martes, 19 de octubre de 2010

En el punto de mira


Se pregunta un columnista de este periódico digital si el presidente Zapatero aguantará toda la legislatura. Creo que sí. Durante estos días ha pagado un suculento alquiler a PNV y CC para permanecer en La Moncloa con cierta comodidad a cambio de algunos favores públicos y otros que no lo son, me refiero especialmente al contrato firmado con los nacionalistas vascos respecto a ETA y su entorno Batasuna.

Cree Zapatero que en 2012, aunque la tasa de empleo no dé un pequeño estirón, la economía puede tener visos de una cierta mejoría. Si a ello se le uniera, probable aunque difícil, una rendición de ETA podría poner en un brete las perspectivas electorales que, según los sondeos, otorgan una victoria al PP de Mariano Rajoy.

Si mejorase la economía no sería por el inocuo trabajo de Elena Salgado, Zapatero y el equipo económico, sino por la propia inercia que podría desencadenarse si los mercados, a nivel mundial, reflotasen algo de la ruina en que estamos inmersos.

Así pues, todo el esfuerzo de Zapatero y Rubalcaba estriba en poder llevar a feliz término la segura hoja de ruta que el gobierno ha rubricado, sin tinta visible, con el presidente del PNV. Si se consiguiera que los del hacha y la serpiente, diezmados en la actualidad según las apariencias, depusieran las armas o bien que Batasuna, sin complejos, tuviera los bemoles suficientes para condenar la lucha armada y ETA apareciera como una pequeña panda de pistoleros rodeada de topos por todas partes, Zapatero podría levantar la cabeza y enarbolar la bandera de haber terminado con la banda etarra.

Presentada así la cuestión, o sea, como hombre que ha conseguido la paz tras más de cuarenta años de terrorismo y demostrara, artificiosamente, que existen algunos brotes verdes en el negro valle de la economía, podría alzarse hasta con una posible, aunque muy difícil, victoria electoral en las próximas elecciones generales.

Es por ello que, a pesar de Pedro Arriola, esposo de Celia Villalobos, el Partido Popular y todas las fuerzas democráticas deberán colocar en el punto de mira de su control al gobierno todo los pasos que se darán por parte de PSOE y PNV para hacer realidad la letra pequeña del contrato de alquiler de La Moncloa a fin de que sean totalmente legales.

www.josegarciaperez.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario