martes, 12 de octubre de 2010

A propósito de desfiles


Los hay que les gusta más un desfile que a un tonto una gorra de cuadros. La Legión los enerva y los Regulares los apacigua. Cuestión de pasos por minuto. Desde que Zapatero permaneció sentado al paso de la bandera de los EEUU de América, la cosa ha ido a más. Un desfile es el lugar adecuado para armarle la marimorena a nuestro Presidente del alma. Dicen que son los ultras los que gritan ¡Zapatero, dimisión! También los de UGT y CCOO. Hoy no se entiende que un grupo de personas permanezcan impasibles ante ZP. Venezuela nos chulea. Mejor para nosotros. El abanderado venezolano se ha indispuesto horas antes de de iniciarse el glorioso desfile. Nos ha hecho un favor. El Rey a lo suyo, a tranquilizar al personal, o sea, a los familiares de los caídos y a la señorita Trini.

www.josegarciaperez.es

1 comentario:

  1. Lo mejor de este desfile ha sido la ausencia de la bandera venezolana. ¡Bien por la "indisposición" del portador!

    A este paso, al Sr. Rodríguez por parte de padre, y al paso de los chapiris, le van a cantar eso de "la cabra, la cabra, la puta de la cabra, la madre que la parió, yo tenía una cabra y muy lista dimitió"

    ResponderEliminar