miércoles, 8 de diciembre de 2010

Pisa que te PISA


Demoledor para España el informe PISA sobre los logros de nuestro sistema educativo dentro de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). Ocupamos el puesto número 26 entre los 34 países de dicho conglomerado. Detrás de nosotros se encuentran checos, eslovacos, turcos y cuatro más. Claro que en fútbol somos los chulillos del mundo mundial.

Los estudiosos en el tema ha tomado un bisturí entre sus delicadas manos y ha diseccionado el análisis de PISA dentro de la mismísima España, quiero decir estudiando el efecto en nuestras comunidades autónomas, regiones, nacionalidades o cosas parecidas. Ahí ya el efecto es devastador para la tierra de María Santísima, léase Andalucía.

En Lectura, tan sólo Baleares, Canarias, Ceuta y Melilla están por debajo de nosotros. En Matemáticas, ganamos solamente a Canarias, Ceuta y Melilla, al igual que ocurre en Ciencias. Si vuelven a leer este tercer párrafo, caerán en la cuenta que el Sur es puro analfabetismo, aunque seamos más listos que el todopoderoso Dios. Más aún, si caemos en la cuenta que Melilla, Ceuta y Canarias, españolas por supuesto, se encuentran en territorio y mar africanos, llegamos a la triste conclusión que Andalucía, ay Dios, está educativamente en el furgón de cola de Europa. Se ve que estamos acostumbrados a dicho furgón, pues también estamos montados en él en cuestiones económicas, de empleo y tecnológicas.

A pesar de ello, los mandamases educativos de la Junta de Andalucía no se amilanan ante esta realidad y siguen diciendo machaconamente que vamos mejorando, eso sí, lentamente, pero mejorando. Y mientras tanto, los niños y niñas de Castilla-León, Madrid, Navarra, Cataluña, La Rioja, País Vasco, etc., están que se salen del mapa.

Por último, no debemos olvidar que la culpable de toda esta miseria educativa es la LOGSE, que se aprobó el 1988 siendo Secretario de Estado de Educación el actual Vicepresidente 1º del Gobierno, Alfredo P.Rubalcaba, y que la consolidó durante su época de Ministro de Educación allá por 1992. Y es que la historia de la España contemporánea nunca llegará a entenderse sin él, sin Rubalcaba. Ora pro nobis.

www.josegarciaperez.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada