sábado, 4 de septiembre de 2010

Muy buenas noticias


El día nos trae tres buenas, gratas e importantes noticias que pululan por la prensa, tertulias y televisiones made TDT; mi corazón, por un día, se cubre con la majestuosidad de la armonía social.

De orden de menor a mayor importancia, nos encontramos con la grata sorpresa que nos ha concedido la ministra de Defensa Carme Chacón al dar marcha atrás en el trascendental asunto del chapiri, gorro legionario que tan bien queda cuando en la Semana Santa de Málaga los caballeros legionarios realizan el traslado del Cristo de la Buena Muerte y la correa negra de mismo se posa en la barbilla del novio de la muerte. Seguirán, pues, con el chapiri, aunque sigan luchando por España, la democracia, la ONU y SM El Rey en Afganistán.

La segunda es el intento de vuelta a la política del antiguo socialista Antoni Asunción, ex ministro de Interior. Para los que no tienen ni puñetera idea de quién es este señor y de sus grandes hazañas políticas, digamos brevemente que fue el personaje al que burló el sagaz y pícaro Luis Roldán, ex Director General de la Guardia Civil, cuando se escapó en sus propias narices, presuntamente, con la saca de los dineros de los huérfanos de la Benemérita y otras millonarias calderillas a tierras extrañas. Como por aquellos tiempos y por los presentes no hay político que dimita, sea concejal de Ardales o presidente de la Generalitat Valenciana, la dimisión de Antoni Asunción fue un acontecimiento en la vida política española comparable al golpe de Estado del 23-F.

Y por último, la más grata para cuáqueros y gentes en paro, el anuncio realizado por el ministro de Trabajo y Paro, Excelentísimo señor don Celestino Corbacho, de abandonar el gobierno de Zapatero y sus tres vicepresidentes para ir en la lista del honorable José Montilla en las próximas elecciones catalanas. Estando las cosas como están, ya saben, jodidas de norte a sur y de este a oeste, es digno de aplauso que Corbacho haya optado por buscar un nuevo puesto de trabajo que le asegure la manduca durante los próximos cuatros años.

A Dios, a pesar de Stephen Hawking, lo que es de Dios, y al César que le vayan dando.

www.josegarciaperez.es

2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Partiendo de la base que a un servidor lo de Asunción le da igual, por aquello de que no cree en asunciones ni almas (en vírgenes sí), me agrada que el gorrito en forma de patera se quede entre los cuernos de la cabra ¡me gusta! Así los Brigadas chusqueros Caballeros Legionarios, que todavía queda alguno, podrán seguir gritando aquello de... "¡firmes, aín! y que no se mueva un pelo la borla". Al menos lo escuchaba este cabo primero de artillería antiaérea cuando, en hora de Diana y en pleno mes de Junio, los legías formaban frente a nosotros en aquellos barracones infectados de ratas y ratas que existían en San Fernando, provincia de Caí a principios de los ochenta.

    Sobre lo de Corba... le diré algo, Don José; cuando en la prensa diaria, incluido "El País" y "ABC" lea que el número REAL de desempleados descienda, incluido este antiguo cabo primero de artillería antiaérea, empezaré a creerme que ha sido buena la noticia.

    ¡Hasta mañana!

    ResponderEliminar