lunes, 29 de noviembre de 2010

WIKILEAKS


Si usted se siente espiado, no lo dude, lo está siendo. Nadie escapa al ojo que todo lo ve y a la grabadora que todo lo oye, y más que nadie los que se dedican a teclear variadas opiniones en los medios de comunicación. Si se escribe, pongamos por caso, “EEUU” salta una alerta en ordenadores de medio mundo, se lee la noticia, se arroja o no al cesto de los papeles, y en el caso de que pueda resultar ser interesante para alguien que hace las veces de informador, léase espía, queda usted fichado de por vida.

A usted le habrá pasado alguna vez. Camina de noche por la calle y le asalta la sospecha de que alguien le persigue, no lo dude un instante, está ocurriendo. O eso que a menudo se dice, “tengo la sensación de que tengo el teléfono está pinchado”, cambie la palabra sensación por convicción.

El mundo nos espía de distintas maneras, a saber, la vecina del cuarto que padece insomnio y asomada a la ventana sabe la hora a la que llega todas las noches; ese hombre que abre la ventanilla del coche para preguntarle, por ejemplo, una dirección y le saca una foto de la que usted ni siquiera percibe el maldito clic; este “copo” que en cuanto escriba wikileaks en él, ya esta escrito, hará saltar las alertas de miles de ordenadores para saber del autor, qué se dice y cómo se dice.

Desde Putin a Sarkozy, pasando por Merkel, Berlusconi, Zapatero y Rubalcaba, hasta llegar a Mourinho y Guardiola que hablan con la boquita tapada, todo “bicho” viviente, hasta el mismísimo Puigcercós, están, estamos, incluidos en el laboratorio de observación de wikileaks una simple y extraña web, propiedad del periódico The Sunshine Press y creada por Julian Assange, que hoy está en el disparadero de la prensa internacional.

En la actualidad, FBI, CIA, las antiguas KGB y Brigadilla Social o como quiera que se llamen hoy las pandas de espías son monjitas de la Caridad al lado de una web con capacidad de recepción y emisión.

www.josegarciaperez.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario