sábado, 31 de octubre de 2009

"Ancha del Carmen" se traduce al francés


Este martes pasado fue un buen día, aunque salpicado por la muerte del escritor y amigo Juan Campos Reina, todo un señor en el mundo de la narrativa y en el de la exquisitez. La noticia de su fallecimiento vino de la mano de Francisco Morales Lomas cuando Manuel Alcántara y el que estas líneas suscribe nos dirigíamos a Algeciras para participar en un recital del II Ciclo “…de poesía con Unicaja”.

Pasar un día y algo de la noche con el maestro Alcántara es un privilegio que pocos pueden disfrutar, porque al tiempo que se comparte una buena pringá o un rioja en condiciones o un gintonic adornado de cubitos de hielo, que ya es disfrute, la parusía llega al éxtasis cuando endecasílabos y heptasílabos inician la gran danza de la musicalidad poética.

Nos esperaba en Isla Verde la poeta Paloma Fernández Gomá, una de las autoras que, a pesar de los graznidos del escritor mercenario, se atrevió a publicar “Angeles del desierto” en la colección de poesía “Ancha del Carmen”, ese reguero del pólvora poética que el pleno del Ayuntamiento de la ciudad que opta a la Capitalidad Cultural de Europa, Málaga, se encargó de apagar a través de la mayoría absoluta del Partido Popular para cubrir las espaldas de una decisión desafortunada del Delegado de Cultura don Miguel Briones.

Sentados los cuatro alrededor de una mesa en el Paseo del Puerto entre cocas y cafés, dado que lo etílico no tenía cabida en aquella zona musulmana de la española Algeciras, Paloma, para hacer del día una cabriola de alegría, me entregó la traducción al francés que el profesor Ahmed Oubali había realizado del citado poemario “Angeles del desierto” en la colección “Cuadernos Culturales Isla Verde” bajo el título “Anges du désert”.

Pues bien, he aquí que estos percheleros libros de “Ancha del Carmen” que según la pinochada del señor Briones no son leídos en las bibliotecas de la red municipal y que la churrada de Elías Bendodo atragantó en la Comisión de Cultura Municipal, hoy adquieren carta de ciudadanía bajo el mismo idioma en que escribieron Rimbaud y Verlaine.

A la vuelta, camino de Puerta Oscura, quedamos enterados del milagro del Alcorcón, aunque para milagro el de la poesía, ya ven, su muerte y resurrección.

viernes, 30 de octubre de 2009

Miguel Hernández




El próximo 2010 se cumple el Centenario del nacimiento del poeta Miguel Hernández, el poeta del pueblo. Con él no hay una Memoria Histórica ficticia, sino que Miguel y su poesía siguen existiendo en las neuronas de todos los españoles, sean de uno u otro bando. La inmortalidad del poeta se consigue cuando sus versos permanecen claros, redondos y rotundos en todo un colectivo, y lo más importante, lea o no poesía, porque la poesía de Miguel Hernández es, esencialmente, música y ésta, la música, entra por los oídos y se cuela, valga la expresión, en el hombre culto o corriente.

Todos hemos tatareado o pensado aquello de “Carne de yugo ha nacido/ más humillado que bello” (El niño yuntero) o “¿Quién habló de echar un yugo/ sobre el cuello de esta raza” (Vientos del pueblo…) o “Temprano levantó la muerte el vuelo/ temprano madrugó la madrugada” (Elegía a Ramón Sijé) o “En la cuna del hambre/ mi niño estaba./ Con sangre de cebolla/ se amamantaba” (Nanas de la cebolla) o “Andaluces de Jaén/ Aceituneros altivos/ decidme en el alma: ¿quién/ quién levantó los olivos” (Aceituneros).

Si es que un poeta tiene que ponerse una meta, detalle que desconozco, ésta debería ser que las futuras generaciones sepan, canten o reciten sus poemas. Y eso que parece tan difícil, el poeta de Orihuela lo ha conseguido plenamente. Un servidor de ustedes no puede evitar una sonrisa cuando se habla de tal o cual poeta, se rinden honores a su legado y si alguien, malintencionado, pregunta por uno de sus versos, por uno tan sólo, no hay respuesta porque no se recuerda, o diciéndole de forma más técnica, porque su poesía carece de musicalidad, o sea, no es poesía.

El régimen franquista, entre otras muchas barbaridades, condenó a muerte en 1940 a Miguel Hernández por “chivato traidor, escribir versos y ser el poeta del pueblo”, también por afiliarse al PCE e ir a combatir. Dicen los expertos que fue José María Pemán el que intercedió por él y consiguió conmutar la pena de muerte por la de 30 años de cárcel. A los dos años fallecía de tuberculosis en la cárcel de Alicante.

