miércoles, 8 de septiembre de 2010

Escribir de ETA, uf



Por una serie de circunstancias que no vienen al caso relatar, hoy, por ayer, he enviado un mensaje al buen poeta Francisco Basallote en el que le comentaba el temporal de poniente que estaba sacudiendo esta tarde a la blanca playa de La Antilla, y le decía que la Naturaleza me invitaba a escribir de tan bello y salvaje espectáculo, pero que la maldita cotidianidad me obligaba a hacerlo sobre ETA.

He recibido respuesta de Paco y me dice lo que sigue: “Pepe deja a ETA y habla del temporal. Habla de la belleza del instante, de ese tiempo detenido en el furor del mar, escribirás el más bello haiku. ¡Eres un privilegiado…! Para hablar de ETA hay muchos (…) encerrados en un despacho sin ventanas, y tú tienes enfrente el mar encolerizado… ¡La Naturaleza…!

Claro que estas cosas, dirán algunos, son propias de poetas, y Paco, último Premio de Poesía Ciudad de Ronda, lo es, pero bien pensado lo que desea ETA es que se escriba sobre ella, sobre su comunicado y sus mudos cachorros. Lo quieren los de “la serpiente y el hacha” y lo desean otros para tenernos entretenidos en una política barata y chata.

Es así, como también lo es que si hablo del mar o de la mar tal vez el tema interese a muy pocos, de manera que yo que me las prometía felices porque tenía el copo en el disco duro del cerebro, me encuentro ahora con un problema de difícil solución: aborregarme como tantos o rendir culto a la singularidad.

Mejor lo segundo porque “la mar -como escribiera hace años- es un volcán de grises cráteres bailando un son de colectivo llanto que ha borrado las huellas del paseo. Mañana alargaré mis dedos como juncos y arañaré a la mar nuestro secreto. Mañana rosa, de arenas limpias, como el cristal del mar que las contempla”

Lo siento por los que esperaban que yo dedicara esta tardenoche a escribir sobre ETA. Es más bello hablar de la turbulencia plástica que conmueve a pargos y corales, y de las risas de las olas cambiando su figura.

Gracias Paco, me has salvado del infierno de ETA, uf.

www.josegarciaperez.es

2 comentarios:

  1. Don José:
    Don Francisco tiene toda la razón. Por no merecer, no merecen que se hable de ellos.
    ¡Mentirosos!

    ResponderEliminar
  2. Don Jesús está usted en todas. Ya ves, todavía recuerdo cuando Martín Villa nos decía a los miembros de la Comisión de Interior que cambiáramos nuestros hábitos de vida porque estábamos en el punto de mira de ellos.
    Un abrazo, mejor dos.

    ResponderEliminar