miércoles, 26 de mayo de 2010

Para reflexionar sobre la indecencia


Soy uno de tantos ciudadanos que recibe la tira de emails al cabo del día. De tarde en tarde aparece alguno que vale la pena. Todo lo que a continuación aparece entrecomillado es uno de ellos. Al final de él me aconsejan que no rompa la cadena. Es por ello que lo transcribo para que navegue por los océanos.

“Ha dicho la Vicepresidenta del gobierno que es indecente que mientrasla inflación es -1%, y tengamos más de 4.000.000 de parados, haya gente que no esté de acuerdo en alargar la jubilación a los 70 años. Me gustaría transmitirles a la señora Vicepresidenta y a todos los políticos lo que yo considero indecente:
Indecente es que el salario mínimo de un trabajador sea de 624 €/mes y el de un diputado de 3.996, pudiendo llegar, con dietas y otras prebendas, a 6.500 €/mes.Indecente es que un profesor, un maestro, un catedrático de universidad o un cirujano de la sanidad pública, ganen menos que el concejal de festejos de un ayuntamiento de tercera.Indecente es que los políticos se suban sus retribuciones en el porcentaje que les apetezca.Indecente es comparar la jubilación de un diputado con la de una viuda.Indecente es que un ciudadano tenga que cotizar 35 años para percibiruna jubilación y a los diputados les baste sólo con siete, y que losmiembros del gobierno, para cobrar la pensión máxima, sólo necesitenjurar o prometer el cargo.Indecente es colocar en la administración a miles de asesores (léase amigotes con sueldo) que ya desearían los técnicos más cualificados.Indecente es el ingente dinero destinado a sostener a los partidos,aprobado por los mismos políticos que viven de ello.Indecente es que a un político no se le exija superar una mínima prueba de capacidad para ejercer su cargo.Indecente es el coste que representa para los ciudadanos sus comidas,coches oficiales, chóferes, viajes y tarjetas de crédito por doquier.Indecente es que sus señorías, cuando cesan en el cargo, tengan uncolchón del 80% del sueldo durante 18 meses.Indecente es que ex ministros, ex secretarios de estado y altos cargosde la política, cuando cesan, son los únicos ciudadanos de este país quepueden legalmente percibir dos salarios del erario público.Indecente es que hablen de prolongar la edad de jubilación cuando acortarla daría puestos de trabajo a los jóvenes que ven marchitada la flor de su vida en las colas del INEM.Y mientras, hablan de política social y derechos sociales“Qué indecencia”

No hay comentarios:

Publicar un comentario