domingo, 9 de mayo de 2010

ROMANCE DE LA CALLE SANCHA DE LARA


Cartones desparramados
hacían de negras mantas,
sus ropas, santos deshechos,
le cubrían como sábanas.
Antonio Gómez, mendigo,
ay calle Sancha de Lara,
hotel de estrellas azules,
sábado de madrugada.
Reptiles con almas verdes
abren despacio una lata
y escupen su contenido
por la morena garganta,
el líquido indeseable
en su cara se hace lava.
La catedral se sonroja
de su puerta cancelada,
mi Dios en la noche duerme
mi Dios de noche descansa
como duerme Antonio Gómez
en calle Sancha de Lara.
Una luciérnaga alumbra
las tinieblas de mi Málaga,
los cartones se despiertan
prendiendo lenguas amargas
que comen carne de hombre
en calle Sancha de Lara.
Antonio Gómez, mendigo
del progreso de esta España,
entre mantas de cartones
arde como antorcha humana.

(Romance que narra un hecho real sucedido en Marzo de 1992 en Málaga, año de Olimpiadas y Expos, y por el que la sociedad malagueña, incluida la poética, se encogió de hombros)

3 comentarios:

  1. Pepe:
    Así estamos.
    Han ardido, han sido apaleados, han desaparecido, han...
    Creo que se merecen, al menos, un poema.
    Abrazos.
    PD. Con la entrada anterior, he retrocedido un mes.

    ResponderEliminar
  2. Se lo merecen todo. Sobre la entrada anterior, esta semana la tenemos preparada en Baeza con Antonio Hernández y Morales Lomas.
    Un abrazo.
    Pepe

    ResponderEliminar