miércoles, 30 de septiembre de 2009

Sílabas de marzo (VI)


Lanzas flechas de sol, arquera deslumbrante.
Tensas el arco de mis locas ansias.
No te ciega mi blanco sol de marzo.
Osada lumbre,
tus ojos son los dardos que taladran mis sienes.
¡Cómo zumba tu nombre cuando cierro los míos!
Qué paz cuando desato mi grito sin rubores
por las dunas de reinos de silencios.
No me punces el alma de la duda.
No taladres mi vida que no soporto más.
Deja ya de incendiarme en este tiempo
de sosiego buscado.

martes, 29 de septiembre de 2009

Trescientos, señor Briones


Llegar a trescientas personas y personalidades adheridas a la Plataforma “Pro-Ancha del Carmen” tiene carácter épico, pues fueron trescientos los espartanos que se opusieron al poderoso rey Jerjes en el Paso de la Termópilas para frenar que el poder omnímodo de la fuerza dinamitara todo atisbo de democracia.

Aquello que pareció un berrinche de unos locos poetas de Málaga ha dado paso a un pequeño, pero compacto ejército, que no se detendrá hasta que la Colección de Poesía “Ancha del Carmen” vuelva a ver la luz, hasta que los poemas no cumplan su cometido: el de ser leídos en voz alta y en la plaza pública de la Institución Cultural que usted, señor Briones, preside y no de tapadillo en cualquier domicilio particular.

Caiga en la cuenta, señor Briones, según relación que le adjunto de los trescientos “luchadores”, que su “reclutamiento” ha tenido lugar durante ese rodillo que es la canícula dispersante del verano, pero ahora, los poetas “malditos” nos encontramos ya instalados en la ciudad, Málaga, que todo lo acoge y todo lo silencia. Vamos a patear tertulias, recitales, barrios, instituciones, universidades, amistades, familiares. Vamos a ir explicando la verdad con el “boca” a “boca”, nos vamos a desplazar a pueblos, ayuntamientos, asociaciones, peñas y asociaciones colegiadas y vamos a ir razonándoles la verdad de nuestra reivindicación. Llamaremos en las puertas de emisoras, televisiones locales, tertulias radiofónicas y televisiones locales, siempre armados de la verdad.

Queremos la paz, pero no a cualquier precio. Queremos que la colección de poesía “Ancha del Carmen” alumbre esta mortecina ciudad que languidece poéticamente.

Amigo lector, si deseas adherirte a esta romántica Plataforma puedes hacerlo enviando un email a elcopo@telefonica.net , con tu nombre y apellidos, actividad, residencia y escribiendo “adhesión a la Plataforma-Pro-Ancha del Carmen”.

Vamos a por los mil.

lunes, 28 de septiembre de 2009

Sílabas de marzo (V)


Escarchado mi aliento se queda como vaho.
Es madrugada verde con crujidos de tu alma.
La palabra es mesura que resbala en la rosa.
Eres tú la palabra convertida en escarcha.

Difumina la aurora granizos de tu nombre
que mueren siseando las arenas que surcan.
Despierto del letargo de mi larga vigilia
y aromas de tu cuerpo mis sentidos inundan.

Borracho de tu aroma pronuncio la palabra:
“te quiero porque sí”. El poniente se lleva
tu perfume de rosa con tu nombre cubierto
por sílabas de silbos que ciñen tu silueta.

Beso la roja arena que destella tu vuelo.
En la tarde te sigo camino de poniente
hacia el ocaso tuyo de soles que se esconden.
Voy tras una paloma que lleva un tallo verde.

domingo, 27 de septiembre de 2009

CLUB ESTEL


Lo he dicho en varias ocasiones, lo peor que le puede pasar a un columnista es que en el mismo día se den 4 o 5 noticias que puedan importar al lector. Los maestros, no hay más de tres, en el arte de opinar afirman que no es conveniente difuminar la atención del lector, sino ir directamente al grano, pero claro si uno le mete mano al hecho que cree más importante, el resto se queda hecho una momia, porque como dice Manuel Alcántara no hay nada más antiguo que el periódico de ayer.

Puesto a opinar se podría hacer sobre la reprobación a Benedicto XVI discutida en el Congreso o sobre la famosa foto de las niñas de Zapatero que está en todo sitio y lugar o de la propuesta de Florentino el Magnífico para que los partidos de fútbol se retransmitan a las tres de la tarde para que los chinos “pinchen” a las diez de la noche (vaya negocio) o de la ya famosa y presunta financiación ilegal del Partido Popular, entre otras bagatelas.

Pues no, sino que me voy hasta un pequeño pueblo de Tarragona, Bellvey del Penedés, de no más de 2.000 habitantes, donde existe un club de alterne (de folleteo para ser más claro), llamado “Estel” y que es regentado por Angel, así se llama “la madame”.

Pues bien, esta pequeña gran empresa ayuda al municipio en la Fiestas Locales y a la promoción del fútbol infantil, las ayudas deben ser tan sustanciosas que el alcalde Josep Fonts, de la católica CiU, ha asegurado en el pleno municipal que el “Club Estel” es la mejor empresa del pueblo. Dicha aseveración ha sido contestada enérgicamente por el portavoz socialista que ha salido en defensa de la libertad de las prostitutas y bla, bla, bla.

No sé a ustedes lo que les parece que parte de los beneficios del “Club Estel” vayan a parar a la promoción pública y lúdica de los habitantes de Bellvei del Penedés, lugar donde por cierto se debe follar al por mayor y donde, de una vez por todas, se ha acabado con la moralina del fin y los medios.

Al menos ya sabemos de un lugar donde no toda la pasta del amorío prohibido se la lleva el chulo de putas, sino que parte de la jodienda, que por cierto no tiene enmienda, repercute en un club de fútbol infantil.

viernes, 25 de septiembre de 2009

Sílabas de marzo (IV)





Tus besos de oleaje navegan por los tiempos.
Son tus besos de siempre cual si nunca acabaran,
espumas deseosas de besos que sumisos
en los días de marzo mis labios te entregaran.

Desde la esbelta duna de la blanca marisma
de rosas de ensenada y claros de agua clara
de juncos enterrados por los besos de arenas
una brisa de besos me suspira en la cara.

miércoles, 23 de septiembre de 2009

Buen día tenga usted


Sé que es difícil que todos tengamos un buen día, pero lo es más cuando nos encontramos con alguien, más o menos conocido, y le deseamos buenos días, en plural quiero decir.

El deseo de felicidad de uno mismo y del otro tiene que ir cumpliéndose poco a poco, rato a rato, día a día. El personal lo quiere acaparar todo de momento y la cosa se estropea. Y es que no puede ser. No todo el mundo es bueno o todo el mundo es malo. Menos aún que una sola persona tenga todos los atributos para creer que es bueno, santo o mártir. Ni tampoco lo hay malo del todo.

En cada uno de nosotros viven una multitud innumerable de seres distintos que pelean unos con otros a brazo partido para que emerja el que tenga más fuerza. En ese combate con uno mismo, que es el peor de los combates que se puede tener, porque siempre pierdes aunque ganes, algunos se refugian en la religión preceptiva, la que dicta y ordena, otros en la política, la que ordena y dista, y los menos en el acontecimiento del amor, o sea, en ese dejarse llevar por la felicidad de ser libres y no tener ataduras que le impidan a uno gozar.

Claro que hay quien goza con el sufrimiento. Sufrir, dejando a un lado el dolor, es tener envidia del otro o de los otros sin que exista un porqué razonable. Al envidioso o envidiosa se le nota al instante. Tú dices algo que hayas hecho, y catapún, él o ella también. Si se te ocurre decir algo que vas a hacer, catapún también.

