lunes, 20 de diciembre de 2010

Antesala navideña



No es la fe lo que nos hace más tiernos, sino al contrario, pues creer a rajatabla endurece el corazón. Este se va haciendo de piedra en la medida en que nuestras convicciones consiguen que estemos más seguros de nosotros porque andamos en la verdad dogmática.

Tampoco se trata de colocar la duda permanente como única forma de salir airoso de la prueba de que existimos en función de los demás. Vivimos y existimos en función de nosotros mismos; el resto es una componenda para nuestros propios intereses.

Somos el resultado de una suma de circunstancias que dan forma a lo que somos. De nacer en el Sur a hacerlo en el Norte, me refiero al mundo, dependen nuestra historia, cultura, fe, riqueza, miseria, religión y brujería; y también la vida de nuestros hijos y nietos, y la nuestra propia.

Nos encontramos en la antesala de unas fechas importantes para la cultura occidental, para los nacidos en el Norte; lugar donde circunstancialmente, por unos años quiero decir, azota una fuerte crisis económica. En el Sur, la crisis, la hambruna y la miseria, conforman una tribu estructuralmente trágica.

Que se coloque un árbol con bombillitas de colores o un nacimiento que simule una metáfora de castillos, magos, mulas y bueyes, no es un certificado de que andamos en la verdad; ni siquiera la misa del gallo o la cabalgata donde se lanzan caramelos son sinónimos de fe.

Tal vez, no lo sé, volver la vista atrás para saber donde dejamos olvidada la inocencia e intentar recuperarla, o sea, hacernos niños, seres boquiabiertos por nuestra capacidad de asombro, ya perdida para siempre, sería la mejor forma de intentar vivir unos días de felicidad instantánea.

www.josegarciaperez.es

2 comentarios:

  1. Sería hermoso poder recuperar la ingenuidad y la capacidad de asombro de la infancia aunque sólo fuera en estos días navideños que, a nuestra edad, resultan casi, casi, bastante amargos... MAGDA RODRÍGUEZ MARTÍN

    ResponderEliminar
  2. Tal vez, no lo sé, la única posibilidad sería la de "dejarnos llevar", pero lo veo imposible. Felicidades

    ResponderEliminar