miércoles, 24 de marzo de 2010

María del Mar Moreno


No deja de tener un cierto morbo el conjunto de pajas mentales que se pueden realizar respecto al nuevo Gobierno de la Junta de Andalucía. Merece, por ejemplo, una especial mención el relevo en la Consejería de Cultura, donde Rosa Torres, aunque ha ninguneado a la Asociación Colegial de Escritores de España (Sección Autónoma de Andalucía), es merecedora, en su gestión, de un aprobado alto; confiemos en el que el nuevo gestor, Paulino Plata, alcance un notable.

Griñán ha convertido en humo, o sea, en nada, la Consejería de Vivienda, la cual ha dejado de existir con apenas un año de vida, a pesar de que su creación se convirtió en la esperanza de numerosos “sin techos”; y así podríamos comentar las desaparecidas consejerías de Justicia y Función Pública, pero no es mi interés introducirme en los berenjenales del reparto territorial del poder andaluz.

Tan sólo detenerme en uno de ellos: la asunción de María del Mar Moreno -MMM- a la “mandona” Consejería de Presidencia y a la portavocía del Gobierno para que sea bien visualizada por parte del pueblo.

MMM, procedente de la cantera de Gaspar Zarrías, vuelve de nuevo al primer plano de la vida política andaluza, y ya son numerosos los que la catalogan como la próxima candidata a socialista a presidir la Junta de Andalucía, cenagoso terreno en el que no quiero introducirme.

A cualquier persona que le agrade el análisis político, que ya es tener vocación en los tiempos que corren, el estudio analítico, afirmaría que también psicoanalítico, de MMM es un eterno y apasionante interrogante. Tan sólo con pararse en su constante picoteo en las esferas del poder, habría para escribir un grueso volumen sobre “Teoría del Saber Estar Político”

En una década, 2000-2010, la Licenciada MMM ha sido vicesecretaria general del PSOE-A, Presidenta del Parlamento Andaluz desde 2004 a 2008, Consejera de Obras Públicas durante un trimestre de 2008, miembra de la Ejecutiva Federal del PSOE como Secretaria de Política Autonómica, últimamente Consejera de Educación y recientemente, desde hace un par de días, Consejera de Presidencia, trampolín dese el que afirman será candidata a regir los designios de la Junta de Andalucía.

No sé si se puede afirmar de MMM que ha pasado haciendo el bien, pero lo que no cabe duda es que su presencia en tan variados cargos ha transcurrido de forma desapercibida, lo que en estos tiempos de dinamiteros políticos es una virtud.

La pregunta es obvia: ¿qué poderes ocultos tiene MMM?

No hay comentarios:

Publicar un comentario