El envidioso, o sea, el no feliz, no pregunta nunca cuando sabe que la respuesta del otro puede suponer una afirmación de felicidad, de riesgo, de aventura, de compromiso. Hace mutis por el foro, baja la cabeza, se encabrita con él y se lo comen los demonios, aunque todo lo disimula con una patochada que no viene a nada.

Yo, palabra de honor, le deseo a usted un buen día. Yo lo voy a tener leyendo unos poemas en Madrid y tomando una copa, o dos, con personas que son lumbreras pero sencillas. Y es que ese cóctel donde se combinan sencillez con intelecto es difícil de conseguir.

Buen día tenga usted.

domingo, 20 de septiembre de 2009

Sílabas de marzo (III)


Alcanzo en tu penumbra de silueta perdida
la dicha de tenerte sumisa a mi ilusión.
No te inquietes por ello, bailarina de dioses
que danzas endiosada los juegos del amor.

Cesa en tu baile azul, oh linda mariposa,
gaviota de mi mar, verde y pálido junco,
espuma lujuriosa de besos desbocados.
Cesa en tu danza alada, sortija de saturno.

Camina con tu pelo suelto que se derrama
por tus hombros de plata. Cruza la niebla gris
y pósate en mis brazos como pluma sin ave,
ingrávida, sin cuerpo, deslizándote en mí.

Y ahora, besa el llanto de mis versos sutiles,
de mi vida que canta la angustia del presente.
Escancia sobre el cáliz tu risa desmayada
que yo beberé lento tu vasija de muerte.

sábado, 19 de septiembre de 2009

La partida de póker






Este fin de semana es el último que paso con visos de normalidad, o sea, manifiestamente tedioso. El próximo, que ya estaré por esa ciudad, Málaga, que todo lo acoge y todo lo silencia, será sorpresivo e intranquilo, novedoso por tanto.

No ya por la reiniciación de la liga de fútbol tras el parón de los partidos de la “roja”, que también, sino por el reinicio de las partidas de póker que nueve amigos celebramos sábado tras sábado en horario de seis de la tarde a diez de la noche saltando de casa en casa.

El póker es tan bonito, dice uno de ellos, que lo es hasta perdiendo. Es el único juego que no se puede jugar a garbancitos o habichuelas, tampoco es posible jugarse una convidada o una cena con las parientas, ni siquiera se puede jugar a pareja como en el santo dominó. Se trata en el póker de que uno, su corazón y su pasta juegan contra el resto.

Cada uno se monta la vida a su manera, yo entre ellos, pero no siempre estoy liado con la música y la lectura, con el ordenador y la columna, con la poesía y Miguel Briones, con el fútbol y la política, con el pampero y la tertulia, con el billar y el dominó, con la tele y el cine, con mi mujer y conmigo.

No nos jugamos las pestañas y tampoco la calderilla enmohecida del monedero; jugamos lo sensato, lo que mandan los cánones de la normalidad. El que más gana, si tiene la suerte de cara, trinca lo suficiente para hacer frente a los gastos extras de una semana, dos a lo más; entendiendo por extra un par de cenas de gañote y poco más. El que más pierde, si le viene el cenizo de frente, es el que abona las cenas al agraciado. Y el resto, pues ya ven, 50 o 60 o 70 euros de pérdidas o ganancias.

Pero lo bueno que tiene el bendito póker es que no existe una jugada igual a otra o un jugador idéntico a otro y si a ello se suma el “farol” como máxima expresión de un sano regocijo ante la extrañeza del otro, comprenderán ustedes, queridos lectores, que estoy deseando que den las seis de la tarde del próximo día 11 de este septiembre que se me antoja extraño.

viernes, 18 de septiembre de 2009

Sílabas de marzo (II)


Atiende mi susurro desgranado
en las bajas marismas
donde las aves bailan vuelos de luna roja.
Son palabras nacidas entre playas
y mar y dunas leves.
Son mías, pero en ti nacen y viven.
Escucha su canción:
Te quiero en la quietud de mis noches de seda.
Más allá de este tiempo que empaña mis amores.
Como las aves aman las ramas donde duermen.
No te sientas perdida, compañera feliz
en el adiós azul de mi tiempo de ayer.
Pasaré mi desierto con las frágiles dunas.
En las noches calladas encontraré tus luces.
Cada estrella será sendero de esmeralda.
Ya presiento la aurora por levante venir.
Será un ardiente mar de acantilados tuyos.
Los oscuros lamentos se harán flores abiertas.
No te pierdas ya siempre. Renace. No te pierdas
por los páramos quietos y muertos del silencio.
Música de esperanza derraman mis palabras
donde las aves bailan vuelos de luna blaca.

jueves, 17 de septiembre de 2009

Está prohibido prohibir



Fumar es malo, pero es buenísimo. Pocas felicidades existen como tras un espléndido desayuno, un cortao y un mollete de aceite, echar un cigarrillo. Sé que uno lo puede hacer en mitad de la calle, pero no es lo mismo que realizar la expulsión del humo en un local cerrado y que el embriagador aroma, que algunos y algunas llaman peste, impregne todo el habitáculo.

Fumar y amar son dos delicias sumamente peligrosas. Del amor, tan sólo pueden hablar los que aman y del fumar, los que los practican. Fumar tras hacer el amor -sudoroso, ajetreado y en silencio- es sumamente relajante y vuelven a vivirse las imágenes de lo vivido. Hacer el amor a palo seco sin la ceremonia de encenderse por dentro y fuera es propio de seres melifluos. Los hay que rocían de colonia su cuerpo para evitar el sudor que chorrea por el cuerpo; estamos ante una blasfemia litúrgica.

Ha sonado un trueno, se ha apagado el ordenador y se ha llevado por delante lo escrito. No me enfado. Ni tan siquiera me preocupo. Lo enciendo de nuevo al tiempo que también lo hago con el malboro de turno y a la espera de ver nuevamente las letras en la pantalla, exhalo el humo del pitillo y una cálida humareda invade el libro borrador “Dónde el viento silba nácar”.

Hace tres años la ministra Elena Salgado, hoy vicepresidenta segunda del gobierno Zapatero prohibió el fumeteo en algunos lugares públicos. Desde entonces se ha hecho clásica esa imagen de los fumadores compulsivos a las puertas de comercios, fábricas y bares, entre otros locales.

El tabaco es compañero inseparable de los que gustan comer y beber. Por ello hizo algunas excepciones, a saber, en bares de pequeñas dimensiones, lo que son las cosas, permitieron que la humareda formara parte del sabor de la ensaladilla rusa, y en bares y restaurantes con mayor número de metros cuadrados había que “habilitar” lugares para los fumadores. En este caso, habilitar es que el dueño se gastase unos miles de euros para que los nuevos desheredados de este mundo, los fumadores, pudiesen comer, beber y disfrutar de unas sabrosas caladas.

Ahora nos llega Trinidad Jiménez, ministra de Salud y que su única competencia es la de prohibir, y dice que de lo dicho nada, o sea, que aquí no fuma ni dios.

¿Quién le va a devolver el dinero a los obedientes empresarios que habilitaron espacios para fumadores?, pues los desheredados que seguirán fumando a las puertas de los restaurantes, en las terrazas de los hoteles, en los bancos del Parque, en el umbral de entrada a los Grandes Almacenes, en los estadios de fútbol y sentados en el borde de la cama de la amada o del amado, ellos, los maldecidos por los fumadores pasivos, pagarán las habilitaciones y más detalles con la subida de impuestos con la que se verán gravadas las cajetillas de tabaco.

Si yo fuese usted, señora Trini, le echaba un par de bemoles prestados y prohibía la siembra y venta de tabaco, y se acabó el rollo de los fumadores pasivos y el chollo para el Estado.

martes, 15 de septiembre de 2009

Sílabas de marzo (I)


Sintiendo en mí la brisa, distraigo mi recuerdo.
Tengo frío de ti, esta noche de marzo.

Un sol rojo de verse palidece de muerte
como alma que penetra sus descanso lejano.

El mar en derramado fin del último azul
cede su tono verde mientras lloro tu ocaso.

Una red solitaria suspira por la orilla
y solo por la orilla recorro mi pasado.

Las estrellas se esconden por nieblas de levante,
una luz parpadea como rosa de llanto

y en la playa que duerme su silencio de abismotengo frío de ti esta noche de marzo

lunes, 14 de septiembre de 2009

CARTA, SOBRE Y SELLO



Desde que se acabó el uso de la pluma, tintero, secante y sobre, la comunicación dejó de ser un arte. Aquello de la epístola, la carta, requería de toda una liturgia que iba desde la motivación de la misma hasta doblar con sumo cuidado la cuartilla escrita para introducirla en el sobre.

Hace años que no recibo ninguna carta, sí numerosos mensajes, email y magníficas composiciones de videos merecedoras de ser guardadas en una carpeta especial del escritorio de Microsofot Word, pero la carta con sobre y sello, la carta como complicidad de un amor furtivo o de una amistad decadente o de una venganza olvidada no ha aparecido en el trágico buzón de correos.

Los buzones son hoy pasto de la publicidad de los grandes almacenes, de papeluchos de campañas de electorales, de extractos de cuentas corrientes y de poco más, a saber, información telefónica de cerrajeros y fontaneros, algo que siempre hay que agradecer.

Estoy esperando una carta que no llega, que no llegará. Y dos veces al día abro el buzón. Nada. Imposible. Y así pasan días, semanas, meses, estaciones y años. Soy un hombre paciente y no me conformo con la algarada de una sociedad de izquierdas y derechas, de ateos y obispos, de ricos y pobres. Nadie conseguirá que deje de ser humano.

Sé que nadie puede entender este copo, porque es el producto de la intersección entre ternura y pasión. Principio y final del tronar de cantos poéticos. Es el intento de que el tiempo, el Word y los mensajes, no destruyan el placer de sentir lo que fue y sigue siendo.

Está escrito en clave. Tiene destinatario. Si no es usted, por favor, páselo. Es un mensaje.




domingo, 13 de septiembre de 2009

HAÏM-VIDAL SEPHIHA Y MÁS DE DOSCIENTOS, SEÑOR BRIONES


Ya ve señor Delegado Municipal de Cultura del Ayuntamiento de esta ciudad, Málaga, que todo lo acoge y todo lo silencia, que a los poetas no se les puede tomar en broma.

De aquella idea surgida en el restaurante La Dehesa por el “Grupo Málaga” de crear una Plataforma reivindicativa y romántica para conseguir que las sílabas de los poetas pudieran leerse en la Colección “Ancha del Carmen” que usted, en un improcedente acto autoritario, dinamitó sin decir palabra y que después fue corroborado por el grupo popular, se ha convertido en una reivindicación internacional que puede dañar los intereses de sus compañeros de partido.

Son ya más de doscientas, muchas más, las personas que se han adherido silenciosas, pero reivindicativamente, a la utopía de convencer al poder del error cometido. Pero usted, señor Briones, da la callada por respuesta amparándose en que no votó en el citado pleno municipal. Sin embargo, para qué engañarnos y engañarse, usted con sus mentiras está llevando al PP de Málaga a un atolladero sin salida.

Usted usó la mentira en cuatro ocasiones: 1ª) Al notificarme la supresión de Ancha del Carmen porque el Ayuntamiento apostaba por los poetas consagrados (?). 2ª) Cuando afirmó en Comisión o Pleno que su decisión “no es lesiva para todos, tan sólo para los que escriben en ella”, olvidando el efecto multiplicador de la posible lectura de un libro. 3ª) Al afirmar que, según un informe de los bibliotecarios municipales era mínimo el número de lectores que solicitaba, libros de “Ancha de Carmen” ¿y de El Quijote, señor Briones? 4º) Cuando acosado en el Pleno echó mano a la consabida crisis económica.

Por ello, señor Briones, siguen sumándose gentes que aman la cultura a nuestra romántica Plataforma.

En una de las últimas relaciones publicadas, el número 200 corresponde a Haïm-Vidal Sephira, nacido en Bruselas en el seno de una familia judeo-española. Fue deportado al campo de concentración nazi de Auschwitz y liberado en 1945. En 1984 se crea por decreto presidencial, especialmente para él, la primera cátedra en la Sorbona, y en el mundo, de judeoespañol, cátedra que ocupó hasta 1991 en que se jubila y es distinguido con el título de profesor emérito de dichas universidades.

No parece hacer mella en usted que Haïm-Vidal, Salvador Compán, Vélez Nieto, Eduardo Moga, Alberto Torés, Antonio Hernández, Manolo Sarria, El Cabrero, Tatiana Maeva, Juan, Alicia, Asociación de Vecinos La Victoria y más gente a favor se encuentren embarcados en dicha Plataforma. O al menos no da un paso adelante. Permanece guarnecido al amparo de los que introdujo en el saco de sus propias mentiras.

Pues bien, seguimos, ya ve usted, si los doscientos y pico se han conseguido durante la dispersión que produce la canícula, en cuanto nos pongamos la gabardina esto va a ser un clamor, ya se lo decía, una bola de nieve.

miércoles, 9 de septiembre de 2009

DE FEBRERO VEINTITRÉS



De febrero veintitrés,
tarde de negros penachos.
Civiles con metralletas
y rostros de verde pálido
quisieron cortar de raíz
con tres o cuatro disparos
al propio pueblo español
presente en los diputados.
Silencios y votaciones
al momento se cortaron,
renacieron los susurros
de los muertos entre hermanos
de las guerras fratricidas
de los buenos y los malos.
Yo me asomé al ventanal
de mi niñez y sus pasos,
sobremesas con mis padres
siempre sus cuentos de antaño
de la sangre salpicada
de perversos y macabros,
si con risas los azules,
si los rojos arrollaron,
hombres, mujeres y niños
caminando por los páramos.
Penachos negros, tricornios,
tembló el recinto sagrado
con gritos de viva España
y el sonar de los balazos.
La España viva murió,
renacieron los parásitos,
votos de los españoles
por el suelo como fardos
cuando destellos de luces
seguidos de los impactos
la bóveda milenaria
sintió la luz del desgarro.
Y que yo me arrojé al suelo
buscando la vida abajo
entre trozos de moquetas
sin respirar respirando
mis propios respiros rotos.
Mis ojos tristes de llanto
trozos de techo caían
cuando me cubrió el escaño.

De febrero veintitrés,
tarde de negros penachos,
de tanguistas y marinos,
de conjuras en palacios,
del sacar de nuevos sables,
de alertas en sindicatos,
de recuerdos de mi niña,
del gozo de los tiranos,
de callares, de silencios,
del silencio de prelados.
Invierno de primavera,
el sol derramaba rayos,
se gritaba libertad
cuando la calle cruzamos.

De febrero veintitrés,
tarde de negros penachos.





martes, 8 de septiembre de 2009

DE PUTAS Y PROSTITUTAS



Vaya por delante que soy persona poco versada en estos temas, pero dado que algunos telediarios han dado como primera noticia la caza de prostitutas por las Ramblas de Barcelona habrá que hincarle el diente, por supuesto que al tema.

Sin cogérmela con papel de fumar, es cierto que no es agradable a la vista los paseos en busca del cateto fornicador que se dan las prostitutas por todas las calles de Europa, incluida España, y el mundo mundial, pero si ello no es grato tampoco lo es que a los polis les dé, por orden de sus jefes, la maníaca medida de emprenderla con ellas o con ellos que, dadas las circunstancias, cualquiera sabe si se acierta a la hora de la elección.

Ya decía que no soy ducho en la materia, pero creo que la prostitución no está penalizada por las leyes españolas, digo lo anterior porque si estoy equivocado en mi apreciación ya pueden dejar de leer este pecaminoso copo.

Es a lo que rodea la prostitución, a saber, la trata de blancas, los chulos y proxenetas y a las mafias que provienen desde todas partes a las que hay que meterles un puro sin considerar el tamaño del mismo; pero a ellas, a esas pobres mujeres que exponen su cuerpo al follador de turno para llevarse un tanto por ciento del trato realizado, es vergonzante que la traten como a bestias.

O bien se prohíbe la prostitución o bien se reglamenta con todas las de la ley, no sea que salga Jesús, el de Nazaret, y diga aquello de que el que esté libre de pecado atice el primer mandoble o nos aparezca un Clint Eastwood que, como en su clásico del cine “Sin perdón”, se convierta en el defensor de las prostitutas que son apaleadas.

De la prostitución de lujo hay silencio total. No molesta, no se sabe, no contesta. Y de las putas nadie habla, porque digo yo que habrá que diferenciar entre putas y prostitutas, ésta venden su cuerpo y las otras, putas a secas, se acuestan con el que les da las ganas porque sí.

Y ya para terminar el pecaminoso copo, me pregunto que si la mujer es dueña de su cuerpo para abortar libremente porque no va a ser dueña para venderlo al mejor postor.

Dejen en paz a las prostitutas y a las putas porque también de ellas es el reino de los…

domingo, 6 de septiembre de 2009

QUIZÁ







Quizá me amaste algún día,
tal vez por septiembre.
Quizá pasaran las nubes
cerca de tu frente
o la blanca rosa abierta
sorprendida al verte
dejara con su fragancia
ansias de quererme.
Quizá todo fuera un sueño
de horizontes verdes
con arrullos de avellanos
y verdes cipreses
donde tus labios de lirio
en mis labios prenden
iluminarias que alumbran
sombras de lo que eres.
Quizá me amaste algún día,
yo te amaré siempre.

viernes, 4 de septiembre de 2009

SEPTIEMBRE Y LOS MÉDICOS



Aunque respiro mal, cosas del tabaquismo, hoy lo hago bastante mejor tras leer las declaraciones que ha realizado el presidente del Consejo General de Colegios de Médicos, Juan José Rodríguez Sendín, al que Dios conceda crédito en todas sus profecías porque en caso contrario, que la misma divinidad no quiera, va a ir a la fogata de la Santaputa Inquisición de las multinacionales farmacéuticas.

Lo que ha venido a decir don Juan José es lo que muchos pensamos y no todos dicen, a saber, que esta cochina gripe que hasta ahora se ha cebado en los que la iban a palmar en cuestión de poco tiempo, es casi un invento que nos ha metido el miedo en el cuerpo, al tiempo que ha sido noticia para vender más periódicos y una puesta en escena de la ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez.

Ya ven que Trini, como se la conoce por esta ciudad, Málaga, que todo lo acoge y todo lo silencia, ha realizado más reuniones a costa de la puerca gripe que el mismísimo Zapatero con la pandémica crisis que se ha llevado por delante inmobiliarias, ladrillos, albañiles, encofradores, torneros y una legión de millones de euros que, las más de las veces, han ido a parar a los que más tienen, banqueros y sucedáneos.

Trinidad se ha reunido con sindicatos, asociaciones de padres, consejeros, por supuesto que también consejeras, para atajar el posible conato de que la H1N1 haga su agosto en los colegios que van a abrir las puertas de sus cárceles para acoger a la chavalería.

Dejando a un lado las cuatro tonterías consabidas, el lavado de manos, usar el pañuelo al estornudar, no dar besos ni a la madre que parió a uno y esperar a que aparezca la milagrosa vacuna, Trinidad no ha dicho nada sobre guardar cama en caso de fiebre, eludir las corrientes de aire, no usar antibióticos, sudar la gripe y estacionarse cuatro o cinco días en casa.

Don Juan José sí ha pronunciado las cuatro verdades del barquero, a saber, que nos encontramos ante una epidemia de miedo creada por la clase política a instancias de la farmacológica, que el 95% de los posibles griposos no precisarán ninguna atención especial, que el abordaje de la noticia griposa se debe a intereses económicos y que la vacuna está en fase experimental, no sea que cantemos victoria y el hijo puta del virus vuelva a cambiar, que es lo suyo.

Añade un servidor a título muy personal que se tenga a mano un lingotazo de coñac y vertido en un vaso de leche caliente se tape uno hasta los dientes.

Y esperar a ver qué pasa.

jueves, 3 de septiembre de 2009

EL FLEXO ADORA


La manta cubre la asolada cama,
el libro abierto por el suelo llora,
la zapatilla suelta, el flexo adora
a la sucia colilla que nadie ama.

El brazo de la ducha, azul derrama
y entre rendijas la persiana aflora
cálices soleados por la aurora
que acarician el cuerpo de la dama.

Cápsulas amarillas del desierto
rocían su garganta estremecida
y en sus ojos la nada misteriosa

asienta su presente soplo muerto.
Una foto, una carta no leída,
volotea una blanca mariposa.

martes, 1 de septiembre de 2009

SEPTIEMBRE Y EL ESTORNUDO



“Como nunca podemos conocer
todos los datos de una cuestión,
nunca podemos resolverla”
Fernando Pessoa

Si me gusta septiembre es por el aroma a alcanfor que comienza a desprender en sus últimos días, o sea, cuando a la vuelta de una esquina, esencialmente las situadas en los aledaños de la Acera de la Marina, la brisa da paso a un estornudo que nos comunica que la canícula ha terminado y que hay que echar mano a una ropa de más abrigo y que algunos conservadores la tienen alcanforada.

Es en ese momento cuando la puerca gripe puede asestarnos ese virus del que hablan políticos y periodistas, pero que, hasta la fecha, médicos y científicos han hecho mutis por el foro.

Lo que no faltan, y es de agradecer, son los múltiples consejos que a través de la prensa nos dan la rotativas. Hace un par de días fue el decano de la prensa malagueña el que nos ofreció un decálogo para mantenernos en tensión ante la gripe A y hoy, por ayer, la canallesca nacional se ha descapullado con gráficos de todas las leches.

Gabilondo, ministro de Educación, Trinidad, ministra de Sanidad, y diversos sindicatos se reúnen hoy para que el profesorado sepa hacer frente al virus que, por una serie de circunstancias, nos estamos tomando en plan de cachondeo.

El estornudo es fuente de virus y, lo que son las cosas, cada vez que yo suelto tres o cuatro estornudos seguidos me quedo en la gloria porque mi torpe mollera se despeja. Ahora bien, como mis estornudos aparecen de forma acelerada no me da tiempo a colocarme el pañuelo, más aún, si me lo colocara y abortara el estallido del atchís tengo la sensación de que me estallarían los sesos.

Nos dicen los expertos en estornudos y en el virus mutable que hay que estornudar a una distancia mayor de un metro de la persona que tenemos frente a nosotros, por lo que sería conveniente que a partir de hoy llevemos con nosotros una cinta métrica para situar al otro u otra en esa distancia preventiva por la que el virus puede pasar de largo o perder parte de su virulencia.

Comprenderán ustedes, tampoco es necesario que se machaquen la cabeza, que los columnistas que escribimos a diario tenemos con la puerca gripe y la crisis material suficiente para escribir todo un año, o más.

Mañana, si me acuerdo, hablaremos de cómo aguantarnos las ganas de besar unos bellos labios ante la transmisión, no de bacilos, sino de bichitos de poca monta.