viernes, 22 de enero de 2010

Soleares de las penas


No me cuentes más desgracias
que yo tengo mi rosario
con pedacitos del alma.

*
Cada cual con su locura:
tú sintiendo mi tristeza
yo amando las penas tuyas.

*
Cuando yo entono mi cante
hasta los grillos se enteran.
Tú sigues sin enterate.

2 comentarios:

  1. Gracias, querido Pepe, por recordarme al Cabrero. Me bajé anoche toda su discografía y llevo toda la mañana escuchándole. Fantástico. Arte Puro. Del de verdad. Abrazos desde esta lluviosa Pamplona. Alfredo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias a ti, amigo Alfredo, por incorporate a este humilde blog, donde deseo que exista un poco de todo.
    Abrazos

    ResponderEliminar