domingo, 6 de junio de 2010

Romance del beso perdido


Se desliza el vago aliento
que en la distancia se teje…

El junco despavorido
respira su beso verde.
La duna manda callar
a todo lo que se mueve.
Una ola se desmorona
y de nuevo se sumerge.
La luna se pone llena
cuando era cuarto creciente.
El grillo asola la playa
hundiendo su negro vientre.
El horizonte se funde
en el espacio celeste.
La concha de la marisma
hunde su templo de siempre.
La noche que viene tarde
los destellos ensombrece.
El sol que ya no deslumbra
entre pinos rojos duerme.

… y un beso como perdido
a mi lado se detiene.

2 comentarios:

  1. Amanece si es el beso
    el que a la noche adormece.

    ResponderEliminar
  2. Cuánto tiempo si contestar a tus sugerencias. No tengo perdón. Mira Jesús, ese romance si se canta por sevillanas es una maravilla. Los dos primeros y los dos últimos versos conforman el estribillo. Prueba a hacerlo, buen hombre.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar