a los que hay que dejarles, valga la expresión, vivir a su aire y con su ley. No nosotros, sino ellos, me refiero a los soldados españoles, deben andar con sumo cuidado pues un pisotón mal dado equivale a una mina que estalla, a una vida que desaparece y a una cruz con distintivo rojo.
Zapatero, nuestro presidente, no ha podido asistir, por motivos de agenda, al último adiós a John, pero hoy estará presente en un extraño desayuno de tres mil quinientas personas reunidas en torno a las palabras “oración” y “Dios”, un extraño lobby que hace del cristianismo un prostíbulo de poder, dinero y falso prestigio.
Zapatero asiste como “key speaker”, o sea, de estrella; nunca debió hacerlo.


martes, 2 de febrero de 2010

Noche del Carmen


Los pinos plenos de envidia
cuando nos vieron de lejos
robarnos entre los saues
el alma con nuestros besos.
Suave semilla de lumbre
agazapada en tu cuerpo
esperando un soplo anciano
para convertirse en fuego.
Puso la noche el rocío
y yo en tu nuca mi aliento
y una ráfaga de estrellas
desató tu pelo negro.
Lloró sangre la columna
donde descansan los tiempos
y una bandada de lámparas
encendió mi ser entero.
Mi pecho entre los tuyos,
mis labios besando cielo,
la luna roja de asombro
celosa del celo nuestro.
Noche del Carmen ardiente
desde el monte descendieron
limones por la ladera
buscando aromas de sueño.

lunes, 1 de febrero de 2010

Una de "hijoputa"


Un día, tocayo, un padre preguntó a su hijo: “oye, cuando sea mayor tú qué quieres ser, a lo que el chaval respondíó: hijoputa”. El padre, alarmado, preguntó al chaval la causa de dicha elección; el niño argumentó que todas las personas importantes eran hijoputas, pues cuando Guiti dio el taconazo de marras a Benzemá, numerosas personas dijeron: “que hijoputa es Guti”, y es lo que siguen diciendo de todas las personas importantes, desde el Rey a Zapatero, pasando por Rajoy.

El padre permaneció en silencio porque él, fíjate tocayo, al igual que tú y yo, en numerosas ocasiones hemos lanzado ese epíteto a un tío o tía que hace las cosas de puta madre, ¿o no?

Pero por lo que se ve, tocayo, en política se la cogen con papel de fumar y han trincado a Esperanza Aguirre soltado un aleluya de esas características a un compañero de partido. Y hay que ver la que se ha montado en prensa, radio y televisión. Le ha dicho, amigo tocayo, de todo menos bonita. Y es que no le perdonan a la Condesa consorte de Murillo que se apee del caballo de la aristocracia y se haga como tú o yo.

Fue por noviembre de 2008, no más allá del día veintidós, cuando el Presidente del Congreso y ex Ministro de Defensa, el emérito José Bono, con motivo, no sé si te acuerdas querido tocayo, de una placa que iban a colocar en la fachada del Congreso a una monja llamada Maravillas, y que la hijaputa estuvo toda su vida haciendo honor a su nombre, o sea, haciendo maravillas, que se armó la marimorena en la bancada socialista porque Bono, siempre tan cristiano y tan socialista, no puso pero alguno al homenaje.

En una tarde de Pleno, no era pues al alba, también trincaron, mediante micrófono abierto, al excelentísimo don José Bono compartiendo cuitas con diputados populares sobre el rollo de la monja Maravillas y tildando de hijoputas a sus propios compañeros de partido. Y no llegó la sangre al río, porque Bono lo dijo en plan gracioso.

Tú sabes bien, tocayo, que en Sevilla le dices a un tío hijoputa y te da un beso en mitad de la boca, pero como le digas “grasioso” se cagan en tu puta madre.

Así somos, tocayo, y por una vez que la envarada de Esperanza baja al lenguaje del pueblo la quieren crucificar.