domingo, 19 de septiembre de 2010

El mitin de Antequera

Corría junio de 1977, mes y año de esperanzas políticas. Se celebraban las primeras elecciones democráticas tras la muerte del dictador Franco y un reguero de encanto sacudía a la sociedad española.

Los líderes provinciales y nacionales de los partidos políticos recorrían localidades para avivar la ilusión ciudadana. Francisco de la Torre Prados, actual alcalde de Málaga y militante cualificado del PP, y un servidor de ustedes, huérfano político tras la muerte de la ilusión política, acudimos, en nuestra condición de Presidente y Secretario Provincial de UCD del partido en Málaga, al tiempo que candidatos al Congreso de los Diputados, a dar un mitin a la bella ciudad de Antequera.

Por aquel entonces, no hace tanto tiempo de ellos, unos cascados coches, con una megafonía infernal, atormentaban al vecindario anunciando el acto; no se pagaban a cantantes y cantautores de primer o tercer nivel como reclamo de asistencia del posible público; y desde luego no se fletaban autobuses para militantes, además no los había, de todas las provincia con bocata de chorizo en ristre y coca-cola para refrescar el gaznate; a lo más, se regalaban pegatinas y bolígrafos con el donut de UCD, auténtico salvavidas de la transición política española.

De todos los mítines que los ciudadanos tuvieron que soportarme, tres o cuatro diarios, del que más grato recuerdo poseo es el dado en la Plaza de Toros de Antequera. No se colocó el cartel de “no hay billetes”, pero les aseguro que estaba de bote en bote, sin jóvenes bobalicones detrás de los mitineros aplaudiendo a la orden dada, sin televisiones que retransmitieran el acto y, lo más importante, sin que el público fuese de la misma cuerda, pues los había comunistas, socialistas, anarquistas, ucedistas y pudiera ser, nunca lo he comprobado, que de Alianza Popular, vivero del actual PP.

Hoy es noticia nacional que el PP de Mariano Rajoy y Javier Arenas ha recuperado no sé qué “espíritu de Dos Hermanas” en aquella mítica Plaza de Toros de Antequera, donde Paco de la Torre, Huelin Vallejo, Francisco Villodres, Casaus y yo mismo, abarrotamos el coso taurino.

Mal tiene que ir la política cuando es noticia nacional lo que hace más de treinta años era pura normalidad.

Sí, ya sé que eran otros tiempos, pero algunos son los mismos hombres, exceptuando huérfanos y fallecidos, que han cambiado su talante.

www.papel-literario.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada