miércoles, 6 de enero de 2010

Impromptu (XX, XXI y XXII)


XX

Hundid vuestros grilletes
en el fértil útero
donde asoma el estero de la vida;
yo guardo en mi piel
el roce del beso de la madre.

XXI

Castrad, si os place,
los estambres y pistilos
que brotaron
durante el invierno de vuestra llegada;
en los labios del pobre
espero el polen de la resurrección.

XXII

Construid vuestras casas
en la orilla de los palacios,
decretad vuestras normas
con el sílex de lo legal,
huid de la mancha de pecado
que purifica al corazón,
lavad vuestras manos
en la aljofaina de la hipocresía;
yo, mientras tanto,
crearé el nuevo poema del Amor
y los pobres poseerán la Tierra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada