lunes, 25 de octubre de 2010

La remontada


Marcelino Iglesias, Presidente del Reino de Aragón al que perteneciera Cataluña, ha sido designado, como un Rajoy cualquiera, Vicesecretario de Organización del PSOE por el ínclito dedo de Rodríguez Zapatero.

En su nuevo cargo, este hombre serio y sobrio formará collera con José Blanco, Vicesecretario General del partido al que se ha adscrito de forma independiente y no interesada la nueva ministra Rosa Aguilar, ex portavoz parlamentaria de Izquierda Unida en los tiempos de Julio Anguita y, hasta hace unos meses, alcaldesa de Córdoba por decisión popular y pacto al canto con el PSOE.

Habló Marcelino en el último sanedrín del socialismo español del inicio de la remontada del encuentro entre PSOE y PP. Y puede ser, porqué dudarlo, si un par de millones de desempleados encuentran un puesto de trabajo, si el sistema educativo emprende un camino alentador hacia una auténtica formación del alumnado y si la crisis, tanto económica como de valores, merma un poquitín en esta guerra que nos tiene declarada.

Rajoy, por una vez, tal vez también por otra, ha pronunciado una buena frase, no sé si de su autoría, pero sea de una u otra forma, buena en sí misma. Lo que ha dicho el registrador gallego, tras la remodelación del gobierno de Zapatero, es que “hay que saber diferencias las voces de los ecos”.

Esto de la remontada suena, además de a eco, a hueco. Para remontar un encuentro de fútbol que se va perdiendo por 0-6 y no por méritos del contrario, PP, sino por meter el balón en propia puerta o por cometer algún que otro penalty, no se arregla con decir “a por ellos, a por ellos”, puro eco, no reconociendo los errores cometidos, que sería lo mínimo, sino arreglándolos; al igual que un “batasuno” no puede de la noche a la mañana convertirse en un político normal diciendo, tras un largo silencio de años, que condena los asesinatos de niños, mujeres y hombres.

Para remontar el desaguisado, del que ya formó parte Rubalcaba, Zapatero y Blanco, hace falta ponerse a trabajar y no conformar en eco la coz, voz, de los “morritos” de Leire Pajín, una auténtica vergüenza para el alcalde de Valladolid.

www.josegarciaperez.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario