jueves, 18 de noviembre de 2010

Jáuregui flipa con la señorita Trini


Ramón Jáuregui, flamante ministro de Presidencia que no sé muy bien qué es, ha salido en defensa de la ministra de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez, que tampoco sé que exteriores son los que abarca, y ha salido en defensa de la sustituta de Moratinos, que por cierto ignoro quién es el auténtico cónsul de tal misión.

Ocurre que por aquello de la fatalidad, por aquí la llamamos mal fario, se ha encontrado con el escabroso tema del Sáhara Occidental, Frente Polisario y Marruecos, nuestro vecino del alma con el que, por razones de seguridad vital, tenemos que estar de morritos.

Dicen los que de estos saben, o sea, los que han estado filmando algunas secuencias del “cariñoso” saludo entre los poderosos saharauis y los humildes guerrilleros del gran Sultán magrebí, que se han repartido hostias, porrazos y más de un achuchón entre ambos bandos, aunque según los sabelotodos son los últimos los que han repartido más leña de la consabida represión.

Es por ello que Jáuregui, buen hombre del que se esperaba mejor portavocía, ha pregonado que la señorita Trini, según apodo de Alfonso Guerra, lo está pasando muy mal para poder explicar los cachiporrazos que, según cuentan los activistas que han estado en el Aaiún, han soplado en el epicentro de los derechos humanos. Se basa Jáuregui en que Trinidad ha perdido la sonrisa que siempre ha acompañado sus parecencias públicas, pero que hoy, sea por esto o por lo otro, se le ha puesto cara de Buster Keaton, cara de piedra.

Sostiene Jáuregui que la señorita Trini ha pasado épocas peores, y se refiere al grave problema de la vacuna de la gripe A, más conocida por la puerca gripe. Que Dios nos coja confesados si la solución es arrojar por la cisterna a millones de saharauis, tal como hizo con las vacunas de gripe A que pagamos entre todos nosotros.

www.josegarciaperez.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario