sábado, 17 de abril de 2010

Rafael Velasco "dixit"


La noche del jueves, a caballo con la madrugada del viernes, acompañaba al poeta Jesús Arroyo a recogerse en el Hotel “Molina Lario”, Regresábamos de un recital celebrado en Fuengirola, dentro del ciclo literario “… de poesía con Unicaja”. Habíamos compartido ritmo endecasilábico y alguna que otra chuchería con el maestro Manuel Alcántara.

La entrada del hotel de enfrente, el “Málaga Palacio” se encontraba ya alfombrada de rojo a la espera de las estrellas del XIII Festival de Cine español de esta ciudad que todo lo acoge y todo lo silencia. Una ligera lluvia amenazaba con calar toda la alfombra roja que se extendía por la más coqueta calle de Europa, descubran su nombre, y que me imagino, tras la que cayó, habrá quedado chorreando, me refiero a la alfombra.

Pero este chaparrón nada tiene que ver con la cagada que ha dejado caer sobre Málaga el vicesecretario general del PSOE de Andalucía y diputado por Córdoba Rafael Velasco, que ha asegurado que la Capitalidad Cultural de Europa 2016 la alcanzará la ciudad de La Mezquita por numerosos kilómetros de distancia respecto a este perímetro malagueño, Plaza Mayor de la Costa del Sol.

Tras lo dicho por el ex fiscal Jiménez Villarejo, queda claro que en este territorio la libertad de expresión está “garantizada”. El citado señor Velasco puede, pues, decir lo que le salga de la cojonera en su función de diputado autonómico, pero no debería hacerlo como vicesecretario de la organización socialista andaluza, pero es que además ha cogido la pichorrilla y se ha meado en lo alto del pulcro consejero de Cultura, señor Paulino Plata, que había prometido que la Junta de Andalucía sería equidistante y leal con las dos capitales andaluzas en lid por la cultura oficial.

Rafael Velasco ha anunciado que la Junta mantendrá una “neutralidad hiperactiva” que, dicho sea de paso, me huele a puro cachondeo, más aún cuando ha afirmado que el presidente de la Junta J.A. Griñán, también diputado por la misma circunscripción, preside desde el minuto uno todas las reuniones de la Fundación Córdoba 2016.

Pero los ciudadanos malagueños, conjunto silencioso que todo lo traga y digiere, pasan de todo, aunque es cierto que en tiempos de elecciones, puestos a pasar, pasan factura en las urnas.

Mientras ello ocurre, o sea, la meada y cagada de Rafael Velasco en el mismísimo epicentro de la dignidad malagueña, Miguel Briones, delegado de Cultura, se cepilla colecciones de poesía, y López Cohard, buen tipo, busca la forma de implicar a la sociedad malagueña en el proyecto “Málaga 2016”.

1 comentario: