viernes, 14 de mayo de 2010

Bono: ¿Socialista y cristiano?


Afirma el excelentísimo señor don José Bono que le persiguen por ser socialista y cristiano.

Vaya por delante que no soy fans, ni siquiera lector, del periódico “La Gaceta”, que es el autor de la “Cruzada” contra él, y no me introduzco, ni siquiera me deslizo, en averiguar si es cierto o no el conglomerado de propiedades que parece poseer el Presidente de Congreso de los Diputados, aunque, según él mismo reconoce, sí son ciertas tantas escrituras de propiedad.

Recuerdo aquellos tiempos, qué tiempos, oh Dios, en que en esta ciudad que todo lo acoge y todo lo silencia, Málaga, dialogábamos, bajo la santa y sutil batuta del obispo Ramón Buxarrais, sobre el binomio “marxismo-cristianismo”.

Los socialistas, si son de verdad, son perseguidos en regímenes dictatoriales de derechas, y los cristianos, si también son de verdad, son machacados en países religiosos de corte fundamentalista y también en dictaduras, sean de izquierdas o derechas, pues son siempre “elementos” peligrosos para ambos sistemas. Dicho de otra forma, los cristianos, y no me estoy refiriendo a los católicos practicantes, de toda la vida corren más peligro que los socialistas a secas. Ahora bien, si uno es cristiano y socialista el riesgo es inmensamente mayor.

La existencia, ese camino por donde la vida se desliza, me ha llevado a la triste conclusión de que cristianos, lo que se dice cristianos, no existen más de diez, y socialistas, lo que se dice socialistas, deben andar por la veintena; pero socialistas y cristianos, o viceversa, pueden sobrar un par de dedos de una sola mano al contarlos.

Unos de los rasgos fundamentales de cualquiera de estas estirpes en riesgo de extinción, socialistas y/o cristianos, es el intercambio cultural con los desheredados y el total desprendimiento económico para con ellos, o sea, hacerse uno más de ellos y, lo más importante, entre ellos.

El señor Bono sí es del PSOE, lo que no quiere decir que sea socialista en la auténtica acepción del término socialista. Sé que es discutible, lo que acabo de afirmar o negar, pero lo que no admite discusión, es que con tantas escrituras en el talego no se puede ser cristiano, a lo más, católico, una forma de ser oficialista religioso, al igual que con el carnet del PSOE se es socialista oficial.

Señor Bono: faroles, los mínimos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario