domingo, 30 de mayo de 2010

A LA CIUDAD DE MELILLA


Que ceda lenta la envolvente boria
del verde mar que os besa como lago.
Que hable la vieja puerta de Santiago
por donde Estopiñán meció la noria

de mi tierra, mi cuna, mi memoria.
Que broten nardos del pasado vago
de Melilla, y remueva el verso mago
las carcomidas grietas de su historia:

fenicia, Rusaddir, sutil romana,
vándala, visigoda, musulmana,
de Medina Sidonia azul ducado,

y cuando la gran cruz, Castilla izóla
en fe del nuevo mundo inacabado
emergiste ya incólume española.

No hay comentarios:

Publicar un comentario