lunes, 2 de agosto de 2010

El Copo. Atenas


El Zenith atracó en El Pireo a las 21.00 horas. Aunque nos quedaba todo el día siguiente, el crucero tocaba su final. Esa última noche, “varado” el mastodonte en el puerto, todos preparábamos las maletas y el revoltijo de pequeños regalos. Lo propio, que decimos los de siempre.

Se hacen amigos y amigas como en la “mili” de antaño, pero todo huele al vacío de una extraña oquedad, especialmente entre los pequeños. Se intercambian direcciones y correos electrónicos, más lo último pues el maldito progreso se ha engullido antiguas tradiciones.

Igual ocurre en Atenas. Del esplendor de su civilización, quedan solamente vestigios restaurados una y otra vez. Expoliado el pensamiento, el tedio de la normalidad, normalidad que se vive a gritos, permanecen los libros de sus sabios filósofos que no muchos leen.

El casino está cerrado. No existe más entretenimiento que la memoria, la imaginación o un buen libro para una ocasión extrema, la de irse aún a sabiendas que algo nuestro queda por toboganes, barras de bar, mesas de juego, cubiertas de descanso y lindos comedores donde los camareros trabajan para entretener a los privilegiados que se han permitido un lujo.

No la veo. No la veré. ¿De dónde viniste, vértigo de criatura? Sabes bien que te quiero y dejas que me vaya. No crea mis palabras, mira mis ojos, y vente con el viento. Mira que muero solo.

Sin quererlo, emergiste como rosa de luz entre sombras de flores. Escapaste ligera. Ya no hay sombras ni rosa ni flores en mi estancia. Inacabada, mi alma busca nuevos encuentros entre flores umbrías. Las quiero con cariño, con dulce mansedumbre. Igual, siempre lo mismo, atardeciendo lejos, amaneciendo fuera de mí.

Pero lo nuestro, lo mío, es otra cosa: ¡un hallazgo divino que no devolveré¡ Estrellas por la mar, mecidas y asombradas en la cúpula negra de la noche que fue. Necesito de ti y dejo que te alejes, pero siempre te quedas. ¡Qué locura de espacio tenerte sin besarte!


www.josegarciaperez.es

http://el-copo.blogspot.com

www.papel-literario.com

2 comentarios:

  1. He leido su diario de viaje, me he reencontrado con el pasado.Estuve hace años en Grecia, me gustó.Conservo una pulsera con un delfin, al parecer simbolo de grecia, "el delfin del amor".
    curiosamente no mela he quitado desde entonces,no es por recordar: decia un escritor(no recuerdo el nombre)"Si necesitase algo para recordarte, implicaria que te puedo olvidar".Enhorabuna por su blog.

    ResponderEliminar
  2. Realmente el delfín es el símbolo del amor en Grecia. Afortunada persona la que logró que tú llevaras eternamente el símbolo del mayor acontecimiento.
    Abrazos

    ResponderEliminar