Sus familiares, sin gran algarada, a través de la Comisión para la Recuperación de la Memoria Histórica, han presentado dos iniciativas tendentes a que el Ministerio de Justicia repare y reconozca la condena injusta y para que se anule su condena a muerte.

Ojalá todo llegue a feliz término, pero no quiero finalizar estas línea sin agradecer a Pemán, o al que fuese, que la vida de Miguel Hernández, también su sufrimiento, se prolongase durante dos años, porque gracias a ello pudo escribir el milagro “Nanas de la cebolla”, ya saben: “…Vuela niño en la doble/ luna del pecho:/ él, triste de cebolla,/ tú, satisfecho./ No te derrumbes./ No sepas lo que pasa ni/ lo que ocurre.”

miércoles, 28 de octubre de 2009

Sílabas de marzo (XIII)


Esta tarde rompían las olas al revés.
Mar adentro.
Las espumas jugaban a cristal tras los juncos.
Mar de soles
con espigas de dunas.
Besé la roja arena de la orilla:
sabía a Dios.

martes, 27 de octubre de 2009

Y así, hasta 800 adhesiones a la Plataforma "Pro-Ancha del Carmen"



Gonzalo Escarpa, poeta; Enrique Villagrasa, periodista; María Marinas, gestora cultural; “El Cabrero”, cantaor; Alberto Sánchez, arquitecto; Francisco Basallote, escritor; Enrique Barrero, profesor Universidad de Sevilla; Mohamed Lemrrini, profesor Universidad Europea de Madrid; Eduardo Moga, poeta; Filomena Romero, poeta; Dante Medina, académico, México; Rafael León, geógrafo; Mohamed Doggi, profesor Universidad de Túnez; Javier de Molina, periodista; Lleda García, poeta, Costa Rica; Ana Sedeño, profesora Universidad Málaga; Manuel Sarria, humorista; Manuel Garrido Palacios, escritor; Ramón García Mateos, Catedrático de Literatura; Celia Bautista, Catedrática de Lengua Española; Domingo F. Faílde, poeta; José Membrive, editor; Remedios Sánchez, Profesora Universidad Granada; Manuel Jesús Marchena, Catedrático de Análisis Geográfico de la Universidad de Sevilla; José Luis Carretero, Profesor Universidad Málaga; Manuel Prado, poeta; Patricia Alba, abogada; José Antonio Sáez, poeta; Encarna León, poeta; Paloma Fernández. Gomá, poeta, Jesús García Solano, poeta; Rafael Suárez Plácido, poeta, Rafael Arjona, pintor; Jerónimo González; jubilado RENFE; Mª Antonia Casanova, Inspectora Central de Educación; Esther María Robles, librera; Juan Javier Moreau, poeta; Manuel López, jubilado; Antonio Enrique, poeta; Enrique Morón, poeta; Elena Mª Pérez, estudiante; Salvador Segura, Ingeniero Telecomunicaciones; Pura López, poeta; Mª Victoria Reyzábal, poeta; JM Mancebo, Ingeniero Técnico; José Cenizo, Profesor Universidad de Sevilla; Alberto Torés, poeta; Francisco Vélez, poeta; Ezequía Blanco, Catedrático Secundaria; José Luis García, químico; Manuel Moya, escritor; Cristóbal Carrasco, parado; Juan Martínez, ferroviario; Teresa Domingo, poeta; Isaac Arrufat, humorista gráfico; Angel Hernández, médico; Regio Mateo, poeta, Rafael de Cózar, Profesor Universidad de Sevilla; Manuel Angel Rodríguez, escritor; Encarna Lara, poeta; Pedro L. Ibáñez, poeta; Emilio Souto, jubilado; Mari Luz Escribano, directora de Entreríos; Fernando de Villena, escritor; Inga Sharipova, profesora Filología; Zahra El Hasnani, poeta; Manuel Portero, biólogo; Salvador Compán, escritor; Rafael Morales, Profesor Filología Española; Juan Gómez Macías, pintor; Susana Gómez; Matilde Gini, sefardita; José Vicente Pascual, poeta; Francisco Gil Craviotto, escritor; Haïm-Vidal Sephiha, catedrático de La Sorbona; Alberto Matarán, Profesor Universidad; Carmen Ruiz Bravo-Villasante, arabista y Catedrática de Universidad Autónoma de Madrid; Mª Nieves González, farmacéutica; Belén Prado, médico; Elisa López, fisioterapeuta; Antonio Hernández, poeta; Antonio Lara Ramos, escritor; Manuel Gahete, poeta; Isabel Romero, poeta; Emilio Ballestero, poeta; Susana Benet, poeta; Rosa Burgos, escritora; Víctor Jiménez, poeta; Pedro Perales, catedrático de Lengua Española; Zouaoi Choucha, Profesor Universidad de Orán; Ramón Tarrio, cantautor; José Mª Luján, funcionario; Juan de Tutosaus, médico; Mohamed Akalay, Presidente Asociación Escritores Marroquíes en Lengua Española; Eloy Sánchez Rosillo, poeta; Jorge Riechmann, poeta; Adrián Mota, camarero; Mª Jesús Ortiz Morito; profesora jubilada; Tania Alegría, abogada; Ramón Espino, licenciado en Música; Nilda Correo, escritora; María Conejo, empresaria; Irene Pacheco, asesor laboral; Alvaro Hit, director de ventas; Pedro Du Bois, escritor; Rafael Muriel, abogado; Manuel del Pozo, arquitecto; Susana Gómez, funcionaria UMA.

Y con ellos Carlos, Ricardo, Mª Goretti, Manuel, Zinaida, Dolores, Federico, Carlos, Ana, Juan, Mª del Mar, Adrián, Daniel, Raúl, Fernando, Lorena Sam, Carmen, Rubén, Pablo, Iván…

Y así hasta OCHOCIENTAS personas que solicitan del Ayuntamiento de Málaga se arbitren las medidas necesarias para que la Colección de Poesía “Ancha del Carmen” vuelva a ver la luz.

No creo, no puedo creer que el Alcalde Francisco de la Torre Prados se encoja de hombros.

sábado, 24 de octubre de 2009

YA VES, CAROLINA



Distinguida y querida Carolina España: no te puedes hacer una idea de la alegría que ha supuesto para mí ver en un periódico de esta ciudad, Málaga, que no todo acoge y algo silencia, el comprobar que una nueva Colección de Poesía, “La misma Luz”, ha visto la luz, valga la redundancia, de la mano de Instituto Municipal del Libro que dirige Alfredo Taján, y por tanto de la mano, otra redundancia, del Area de Cultura que comanda don Miguel Briones, pues para los que amamos la Poesía esa noticia siempre es grata. Vale la pena, de verdad Carolina, que los papeles de los poetas no dancen lamentos de silencios por las interferencias de las distintas tribus poéticas que asolan nuestro perímetro urbano.

Recuerdo que el día del Pleno en que se debatía finiquitar la colección “Ancha del Carmen”, tú, Carolina, como portavoz municipal del PP, creo que también como amiga, te sentaste a mi vera y me hiciste una doble pregunta, a saber, ¿cuál era el presupuesto de Ancha del Carmen? y ¿qué podíais hacer para mantener ese proyecto poético?

A la primera, te contesté que desconocía los datos presupuestarios y a la segunda, fácil respuesta, que vuestro voto fuera a favor de no dinamitar poemas deseosos de ser publicados. No pudo ser, y ello, según dictamen que consta, creo yo, por problemas económicos; cosas de la maldita crisis querida Carolina que tú, como responsable de la economía municipal, debes saber mejor que nadie.

Lo que no comprendo sobre este asunto es que existan euros para una nueva colección de poesía y que sobre la otra, la perchelera “Ancha del Carmen”, vuele una ruina de mucho cuidado.

No es justa tal situación, a no ser que, como escribía un poeta mercenario, “Ancha del Carmen” sea la peor colección poética editada en los últimos 50 años en Málaga y yo, tu amigo quiero creer, sea un cínico y demagogo en toda la extensión de ambos términos.

Tú, amable Carolina, creo que no te sentirás bien ante este espectáculo injusto del Delegado Municipal de Cultura y de Taján, su lugarteniente y acaparador cultural, más que gestor.

De ti para mí, oh Carolina, creo que “Ancha del Carmen” murió de un empacho de churros, y no por los poemas de Rosa Díaz, Morales Lomas, Juan Manuel González, Pepe Sarria, Margarita Souvirón, María Victoria Reyzábal o Domingo F. Faílde, entre otros.

Desde las teclas del ordenador, recibe mi deseo de que no vuelvas a ser engañada por uno de los tuyos.

viernes, 23 de octubre de 2009

Sílabas de marzo (XII)


Yo cuento las gaviotas: una, dos,
tres, cuatro, cinco y asustadas vuelan.
Yo vivo nuestro tiempo de lamento
y zozobran los besos que navegan.

Miro las olas y su blanca espuma.
Todas lloran cansadas en la orilla.
Recuerdo triste nuestra larga ausencia
y como ola y espuma es mi agonía.

Desde la duna de cristal rojizo
donde escribo canciones a la mar,
tomo la roja arena que tu mano
besara, y grano a grano tú te vas.

miércoles, 21 de octubre de 2009

Previsible o imprevisible, he ahí el dilema



Para mí los lunes son días en que, por regla general, vivo las madrugadas de los martes, pero este último lunes ha sido imprevisible, o sea, me he pasado de rosca. Por aquello de una pizca de azúcar en sangre, he retirado de mi compañía el dulce pampero y he abrazado el güisqui. De repente, no recuerdo si entre el segundo y tercer JB o entre el tercero y cuarto, noté que mi lengua se trababa. Fui consciente de ello. Había bebido más de la cuenta. Opté por escuchar al par de amigos que me acompañaban en Puerta Oscura -algo más que un bar de Málaga- y para probar mi estado encaminé mis pasos al servicio, retrete o excusado. Todo daba vueltas a mí alrededor y me convencí que estaba algo bebido. Me congratulé en ello, pues hacía años, muchísimos años, que no llegaba a semejante situación.

La resaca de hoy, unida a un resfriado que no se acaba de ir, ha sido de antología, de manera que me he acurrucado en la cama y a la espera de ver el partido del Sevilla en Alemania, imprevisible el resultado, he seguido el debate de los Presupuestos Generales del Estado, previsible desde la A a la Z.

Rajoy, en resumen, ha recomendado a Zapatero que retire la chapuza presupuestaria y que traiga otra cosa más benévola con las clases medias y trabajadoras. La vicepresidenta que antecede a Chaves, ha comentado desde la tribuna de oradores que don Mariano es previsible, y el Registrador de la Propiedad, hoy en excedencia, le ha largado una tronada a Elena Salgado de mucho cuidado y le ha dado las gracias por llamarle previsible, pues, envalentonado, decía una y otra vez que en economía, y lleva toda la razón del mundo, hay que prever lo que pueda ocurrir y que no se puede ser como Zapatero, a saber, imprevisible.

Todavía con parte de la resaca en vivo, me he levantado de la cama a teclear este insípido artículo para situar al posible lector ante el dilema de ser previsible o imprevisible. Lo primero, lo previsible, es lo correcto pero muy aburrido y lo segundo, lo imprevisible, es lo incorrecto pero más divertido.

Ser previsible es ajustar la vida a la cotidianidad del paso mortecino de las agujas del reloj hasta llegar al final de la existencia. Ser imprevisible es ajustar la tuerca del disparate en sentido inverso a las agujas del reloj e invertir el orden establecido.

Estaría por asegurar que mis neuronas, previsible o imprevisiblemente, iniciaron el baile entre el tercer y cuarto JB.

martes, 20 de octubre de 2009

Sílabas de marzo (XI)


Hasta los juncos con tu nombre asolan
de plegarias los cielos de este marzo.
Claman sus silbos sílabas de fuego
que se alzan verdes como largos brazos.

Las arenas barnizan por orillas
perfiles siseantes de tu paso,
y las gaviotas cruzan con sigilo
sus huellas con las de tus pies descalzos.

Arenas y cenizas lloran, funden
juntas en soledad su último abrazo.
La tarde en su letargo desespera
del adiós de los siempre enamorados.

Y un sol naranja alumbra con mi tú
que nunca se consume, como ocaso
eterno de esperanza de la blanca
luna que palidece con su llanto.

domingo, 18 de octubre de 2009

CHURROS Y POESÍA



Setecientas personas se encuentran ya adheridas a la Plataforma “Pro-Ancha del Carmen”, setecientas personas que desean que la Colección de Poesía “Ancha del Carmen”, que el Pleno del Ayuntamiento de Málaga finiquitó por alienarse y alinearse con el capricho del Delegado de Cultura Miguel Briones, vuelva a ver la luz.

Cuando la Plataforma llegó a las cien adhesiones, publiqué un copo que titulé “El ciento y la madre, señor Briones”, y también fui publicando distintos artículos al llegar a las doscientas, trescientas, cuatrocientas, quinientas y seiscientas y siempre, al final, con la coletilla “señor Briones”

Dado que dicho señor “no sabe-no contesta”, he pensado en cambiar el destinatario de dar a conocer la alegría de llegar a los setecientos integrantes de la Plataforma (en muy contadas ocasiones en Málaga se ha llegado a tal número reivindicativo, y desde luego que jamás en poesía), de ahí que, además de a usted, anónimo amigo lector, esta buena nueva vaya dirigida a Elías Bendodo.

El señor Bendodo es Presidente Provincial del Partido Popular, o sea, es un político profesional, pero no tecleo estas líneas en función de tan importante cargo, sino en ese otro que ostenta en el Ayuntamiento y pocos conocen, a saber, Presidente de la Comisión de Cultura.

Antes de que el Pleno aplicara la guillotina a la ilusión de “Ancha del Carmen”, la cuchilla fue perfectamente afilada en dos sesiones de la Comisión de Cultura, pues en dos ocasiones los concejales del PP ahogaron toda posibilidad de expansión poética a esta ciudad, Málaga.

Durante una de esas sesiones, quiero creer que celebrando algún acontecimiento feliz del señor Bendodo, se colocaron sobre la mesa cultural unos hermosos churros junto a la utopía poética. Serían, no más, las ocho y media de la mañana. Espléndida hora para comer churros y no tanto para hablar de poesía, pues ésta, la poesía, necesita de escasa luz y algún pampero.

Comprenderá usted, querido lector, que a esa hora el público era yo y nadie más que yo. Y además en silencio, aceptado las normas del rigor democrático. El señor Bendodo, Elías para los amigos, me invitó a comer churros. Se lo agradecí, aunque mi estómago decía otra cosa. La verdad es que aquello de los churros no fue un detalle exquisito y menos delante del público, o sea, de mí, pero tampoco es para echar un copo que arrastre más cosas. Y así fue como entre churros y churros, el PP malagueño se pasó por la piedra una colección de poesía.

Hoy, por ayer, leo que Elías Bendodo, Garrido Moraga y me imagino que Briones irán de pueblo en pueblo solicitando que los plenos de los ayuntamientos de la provincia de Málaga se adhieran al deseo de que la ciudad de Málaga se convierta en la capital Cultural de Europa en 2016, deseo que comparto y firmé.

Tan sólo solicito desde mi modestia que todos los ediles de la provincia de Málaga dejen los churros para otra ocasión y que también pidan el restablecimiento de la Colección de Poesía “Ancha del Carmen”, señal inequívoca para que en Bruselas se crean que va en serio lo de la capitalidad.

Por ello brindo, pero sin churros de por medio.

miércoles, 14 de octubre de 2009

Sílabas de marzo (X)


Dijiste: -“me voy ya”, pero te quedas siempre
en el silencio gris que me envuelve y me turba.

Esparces soledad. Las noches de tu ausencia
son negras margaritas que lloran en mi tumba.

Veo tu beso azul acariciar mis ojos
y lloro lentamente lágrimas que son tuyas.

Las pálidas paredes blancas, cual azahar
alargado sin fin, están sin sombra alguna.

Cada tiempo sin verte, luciérnaga sin luces,
es tiempo de tinieblas, luciérnaga de dudas.

Y cuando llega el día te escondes cautelosa
como flor entre flores, como junco en las dunas.

Habituado a la noche, me confundo en el día
y busco entre las luces, sombras de luz nocturna.

Descanso en las orillas de los azules mares
y espero que la noche con su manto me cubra.

lunes, 12 de octubre de 2009

Seiscientos y "Ancha del Carmen Digital"



Da igual, señor Briones, su silencio y el de los demás compañeros de Corporación Municipal ante el avance en número de los integrantes de la Plataforma “Pro-Ancha del Carmen”; seiscientas personas señor Briones y camino, sin forzar la máquina, de llegar al emblemático número MIL.

Da lo mismo que el “papel” del mercenario poeta pulule entre personalidades del mundo de la poesía, pues al conjunto de poetas incorporados a la Plataforma se une la voz del ciudadano común, a saber, desde el ferroviario al ama de casa, desde el desempleado al empleado de banca, desde el atleta al carnicero, desde el comerciante al estudiante, desde el informático a la ingeniera, desde la psicóloga al arquitecto, desde “El Cabrero a la Auxiliar de Enfermería, desde el humorista Manuel Sarria al cantautor, desde el socorrista al administrativo, desde el industrial al ferrallista, desde el que balbucea sus primeros poemas hasta Premios Nacionales de Poesía de la Crítica, desde el chapista al jubilado, desde el geógrafo al agente comercial, desde el agente de aduanas al mozo de almacén, desde el académico a la limpiadora… es toda una representación ciudadana, señor Briones, nacional e internacional, la que clama por la cultura sin mentiras políticas de por medio.

Y usted, señor Briones, no sabe/no contesta. Usted, señor Briones, ha birlado a esta ciudad, Málaga, que opta a la Capitalidad Cultural de Europa para 2016, la posibilidad de que las dos últimas poetas que han publicado en “Ancha del Carmen” –“la peor Colección de Poesía de los últimos cincuentas años” según el poeta mercenario-, Ana Sedeño y Mª Victoria Reyzábal, no hayan leído sus poemas en el Museo de Málaga. Usted, señor Briones, bien por miedo o bien por lo mismo, ha empaquetado cinco decenas de ejemplares de “Hojas de Ruta” y de “M 11 M” y los ha enviado a los domicilios de las autoras.

Usted, señor Briones, ha intentando enviar al infierno del olvido a la Colección de Poesía “Ancha del Carmen”, pero lo que son las cosas, a partir de hoy, la citada colección poética ha tomado alas desde el averno donde usted la envió y surca los cielos del universo para complacencia de sus miles de lectores y sus variados autores.

Hoy, señor Briones, en este suplemento literario, de “violento odio verbal” al que parece aludir el mercenario escritor, Papel Literario Digital, (http://www.papel-literario.com/), emerge la colección “Ancha del Carmen Digital” para que sea elogiada o criticada por todos aquellos y aquellas amantes de la Poesía que han confiado en nosotros

¿Recuerda señor Briones aquella frase del Mayo del 68 de “la imaginación al poder”?, pues eso es lo que usted ha conseguido, a saber, que frente al pétreo poder que se cree inexpugnable, la imaginación de unos locos poetas y el milagro creativo de Javier de Molina, el diseñador de la web, nuestros lectores internautas puedan leer, escuchando el paso de las páginas, a poetas de todo el mundo.

En su desmesurado afán por cortar las alas a la Poesía, ésta renace y muestra al mundo, porque es al mundo, no lo olvide señor Briones, que es imposible poner puertas a la Poesía, porque ésta, la Poesía, desde el amor a sí misma, incansable en su afán procreador y de protagonismo, ha certificado su carta de ciudadanía y transita en vuelo rasante por todos los hogares que la quieran acoger sin nada a cambio y sin dependencias del poder político.

Abra usted, señor Briones, http://www.papel-literario.com/ y “pinche” en la parte superior la ventana “Ancha del Carmen”. Si de verdad es amante de la Cultura, comprobará que ante usted nace un libro en el que, bien tratado por sus manos, escuchará el paso de sus páginas y se deleitará con unos poemas de Ana Sedeño y María Victoria Reyzábal acompañados de una breve introducción de Javier de Molina; abra el libro con mimo, arrastrando el ratón desde el ángulo superior derecho de cada página y tal vez, tan sólo necesita una pizca de capacidad de asombro, pueda llegar a deleitarse.

Y así una vez al mes, cada día 15 del mismo -nuestras posibilidades materiales son mínimas, aunque nuestra ilusión sea máxima- iremos editando, con complacencia, poemas de nuestros colaboradores y lectores. Incluso el escritor mercenario, buen poeta según mi punto de vista, puede verse premiado con la publicación de un poema que sea leído hasta en La India. Y es que nosotros, señor Briones, no ejercemos la censura.

Gracias señor Briones porque al fin y al cabo ha conseguido usted que se hable y escriba, para bien o para mal, de la Colección de Poesía “Ancha del Carmen” más que de ninguna otra.

Y lo que colea, señor Briones, lo que colea hasta que en la Plataforma “Pro-Ancha del Carmen” se embarquen mil personas.

domingo, 11 de octubre de 2009

Sílabas de marzo (IX)


Fue un prodigio de marzo.
En tarde inacabada de pulsiones
te vi diosa de dunas con tu cetro en las manos.

Eras airoso junco.
Insinuabas llamarme con tu silbo.
Anduve las arenas con mi cuerpo desnudo.

Destilabas aromas
de tomillo y retama de marismas,
de brisas aliviadas por apacibles olas.

Mirabas a Selene
que bella cabalgaba tras Mercurio,
apagado cristal ante tu esmalte verde.

Sometiste los mares.
Adentrabas tus pechos en el cielo
y sobre tu arco de iris creado, caminaste.

sábado, 10 de octubre de 2009

¿UN NOBEL PARA LA ESPERANZA?



He repasado uno a uno todos los periódicos digitales de esta tarde, por ayer, y en todos ellos, por abrumadora mayoría, las encuestas sobre si Obama es merecedor del Nobel de la Paz dan resultado negativo y en todas ellas he votado un no como una casa.

Algo, fuera del común denominador de la ciudadanía, debe haber influido en el Jurado para alejarse de lo que pensamos la gran mayoría. Si valoramos que la adjudicación del Nobel de la Paz es una decisión política, no tiene más lectura que la de otorgar semejante galardón al ser más poderoso del planeta Tierra, o sea, es una decisión pelotillera y de puro mercadeo con la “Paz”.

Cuando durante dos semanas Obama sigue reunido con sus generales y espías de postín para estudiar si aumenta o no el número de soldados profesionales en la guerra que EEUU, del que Obama es Comandante General de su ejército, mantiene con Afganistán resulta al menos sorprendente esta decisión de la Academia noruega, más aún cuando las nominaciones al Nobel, o sea, las candidaturas, se cerraron doce días después del nombramiento de Barack como Presidente de los Estados Unidos de América.

Parece que los académicos han votado más la esperanza que la realidad y han colocado alrededor del insigne afroamericano una vitola de seguridad para que sea intocable, pero al mismo tiempo, ojalá no ocurra, han podido dejar en entredicho la fe, poca o mucha, que un Premio Nobel de la Paz puede despertar entre los ciudadanos por los restos de cadáveres que la guerra de Afganistán va dejando entre afganos y los componentes del multitudinario ejército internacional, incluido el español.

Siempre he mantenido que a las personas hay que juzgarlas, si es que hay que hacerlo, por sus actitudes y no por sus actos, o sea, más por lo que desean que por lo que consiguen, más por la esperanza que suscitan que por la realidad que muestran.

Ahí, tal vez en la esperanza, pueda asentarse tan precipitada decisión, pero desde luego que no en la realidad, a saber, Guantánamo, Afganistán, etc.

jueves, 8 de octubre de 2009

Sílabas de marzo (VIII)


La mar endiosada en su belleza.
Y tú, frágil,
como niña ensimismada,
deseosa.
Fertilidad de olas con suspiros
de rosas gaviotas.
Besa la tarde.

miércoles, 7 de octubre de 2009

SUPOSITARIOS EXPLOSIVOS


“Le Figaro” publica que los kamikazes islamistas poseen una nueva arma suicida para desbaratar el mundo occidental o el suyo propio, dicho armamento consiste en la introducción anal, mediante supositorios, de explosivos que puedan ser activados por telefonía móvil.

Todo hace suponer que el atentado que sufrió el pasado agosto durante una ceremonia el príncipe Mohamed Bin Nayef, responsable máximo de la lucha antiterrorista en Arabia Saudí, fue perpetrado por un suicida que había burlado los servicios de seguridad introduciendo en su cuerpo supositorios explosivos.

Esta nueva calamidad que se cierne sobre nuestras cabezas es muy costosa de detectar, pues tan sólo mediante rayos X se podría llegar a la certeza de que nadie porta un explosivo en semejante sitio que ya de por sí, y especialmente tras la injerencia de un nutrido potaje, puede ser una fuente manifiestamente insoportable de aguerridos cuescos pestosos.

Pues bien, ante la imposibilidad económica y peligrosa para la salud de los que viajan en demasía, se estudia la posibilidad de prohibir, o cortar por lo seco, el uso de móviles en los aviones, no sea que una explosión de tripas con adornos de todas clases inunde la nave y finiquite a uno bien por la onda explosiva o a causa de los malos olores.

Otros expertos, no me lo creo del todo pues la cosa tendría cierta guasa, apuestan a que se someta a los viajeros sospechosos a un dictamen de tacto rectal, ya saben, esa sesión en la que los urólogos someten a determinados pacientes para averiguar si tienen anomalías en la próstata y que consiste en la introducción del dedo mayor, corazón o medio, por el ano para trastear por dentro y verificar posibles rugosidades peligrosas.

Si esto fuese así, vuelvo a repetir que no lo creo, podríamos llegar a la conclusión de que el mundo va de culo.

lunes, 5 de octubre de 2009

MÁS DE MEDIO MILLAR, SEÑOR BRIONES



Al tiempo que la Plataforma “Pro-Ancha del Carmen” alcanza un número de adhesiones superior al medio millar, un escritor mercenario del poder lanza sus misiles de mentiras contra la ya desaparecida colección de poesía de nombre perchelero. Por ahora, ni caso a esta “vanguardia” obsoleta y caduca de los que beben y comen a expensas del poder.

Medio millar de personas, señor Briones, que claman por la restauración de unos papeles poéticos que nunca debieron ser pasto de la degeneración del poder; medio millar de personas, señor Elías Bendodo, presidente del PP y de la Comisión de Cultura, que con prudencia estampan sus nombres y apellidos para hacer ver que endecasílabos y heptasílabos, si se es algo culto, saben mejor que una buena bandeja de churros; medio millar de amantes de la cultura, amiga Teresa Porras, que desean que los Servicios Operativos del Ayuntamiento arreglen este atasco que tiene lugar en Ancha del Carmen; medio millar de amigos y amigas, querida Mariví Romero, que anteponen la verdad y la libertad a la disciplina de partido que tanto se cacarea desde los aledaños del poder.

Cuesta tiempo, mucho tiempo, conformar un leve ejército de luchadores románticos, utópicos y malditos armados de la verdad -por más que le pese al escritor mercenario- para aguantar las primeras tarascadas e injurias de los que usan su tribuna como soporte de cualquier poder.

Es difícil, muy difícil, imposible diría, que cunda el pánico en los integrantes de la Plataforma ante la llegada de nuevos mercenarios, pues al tiempo que escribo estas líneas, golpean en la puerta del Outlook mensajes de adhesión procedentes de México, Marruecos, Rusia y, sobre todo, de Málaga, la ciudad que todo lo acoge y todo lo silencia, todo menos este atropello cultural que un día, Alfredo, él sabrá por qué, susurró en los oídos del señor Briones, y que éste ahora, hace oídos sordos a un clamor respetuoso que se extiende por la ciudad: queremos que vuelva Ancha del Carmen, la colección de poesía donde escribieron Domingo Faílde, Rosa Díaz, Morales Lomas, Mª Victoria Reyzábal, Pepe Sarria, Filo Romero, García Velasco, Margarita Souvirón, Pilar Quirosa, etc.

Medio millar que, mire usted señor Briones, doblaremos en un santiamén porque no hay nada que venga mejor a un ejército idealista, o sea, que nada busca en su provecho, que entrar en combate con mercenarios profesionales.

domingo, 4 de octubre de 2009

Sílabas de marzo (VII)


Por levante de nácar aparece.
Adelanta a su paso a los silbidos.
Es como el sol que reflejara luces
entre sus cuatro aspas color platino.

Las espumas cabalgan en sus cascos.
Las arenas se agrietan del galope.
La brisa esparce por la blanca orilla
su encaje de los juncos de la noche.

La playa se conmueve en su presencia.
Las gaviotas coronan su blancura.
Una estela de crines se levanta.
La vida se dilata allá en las dunas.

Paseé con la blanca yegua al aire.
Galopamos marismas de “te quiero”.
Fundimos nuestros cuerpos con sonrojo.
Envidiaron los astros nuestro fuego.

viernes, 2 de octubre de 2009

Cuatrocientos, señor Briones



Sin prisas, midiendo los tiempos, silenciosa, romántica, utópica y sin desfallecer, la Plataforma “Pro-Ancha del Carmen” anuncia hoy que su pequeño y humilde ejército se encuentra formado por cuatrocientos hombres y mujeres que aman la cultura y que están en contra del capricho de que el poder, concretado en don Miguel Briones, Delegado de Cultura del Ayuntamiento de Málaga, dé por terminada una colección de poesía basándose en atolondradas mentiras y arrastrando en su capricho, por aquello de la mal entendida disciplina de partido, a compañeros y compañeras de su propio colectivo político, como son los casos de Francisco de la Torre Prados, Alcalde, y de todo su grupo parlamentario municipal.

No sé si los poetas “malditos”, no los “consagrados”, nos cansaremos de intentar hacer ver, no al señor Briones, sino al Alcalde y demás ediles del Partido Popular de Málaga, la ciudad que todo lo acoge y todo lo silencia, esencialmente a la poesía, que en sus filas se encuentra el culpable de todo esta protesta contra lo que creemos un atentado a la Cultura, por más que se empeñen en conseguir esa deseada, por todos, Capitalidad Cultural de Europa.

A nivel muy personal sé, por una cierta experiencia, que es imposible hacer bajar de la columna del poder a Miguel Briones para que mantenga un intercambio de opiniones con los fundadores de la Plataforma. Es distante y furtivo en la mirada. Últimamente le he enviado un e-mail que bien leído, sé que lo ha hecho pero no me atrevo a decir que bien, hubiese posibilitado el final de esta andadura que a nadie interesa. Pero nada de nada, ha dado la callada por respuesta y ha empaquetado 50 ejemplares de los dos últimos libros de la colección de poesía Ancha del Carmen, ojo, correspondientes a 2008 y se los ha enviado a las autoras de dos excelentes poemarios, o sea, ha dejado a la ciudad de Málaga sin saborear directamente, de autor a público, el latido de la poesía.

Tan sólo desde la Alcaldía podríamos esperar una solución o, al menos, un porqué de la inhabilitación de una colección poética de poco coste económico, pero tampoco llega la invitación a dar salida a un conflicto que nadie, a excepción de Miguel Briones, desea.

Mientras tanto la afiliación a la disconformidad aumenta, la adhesión a la Plataforma “Pro-Ancha del Carmen” llega a las clases populares y ya no es el Premio Nacional de Poesía o el catedrático de la Sorbona los que envían su adhesión sino también los malagueños de a pie, ferroviarios, estudiantes, amas de casa, desempleados y funcionarios.

A todo esto, Miguel Briones tiene paralizado un expediente personal que muy pronto sacaremos a la luz pública.

De dónde le viene tanto poder a Briones que puede sesgar parte de la confianza que numerosos malagueños tienen en el actual Alcalde. De dónde le viene, me preguntan numerosos malagueños. Por ahora no sé contestar.