domingo, 21 de febrero de 2010

El lenguaje de la peineta


El lenguaje de la peineta
José García Pérez

El lenguaje mímico es otra forma de hablar con absoluta claridad, miren si no a los agentes encargados de poner orden en el caos circulatorio en su manejo de manos. Aunque los hay, en especial los taxistas, que afirman que ellos forman más embrollo que los mismísimos semáforos.

Y qué me dicen ustedes del guiño, qué maravilla de gesto. Un guiño es capaz de romper todas las barreras físicas y psicológicas que existen entre el órgano emisor, hombre, y el receptor, mujer. o viceversa, que de todo hay en la vida. Un guiño simpático y bien hecho abre el tortuoso camino de la timidez para que, no siempre, un hombre y una mujer separados por la distancia se aproximen en el conocimiento mutuo y lleguen, cualquiera sabe, a amarse.

Hoy se ha puesto de moda la peineta. Existe toda una teoría sobre la misma y el máximo conocedor de la tesis doctoral es Luis Aragonés que, en su saber, distingue perfectamente el corte de mangas, la peineta y la “peseta”.

Creo que lo que el ex presidente José María Aznar ha hecho a unos revoltosos estudiantes de Oviedo, que le llamaban asesino, ha sido una “peseta”, o sea, el dedo corazón en perfecta erección señalando a los chicos de la guerra. Existe media España que cree que Aznar es un malafollá y la otra media lo considera un santo. Así que la “peseta” de Aznar ha surtido efecto y ya tenemos de nuevos las dos España a flor de piel.

Lo que si ha quedado claro que este lenguaje de la peineta, el corte de mangas o la “peseta”, es de una enorme eficacia, pues es comprendido por los oponentes con absoluta nitidez. Tal vez sea por ese dicho de “que una imagen vale más que mil palabras” por lo que debe de ponerse nuevamente de moda.

Imagínense por un momento a Zapatero en la tribuna del Congreso afirmando que estamos a punto de salir de la crisis, y que desde la bancada popular Mariano Rajoy, dedo corazón erecto, le hace una peseta como la copa de un pino. O al contrario, podemos imaginarnos a Rajoy argumentando que una bajada de impuestos es esencial para emerger de la ruina que soportamos, y vemos a Zapatero haciéndole un corte de mangas en perfectas condiciones. Estas dos posibles acciones, la de Rajoy y Zapatero, son más esclarecedoras que todo el bla-bla-bla de los obsoletos discursos a los que nos tienen acostumbrados.

Sea este artículo una reivindicación de la peineta, corte de mangas o la erecta “peseta”, tipo Aznar.




3 comentarios:

  1. Si es que... Josemari es un tipo que sabe sacar al mundo de la crisis. ¿¿¿De qué va a sacar la "peseta" a relucir si no es para eso??? Una lección de futuro para los chavalines de Oviedo y un decirles que con la "pela" se sale de todo esto... Vamos, pensar que era un insulto hacia los pelagatos que le insultaban... ¡por favor!

    ResponderEliminar
  2. Eres cojonudo en tu ironía, en lo otro no sé

    ResponderEliminar