miércoles, 13 de enero de 2010

Del libro "Tatuaje de leche"


Una astilla del tiempo
parpadea indecisa
en la noche de ritmo apresurado,
El guiño permanente de la duda
ilumina visiones que desprenden
residuos del ayer.
Una mano acaricia manantiales
de susurros ocultos
y el eco del torrente inunda el alba
que quiere despertar.

1 comentario:

  1. Te noto con un pequeño sentimiento maternal. Estos dos últimos poemas, amigo Pepe, son dos joyitas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar