sábado, 10 de julio de 2010

La vil sumisión de Leire Pajín


Leire Pajín, la tercera intelectual socialista tras Zapatero y José Blanco, ha afirmado que los del PP son insumisos. Esta lumbrera de España atribuye, por lo que se desprende de su declaración, una concepción peyorativa al término insumisión. Así nos va.

Huérfano un servidor de paraguas político, ya ven que el primero, UCD, se fue al traste por motivos de intento de Golpe de Estado, y el segundo, PSA, va desapareciendo tras una larga agonía por el inútil compadreo de unos dirigentes y la ausencia de una teoría política bien elaborada, he quedado en la soledad del corredor de fondo que va tras algo a lo que nunca llega, y si a veces parece tocar algo con la yema de los dedos se convierte en puro espejismo.

Realmente ser huérfano político es ser ciudadano libre y, por tanto, capacitado para ejercer la insumisión contra el poder; en el caso que nos ocupa contra el poder político. La grata falta de ataduras, de grilletes en forma de carnés, de no estar obligado a sonreír sin ganas y de no tirar de la levita al prócer de turno, le hace a uno circular más ligero por el bosque de memeces y vividores de la cosa pública. Creo, pues, que no es necesario que afirme que no pertenezco a PP en ninguna de sus variantes: militante activo o simpatizante efectivo.

Leire Pajín ha manifestado lo de la insumisión del PP por la postura de algunas comunidades de la derecha española frente a la nueva Ley del Aborto. Pues bien, personalmente abomino del aborto, es más creo que las mujeres que lo practican pasan el peor trago de su vida. Al ser hombre, o haberlo sido, lo digo en el estricto sentido de la vida sexual, poco tengo que decir al respecto; por decir algo, asomar mi jeta para insinuar que aquellos que no deseen procrear usen el condón.

Será capaz Leire Pajín de tildar de insumisos a los miles de catalanes, incluyendo al socialista y Presidente de la Generalitat, José Montilla, por organizar y acudir a la Manifestación de hoy contra la decisión del Tribunal Constitucional de abortar una levedad del articulado del Estatut.

Leire Pajín no es capaz de ello porque no es insumisa sino una pobre política que practica la vil sumisión, o sea, es una paniaguada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario