jueves, 13 de mayo de 2010

¡Hostias: la crisis!


Todo dios decía a Zapatero “cuidadito que viene el lobo”. Que se lo apuntase Rajoy no tenía demasiada credibilidad, al fin y al cabo es la mosca cojonera cuya única misión, por ahora, es la de incrustarse en las partes íntimas del Presidente y arrearle ladillas a toda pastilla, pero llegaron el Gobernador del Banco de España, nada sospechoso, la Unión Europea, el Fondo Monetario Internacional y la Asociación de Vecinos del Barrio de la Trinidad, y nada, no había nada que hacer. El Presidente gastaba nuestros dineros con una alegría desmedida. Lo suyo, decía el buen hombre y hábil despilfarrador, era cuestión de ideología económica. En esto llegaron los llamados especuladores, gente que arriesga como el jugador de casino a pleno en el 32, rojo, para y pasa, y arrasaron y siguen arrasando.

Que no somos Grecia, decían los grandes estadistas Pepe Blanco y Leire Pajín, magnifico dúo que con la incorporación de ZP, configuran la gran trinidad intelectual que mira por nuestros intereses.

A esto que llegaron la Merkel y el Sakorzi y le gritaron al oído que la cosa estaba jodida y bien jodida. Su buen amigo, el Nobel Obama le echó el teléfono y le obligó a que cogiese las tijeras y cortase por lo sano el chorro de euros que nos conducía al ahogamiento. Y ¡zas!, se ha puesto a pegar tijeretazos a su propia ideología.

El personal proletario esperaba que pegase un par de hostias a las clases adineradas, pero fue incapaz de echarle cojones. Así que se le ocurrió lo más fácil, o sea, machacar a los débiles. Y se fue directamente a los jubilados. Que mirad, queridos viejos, que como no gastáis energía os congelo la limosna mensual y de paso, si os ponéis chulos, os recorto el valium y el pastilleo para bajar el colesterol. Y dicho y hecho.

A los empleados públicos, que esperaban una insufrible congelación, les ha quitado 5 de cada 100 euros para este año y de una tacada. Y el ejército de la nómina segura se ha quedado de piedra.

El polvo de los 2.500 euros ha pasado a la historia, y ahora las parejas volverán al condón de toda la vida. A la política de desarrollo nacional, le ha birlado 600 millones de euros y a Fomento, el único ministerio que puede contagiar empleo, le ha reducido 6.000 millones de euros.

Era verdad, hostia, lo de la crisis era verdad. Nos salva Bibiana con la igualdad, Corredor con la vivienda y Trini Jiménez con la maldita vacuna que contra la gripe porcina me metieron en la paletilla derecha.

Que Dios nos coja confesados, pues esto es tan sólo el principio.

1 comentario:

  1. ¡Vamos! que regresamos a la España de alpargata. Eso sí, con la diferencia que ahora le decimos al presi que no ha tenido cojones para... sin posibilidad (de momento) de que nuestro certificado de penales tenga líneas no deseadas.

    ResponderEliminar