viernes, 12 de noviembre de 2010

Marcelino Iglesias


Nací republicano, viví 40 años de dictadura franquista, fui “padre de la patria”, supe de los GAL y en la actualidad paso mi existencia analizando la rabiosa actualidad desde la provincia de Málaga. El copo de hoy era un misil a la política española respecto al Sáhara, pero unas declaraciones del Vicesecretario de Organización del PSOE y presidente de Aragón, Marcelino Iglesias, han conseguido torcer mi voluntad para adentrarme en otros fangales, lo que no impedirá, creo, que mañana lance el misil del Sáhara Occidental.

Digo que nací republicano porque lo hice seis meses antes de que los españoles iniciaran el mayor drama de nuestra historia, aquella lejana guerra incivil que cubrió España de odio y cadáveres. Son pues 74 años los que llevo escuchando hablar de aquella bestialidad, y tengo la impresión que daré con mis huesos y pellejera en el altar de la incineración con el peso que llevo soportando día a día, mes a mes, año a año, lustro a lustro y década a década.

Con buen criterio, según mi humilde punto de vista, Marcelino Iglesias ha comentado que el sucio asunto de los GAL, que porque sí ha sacado a la palestra Felipe González, hay que analizarlo con perspectiva histórica y no como si hubiese ocurrido hace veinticuatro horas.

Pues digo yo, y me va a costar algún revolcón de los justicieros azules y rojos, la negra guerra civil entre españoles deberíamos estudiarla con la misma perspectiva histórica y no como si hubiese tenido lugar antier, que es como de vez en cuando algunos camaradas de Marcelino Iglesias siguen dándole erre que erre al manubrio del odio.

Salvando las distancias entre ambos disparates, Guerra Civil y los GAL, deberíamos intentar de una puñetera vez enterrar el odio, superar la tragedia, dignificar a todas las víctimas y dejar que la Historia con mayúsculas -no la que se aprueba por Ley o la que se alimenta en las herrikos tabernas del País vasco- ponga cada cosa en su debido sitio.

Digo yo.

www.josegarciaperez.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario