domingo, 5 de diciembre de 2010

El poema del domingo


Se fue el sol de las dunas.
Todo yace en tinieblas.
Negrura. Sobresalto de la noche
que ha podado este día de mi marzo.
La mar es un volcán de grises cráteres
bailando un son de colectivo llanto
que ha borrado las huellas del paseo.
Mañana buscaré nuestras cenizas.
Alargaré mis dedos como juncos.
Arañaré a la mar nuestro secreto.
Besaré sus espumas más serenas.
Construiré un canto azul
con mis ansias de verte al horizonte.
Mañana rosa,
de arenas limpias,
como el cristal del mar que las contempla.

Sílaba XIX del poemario “Sílabas de marzo”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada