domingo, 17 de enero de 2010

Del libro "Tatuaje de leche"


AQUÍ yace escondida la verdad.
Aquí, por donde pasa con su prisa
el frágil desencanto del tumulto
con la fría apariencia
de los hombres que piensan que lo son.
Aquí, en la esquina del mendigo rico,
con la mano tendida, manoseo
la epidermis del mundo:
su tacto solivianta mis entrañas.
Aquí descubro aromas que destruyen
los besos de quien fue,
y quedan descosidos en mis sienes
los hilos enhebrados del amor.
Descansan por aquí viejos aplausos
y sonrío a mis propias carcajadas
en la cumbre agolpada donde asoma
un perfil de silencio que se quiebra.
Desde aquí, la otra orilla
que divisan mis ojos con asombro
parece limo fértil del río palpitante
que deseo abrazar.
Y es aquí donde siento la tortura
cuando el silbo del cauce
arrastra en su corriente
las voces que me llevan hasta allí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario