jueves, 9 de septiembre de 2010

Terry Jones


En el condado de Alachua, Florida, se encuentra la ciudad de Ginesville que no es cualquier cosa, pues cuenta con la tercera universidad más grande de los Estados Unidos de América. En dicha localidad existe una pequeña Iglesia batista cuyos feligreses no llegan a cincuenta, los cuales son pastoreados por Terry Jones, autor del libro “El Islam es el demonio”

Con motivo de la efeméride del trágico 11-S-2001, mañana es 11 de septiembre, el Pastor Terry Jones ha anunciado una quema de ejemplares de El Corán, el libro sagrado de los musulmanes.

La noticia está dando la vuelta al mundo. Desde Pakistán a todo el inmenso imperio de Obama, desde la montañas afganas de los talibanes hasta la íntima capilla vaticana donde ora el Papa Benedicto XVI, desde los cuarteles donde la soldadesca aliada, ahí están los nuestros, hasta los despechos del FBI y desde la sacristía de Alhaurín de la Torre hasta las judías sinagogas.

Buena parte del mundo occidental y oriental confía en que el pastor de la grey batista dé marcha atrás a fin de evitar una posible venganza del fundamentalismo islamista. El otro mundo, el formado por los hambrientos, desheredados y asesinados a miles por tierras del llamado Tercer Mundo, no tiene pajolera idea de lo que es El Corán, el Antiguo Testamento o los Santos Evangelios, bastante tienen sus integrantes con sobrevivir hasta los treinta años de edad, cuando no mueren durante la santa infancia, por la indiferencia con el que mundo religioso los trata.

Un hombre, nada más que uno, el tal Terry, ha puesto en jaque al mundo, aunque hay quien dice que el pastor de marras se ha quitado la careta, mientras otros miles la mantienen en el anonimato de los sondeos que certifican, según expertos, que dos tercios de los españoles son antisemitas y otra buena, o mala, parte es antimulsumán. Hasta Michael Blomberg, alcalde de Nueva York y amante de que se instale una gran mezquita en la zona cero de Manhattan, se ha echado las manos a la cabeza ante semejante atrocidad.

Lo de Terry Jones es un escándalo de religión que sobrepasa lo correctamente normal. Y es que a veces la religión, que viene a ser algo parecido a la sinrazón, sin una “razonable” fe puede convertirse en una bomba con espoleta retardada.

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario