martes, 24 de agosto de 2010

9.999


Allá por el mes de junio tenía previsto un viaje en el viejo Toledo. Como lo uso de tarde en tarde, husmeé en la billetera para ver si el carné de conducir estaba caducado, así fue. Puesto a husmear, me metí en las entretelas del montón de tarjetas, y observé que el DNI llevaba caducado más de dos años.

Estar indocumentado en la actualidad es cosa de poca monta, pero en aquellos tiempos del azul mahón uno se la jugaba. Presté poca atención al carné de conducir y puse todo mi tesón en intentar ponerme al día con Rubalcaba en el tema de la identidad, de manera, que casi de madrugada, una mañana me acerqué a la comisaría que se encuentra en las inmediaciones de la malagueña Plaza de la Merced a fin de renovar mis datos con el estado policíaco.

Con el máximo respeto me dirigí al policía nacional que se encontraba a la entrada de la comisaría y le comenté a lo que iba. Sin inmutarse, pero con gran corrección, me facilitó un número de teléfono con el que ponerme en contacto. Llamé, no sé si hablé con alguien o con una máquina, pero lo que fuese me dijo: “el próximo 23 de agosto, puede usted recoger su DNI a las 10h 40m en la comisaría que estime conveniente”. Rápidamente me pregunté dónde podría estar tal día, onomástica, por cierto, de mi compañera e hija. Pensé y contesté que estaría en Huelva. La misma voz me comentó elija usted entre la capital y Ayamonte. Tal vez por aquella copla fado de Carlos Cano, me incliné por la localidad fronteriza con Portugal.

Tengo en mi poder el nuevo DNI y quedé estupefacto cuando leí que caducará el 1 de enero del año 9.999.

Pensé en lo tedioso que debe ser llegar vivo y coleando hasta esa fecha, ya ven, iguales conversaciones, el mismo aburrimiento, seguir comiendo tres veces al día, saludar sin ganas al pesado vecino, aromatizar el mismo tufo político, compartir miserias, pero, como en todo, tuve una fugacidad de optimismo, pues me dije, coño, con perdón, tal vez para esa fecha don Miguel Briones, delegado municipal de Cultura de Málaga, y el seños alcalde Francisco de la Torre tengan el suficiente tiempo para decir SÍ o NO a la petición de numerosos ciudadanos para que este humilde servidor de ustedes sea nombrado Hijo Adoptivo de Málaga.

Y ustedes que lo vean.

www.josegarciaperez.es

5 comentarios:

  1. ¡Nos veremos por el 9.999! No lo dudes.

    ResponderEliminar
  2. No creo que quiera llegar al 9.900, pero si hay que llegar se llega.
    Tan importante es para Vd ser hijo predilecto de Málags?, ó es su ego el que lo quiere conseguir?.
    Por experiencia sé que cuando el ego interviene, nosotros perdemos. Perdemos por querer ser exclusivos en la vida del otro, perdemos por quereer ser los mejores padres y madres, perdemos por querer ser los mejores profesionales;el ego siempre nos hace perder.
    Pero si realmente cree que se lo merece luche por ello,teniendo su ego y los que lo alimentan a distancia; Yo lo celebraré brindando por ello.

    ResponderEliminar
  3. Hace ya muchos años que eres malagueño, Pepe, aunque no nacieras aquí. Es un honor para Málaga tenerte. Pero, ya sabes, esta ciudad todo lo acoge y todo lo silencia.
    Todo mi apoyo.

    ResponderEliminar
  4. Cada vez que escriba sobre el tema de Hijo Adoptivo, que serán muchísimas, más claro tengo que no seré nombrado, cosa que me importa un bledo. Lo que si es importante para mí es dar a conocer el SILENCIO de la Administración ante una petición realizada por numerosos ciudadanos.
    Y es que la Administración tiene la obligación de contestar afirmativa o negativamente. No debemos ser borregos sumisos.

    ResponderEliminar
  5. Claro, conciso y totalmente de acuerdo. Gracias por la explicacion

    ResponderEliminar