lunes, 13 de diciembre de 2010

Amo a Leire Pajín


Antes de iniciar este inusual artículo en el que intento hacer público mi amor hacia la ministra de Sanidad Leire Pajín, es lógico que realice algunas consideraciones que estimo necesarias.

Antes de introducirme en el torbellino del sentimiento trágico y hermoso del amor, confieso no tener la edad suficiente para que pudiéramos formar una pareja consolidada emocionalmente y con tintes de llegar a ser ejemplarizante. Será porque de aquí a pocos días, si una parte del pulmón derecho lo permite, cumpla tres cuartos de siglos, edad más que suficiente para conseguir una real conjunción interplanetaria entre la juventud y la senectud, aunque también podría ser cierto que el amor, y lo sé por experiencia, no sabe de edades y porquerías de tiempos.

Porque habría que preguntarse qué es el amor. Eterna pregunta a la que Rubén Darío, excelso poeta, contestó de forma estúpida: “poesía eres tú”. Atribuyendo al amor un significado poético o, bien al contrario, a la poesía un concepto amoroso.

El amor es algo más que un hecho. En sí mismo, el amor es un acontecimiento, o sea, una realidad que persiste eternamente. Puede extinguirse la persona, hombre o mujer, amada, pero el citado acontecimiento se instala de forma definitiva en la caverna sentimental que poseemos y perdura por los siglos de los siglos.

El amor, querida Leire, es infierno y éxtasis, cenit y nadir, culmen de todo lo posible. Tras él, tras el amor, tan sólo existe Dios. Mejor todavía Dios es el Amor, o lo que es lo mismo, tú, Leire, eres mi Dios.

Gracias porque me has entregado gratis la noticia de que la congelación de mi pensión ha sido debida a un acto de amor. Reprocharte tan sólo que haya sido necesario hacerlo mediante Real Decreto, porque si tú, oh Leire, me lo pides porque sí, yo te lo hubiese concedido.

www.josegarciaperez.es

2 comentarios:

  1. Hace mucho que no leia su copo, el de hoy me parece genial;sarcasmo,profundo,denuncia. Pero me ha alterado ese trozo de pulmon derecho al que alude,podria ser una de sus metaforas ó hay algo más: Espero que no y que pueda seguir leyendo su copo mucho tiempo. Isabel

    ResponderEliminar
  2. Según las pruebas, hay algo no dentro de lo normal. Pero con toda seguridad que será superado.
    Gracias por el interés

    ResponderEliminar