domingo, 14 de noviembre de 2010

El poema del domingo


La duna del descanso tiene aroma de ti.
Son como tus pestañas los rizos de la orilla.
Ese murmullo de olas que llega sin cesar
parece delicada nota de tu sonrisa.

¿Estás aquí? ¿Por dónde? ¿En la negra borrasca
que quiebra lo sagrado de mi templo de Dios?
Eres fuego que apaga la tiniebla que asola
este espacio divino. Eres sitio de amor.

En las rojas arenas cercanas a los juncos
donde laten los rayos de tímidas estrellas
que asustadas observan en leve parpadeo:
allí puedes estar: al alba de la espera.

Quedaron tus cenizas cubiertas de fino oro.
Son destellos de ti. Vivirán para siempre.
Escondidas las tengo. Yo sé bien el lugar.
Sisean nuestros nombres cuando cerca me sienten.


Sílaba XVI del Poemario “Sílabas de marzo”

www.josegarciaperez.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario