lunes, 6 de diciembre de 2010

Estado de Alarma en el día de la Constitución


Vaya por delante, no sea que me olvide ello, mi repulsa a la huelga convocada sin previo aviso por lo controladores civiles de AENA y que ha marcado un hito histórico por los problemas personales, tanto morales como económicos, que ha producido en el tejido social de España.
Y siendo esto gravísimo, que lo es, no lo es menos que dada la incompetencia del ministro de Fomento, José Blanco, para negociar con el difícil cuerpo o grupo de controladores aéreos, el gobierno, reunido en Consejo de Ministros, declarase el pasado sábado el Estado de Alarma durante quince días en España, y de una forma más concreta en las torres de los aeropuertos españoles, primera vez que ocurre semejante catástrofe democrática en nuestro país.
El Gobierno del talante no es que haya sacado pecho ante la irresponsabilidad de un grupo privilegiado de trabajadores, no es eso, sino que ha hecho una demostración de fuerza desproporcionada ante la incompetencia para reconducir un diálogo con los trabajadores, destrozado desde que José Blanco asumió las funciones de ese mastodóntico ministerio. Ni en tiempos del PP, tampoco en los años en que la responsable del mismo era la socialista Magdalena Álvarez, las relaciones entre Administración y Trabajadores había llegado a tal grado ineptitud.
Publicar horas antes del puente mayor del año un Real Decreto que lleva a la privatización de AENA es hacerlo saltar por los aires. Tiempo han tenido nuestros administradores para intentar paliar los dislates entre unos y otros, pero no, por lo que se ve no ha sido posible.
Unos y otros, Gobierno y Controladores, han hecho un esperpéntico servicio a nuestra imagen en el exterior. No es de recibo montar una huelga de esas características al igual que tampoco lo es que se militarice al personal civil con la pérdida consiguientes de derechos fundamentales de la Constitución.
Que el Presidente Zapatero no haya salido a dar la cara o que Gaspar Zarrias la diera acusando al PP de alinearse con presuntos delincuentes ha sido una auténtica vergüenza nacional.
Pero, por lo que se ve, así somos.

www.josegarciaperez.es

2 comentarios: