lunes, 15 de noviembre de 2010

Izquierda y derecha unidas


Hace muy pocos días tuvo lugar un suceso en Madrid que no trascendió a la serpiente mediática con el estallido de noticia. Cayo Lara de Izquierda Unida y Esteban González Pons del Partido Popular marcharon juntitos y de la mano, acompañados por Cándido de UGT y Toxo de CCOO, por las calles madrileñas para protestar por la política del Gobierno de Zapatero respecto a los graves sucesos acaecidos en el Sahara Occidental; faltó el PSOE, coño, ni siquiera Tomás Gómez, al acto de protesta.

Ignoro si la actual juventud española, no digamos la adolescencia, sabe algo de las vinculaciones de España con el Sahara occidental, de la Marcha Verde, de la existencia de la ciudad del Aaiún, del Frente Polisario, de la República Arabe Saharaui Democrática y del español que todavía se parlotea por tierras del codiciado fosfato que tanto aman los EEUU de América.

En el año 1975, el gobierno español se arrugó y, tras la pacífica Marcha Verde auspiciada por el sultán Hassan II, cedió a Marruecos el Sahara Occidental, última colonia española. Como resultado de aquello, nació el Frente Polisario, una especie de guerrilla de saharauis que hizo frente lo mejor que pudo, y pudo poco, a las tropas marroquíes, Más tarde llegó la ONU, y ya se sabe lo que ocurre cuando ese funcionariado internacional se dedica a arreglar problemas, los empantana por los siglos de los siglos.

La minúscula izquierda española de aquellos tiempos, entre los que se encontraba el incipiente y escondido socialismo, tomo partido por el Frente Polisario junto al PC, mientras la llamada gente de orden, hoy convertida en derecha oficial, lo hacía por el Sahara en su conjunto, al que siempre consideró la última provincia española, o sea, el fin del imperio.

De vez en cuando los saharauis se envalentonan alentados por el Polisario, y los nietos de Hassan II, hijos hoy de Mohamed, les meten estopa para que recuerden que son súbditos del Sultán.

Pues bien, por lo que se observa, el PSOE, mejor dicho su Sanedrín, no quiere saber nada de polisarios y saharauis, y lo deja todo en manos de la ONU, o sea, de la nada

www.josegarciaperez.es

2 comentarios:

  1. ¡De la nada! lo has dicho bien.
    Ha sido un cóctel de caras y banderines. Ahora no sé si pensar que todos entendemos que es una injusticia o que las elecciones están muy cerquita.
    Un abrazo, Don José.

    ResponderEliminar
  2. No sabes lo que me alegro volver a ver tu cara por estos copos de "pepe".
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar