miércoles, 22 de diciembre de 2010

Buenas noches, y buena suerte


La edad nos trasnocha, por eso anoche trasnoché un buen rato. Alrededor de una mesa, un grupo de siete amigos dimos rienda suelta a la alegría de compartir. Realmente había alguna que otra exquisitez culinaria en lo alto del tablado, pero de lo que se trataba era de esa necesidad, esencial en el humano, de hacer suyo el problema del otro.

Machacar el tiempo, que es algo más que la edad en sí, hace que con unos determinados lustros a la espalda estemos más o menos deteriorados. Cómo les diría, vamos a ver: estoy bien, aunque algo jodido. Les cuento estas cosas porque entre el escritor y el lector debe existir, al menos, una leve complicidad de amistad. Así lo percibo, aunque hay escritores, los mejores por cierto, que no se confiesan ante sus lectores. Al ser yo uno del montón no puedo, creo que tampoco debo, silenciar a mis adictos las dificultades y alegrías con que la siempre bendita vida nos invitar a ser un poco más humano y menos rocoso.

Pues bien, a través de una prueba llamada PET, resulta que tengo un pequeño nódulo en uno de mis pulmones con alto riesgo de ser algo “hijoputa”. Para deshojar la margarita hay que darle un pellizco al tal y realizar con la muestra eso que se denomina biopsia.

Para ello, hay que introducir un tubillo por los bronquios hasta llegar al bendito nódulo y darle un pequeño bocado. La cosa no tiene mayor importancia, pero claro el canguelo es subjetivo y libre, y a mí estas incursiones, o excursiones, en mi organismo nunca han sido de mi agrado.

Cuando usted, Magda o Manuel o Isabel, lea estas líneas, yo habré pasado el primero de los tragos. Brinde, pues. Buenas noches y buena suerte.

2 comentarios:

  1. A estas horas me imagino que la margarita esta totalmente deshojada. Espero que todo haya salido como vd desea, pero tambien sé de ese canguelis que yo misma pasé en estas fechas hace 2 años. Por experiencia creo que uno debe de hablar de esto sobre todo fuera del ambito familiar, ellos sufren mas que nosotros, yo prohibi las lagrimas en mipresencia, solo queria buena energia.Desde su copo "Amo a Leire Pajin" le he enviado mucha luz; es lo único que una, humildemente,puede hacer.Un abrazo Isabel

    ResponderEliminar