sábado, 11 de septiembre de 2010

El poema del domingo



Por levante de nácar aparece.
Adelanta a su paso a los silbidos.
Es como el sol que reflejara luces
entre sus cuatros aspas color platino.

Las espumas cabalgan en sus cascos.
Las arenas se agrietan del galope.
La brisa esparce por la blanca orilla
su encaje de los juncos de la noche.

La playa se conmueve en su presencia.
Las gaviotas coronan su blancura.
Una estela de crines se levanta.
La vida se dilata allá en las dunas.

Paseé con la blanca yegua al aire.
Galopamos marismas de “te quiero”.
Fundimos nuestros cuerpos con sonrojo.
Envidiaron los astros nuestro fuego.

Sílaba VII del poemario “Sílabas de marzo”

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario