lunes, 31 de mayo de 2010

Palmas al Rey y pitos a la "tropa"


El Día de las Fuerzas Armadas se ha celebrado este año en Badajoz. Con tal motivo, el Rey Juan Carlos I, tras haber sido intervenido quirúrgicamente, ha hecho su primera aparición oficial. Para que no hubiera equívocos S.M. se ha ornado con el uniforme de Capitán General de los Ejércitos de España, o sea, el que manda.

Al personal de a pie le encanta todo este tipo de ángeles, arcángeles y querubines, diseñado para nuestra mayor honra y gloria. Disfrutan, pues, de lo lindo con las paradas militares que, Carme Chacó, ministra de Defensa, ha adelgazado en esta ocasión por motivos de crisis y tijeras.

El público ha aplaudido a rabiar a los reyes de España. Empiezo a pensar que a la gente le agrada la Monarquía, la sangre azul y los cuentos de príncipes y princesas, al igual que se chiflan por las tertulias de corazón y los disparates que se oyen en la Noria. El pueblo, mientras no le toquen la calderilla de a diario está que chuta y mete gol.

El señor Vara, excelentísimo y todo, lo que no quiere decir que sea excelente, es el Presidente de la Junta de Extremadura, sucesor, pues, del califato que dejara Rodríguez Ibarra. Pues bien, al tal Vara, o a su chófer oficial, lo ha trincado la Guardia Civil volando en su Audi a más de 180 kilómetros por hora, pero como la vara que mide a Vara no es una vara cualquiera, parece ser que no ha perdido ni un punto.

Al personal, cada más vez cabreado con el mundillo político, no le importa en demasía que los Reyes viajen como reyes, pero le jode que Vara presuma de Audi en tiempos de ruina y machaque combustible pisando el acelerador a toda pastilla. Ha sido por ello que cuando el presidente extremeño ha ido a cumplir a la ministra del soldado del futuro, y ambos, Carme y Vara, se iban a hacer una carantoña oficial, a los viciosos de los desfiles les ha salido del alma una salva de abucheos y pitos que tenían como destinatario el inquilino de La Moncloa, señor Zapatero.

Que Dios nos proteja a todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario