sábado, 9 de octubre de 2010

El poema del domingo



Hasta los juncos con tu nombre asolan
de plegarias los cielos de este marzo.
Claman sus silbos sílabas de fuego
que se alzan verdes como largos brazos.

Las arenas barnizan por orillas
perfiles siseantes de tu paso,
y las gaviotas cruzan con sigilo
sus huellas con las de tus pies descalzos.

Arenas y cenizas lloran, funden
juntas en soledad su último abrazo.
La tarde en su letargo desespera
del adiós de los siempre enamorados.

Y un sol naranja alumbra con mi tú
que nunca se consume, como ocaso
eterno de esperanza de la blanca
luna que palidece con su llanto.

Sílaba XI del poemario “Sílabas de marzo”

www.josegarciaperez.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario