domingo, 2 de mayo de 2010

A MORDISCOS


A mordiscos retengo tu presencia,

con los dientes afilo mi memoria,

con tu sombra disipo yo la boria

que produce en mi mente tu carencia.


De silencio es mi mundo con tu ausencia,

desnudo me detengo es esta noria,

desecho complacido toda historia

que intente amortiguar esta creencia.


En noche de septiembre, cuando siento

que te escapas en vuelo de miloca,

grito un ay dolorido que estremece


la espesura del negro sentimiento

de saber que ni en sueños ya en mi boca

el beso de tus labios permanece.

1 comentario: