sábado, 28 de agosto de 2010

Blogs, Facebook e Internet


Si mi nombre es Pepe, García mi primer apellido y lo remato con Pérez como segundo, el conjunto Pepe García Pérez da muy poco de sí en el asesino mundo de las letras. Ya en cierta ocasión, Pepe García Martín, quisquilloso antólogo de poesía y fértil ratón de bibliotecas, me comentaba en Valencia que si yo creía que llamándome PGP podría ser alguien en el mundillo literario.

Sin embargo, aunque nada más me conozco yo y unos pocos creen conocerme, tengo muy clara una cosa, a saber, si yo no hablo de mí, nadie lo hará a excepción de un trío de amigos que sí lo hacen de tarde en tarde.

A pesar de ello, y aunque en este momento me molestan dos moscas cojoneras que se han instalado en la pantalla del ordenador para hacer el amor, mi ego, ay de aquel o aquella que no lo tenga, queda satisfecho con estos malditos inventos de comunicación que Internet nos concede.

Si usted, querido lector o lectora, es usuario de Internet y se va a Google y pincha pausadamente José García Pérez, se encontrará con que existe una entrada apretujada en unos pocos de segundos de más de 600.000 entradas con tan ridículos nombre y apellidos. Pero no se preocupe, el primero de ellos es el menda lerenda, y a continuación aparece un señor que se dedica a representaciones industriales. Lógicamente tal honor, ejem, se debe a la cantidad de artículos de opinión que se encuentran colgados en la red y que son pinchados por el mundo mundial. Y me siento orgulloso de ello.

Más aún, si usted pincha pausadamente José García Pérez, aparecerá a continuación Facebook y si taladra con el ratón en la entrada aparecerá una insultante foto mía en la que me encuentro favorecido.

Más incienso, como mis artículos llevan el nombre genérico de el copo, si usted pincha simplemente “el copo de pepe” aparecerá una morcilla de artículos de mi autoría.

Eso es un aplastante triunfo, una victoria contra la conspiración de silencio que el Ayuntamiento de la ciudad, Málaga, que todo lo acoge y todo lo silencia, con su alcalde Francisco de la Torre al frente, tienen montada contra un servidor de ustedes.
En la red, me siento persona viva y coleando, o sea, feliz. No sé si ustedes me entienden, pero yo sí.

www.josegarciaperez.es

1 comentario:

  1. Yo, que siempre te llamo Pepe, no sé si llamarte Don José desde ahora.
    Para los entresijos de Internet da lo mismo, en ambos apareces como José. Ahora bien, si pinchamos "Don José Garcia Pérez" ¿qué ocurre? Nos vamos a ELECTORES DE ALAHURIN ¡eh! y a tu biografía web.
    Ahora pulsemos "sevillista pepe garcia perez"... Don José, como sevillista no te conoce ni el tato. ¿Será que te has pasado arrrBeti tras lo ocurrido?

    ResponderEliminar